comic sans

El documental de Comic Sans

comic sans

La tipografía odiada por muchos y apreciada por pocos ya tiene un breve documental amateur. Para los que no estén muy metidos en este tema, os diré que en el mundillo de la publicidad siempre que se oye hablar de Comic Sans es como si habláramos de sacrilegio. La mayoría la califica de «cutre«.

A continuación veremos los datos más curiosos de esta tipografía y la variedad de opiniones que genera.

¿Os gusta esta tipografía? ¿Qué os parece?


PUBLICIDAD - SEGUIR LEYENDO


¡Disfrutadlo!


*¡Mañana tendréis todas las fotos del Salón del Tatuaje de Barcelona!

¡Valen mucho la pena!

: )

  1. La mala utilización ha condenado a esta familia tipográfica. Se ha utilizado para todo tipo productos que poco o nada tenían que ver con su objetivo original: simular el trazo manual de los textos de los cómics humorísticos. Desde los primeros tiempos del word y el clip art, cuando todo el mundo se convertía en diseñador al instante, hasta ahora, donde el photoshop asola los colajes de facebook, la comic sans ha protagonizado calendarios caseros, carteles de oficina, trabajos de clase, rótulos… A mucha gente que comenzaba a crear desde su primer ordenador las familias de palo seco les parecían aburridas, y las romanas muy clásicas. La comic cubría ese hueco mental a la hora de adornar las portadas de los trabajos, indicar con un improvisado cartel que en la biblioteca no se puede gritar o que en aquel taller cambian neumáticos por tantos euros. Ha triunfado tanto como los filtros del Instagram, y su popularizacion ha dejenerado en esto…
    La familia tiene un uso «limitado» al cómic y cualquier otra utilización crea una aberración, ya que no es tan adaptable como por ejemplo la Helvetica.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más artículos
¿Conoces bien a los actores de la serie ‘The Killing’?