El Fantasma de Anya


A veces, cuando coges un libro, no estás seguro qué esperar de él. ¿Va a ser divertido, serio o terrorífico? Sin duda, los reviews dicen que está muy bien pero, ¿de qué va? ¿es realmente tan buena? Cuando finalmente me decidí por leer “El Fantasma de Anya” me sorprendió encontrar una mezcla de las tres cosas: divertido, serio y terrorífico. Y sí, es realmente buena.

Es una novela gráfica de Vera Brosgol, ilustradora de películas como Coraline y Paranorman. Su estilo fantasmagórico se ve reflejado en los dibujos de la novela que son también muy nítidos y atractivos, hechos con tinta gris, blanca y negra. Esta novela demuestra que las imágenes dicen mucho más que unas palabras. Desde la segunda página que me enganchó el personaje de Anya. Es insegura, sarcástica, inteligente, y tiene un sentido del humor muy oscuro y especial.

¿Te acuerdas como eras cuando eras adolescente? La mayoría nos volvimos inseguros de golpe. Mirábamos a los demás, nos comparamos y deseábamos ser diferentes a la vez que buscábamos tener nuestra propia identidad. Anya se encuentra en la misma situación. Es una chica adolescente inmigrante rusa y se siente incómoda con su físico y su origen.

Todo cambia cuando se cae al fondo de un pozo. Se queda atrapada durante un par de días con poca comida y un fantasma de compañía. Afortunadamente, la rescatan y aunque se piensa que todo está solucionado, se lleva con ella el espíritu de Emily.

Anya se cae en el pozo y se encuentra a Emily

Aunque tiene a Emily dando vueltas por su habitación (y por dónde ella vaya), parece que todo pinta bien. Emily descubre que a Anya no tiene muchos amigos y que está enamorada de un chico casi inalcanzable para ella. Así, Emily decide ayudarla. ¡Parece todo muy bonito pero poco a poco se van desvelando cosas que no son tan bonitas!

 

Lo que más me gustó de El Fantasma de Anya es el mensaje brutal que oculta la historia. Y es que el motivo principal por lo que Anya se siente como una extraña es por el bullying que sufre al ser una inmigrante rusa en Estados Unidos. Es un sentimiento muy común entre los que hemos tenido que empezar de nuevo en un país extranjero. Es una sensación que no sabes si acabas de encajar dónde estás y no sabes si nunca encajarás en cualquier otro sitio.

No tiene una historia ni un tema revolucionario, pero el humor, el guión de lo paranormal y las fantásticas ilustraciones hacen que sea una novela muy fresca y original. Creo que todos los que lo leáis os atrapará. Y probablemente os veréis reflejados en alguna parte de la historia.

Anterior 'Kedi'; el documental sobre los gatos callejeros de Estambul
Siguiente 'American Gods'; tu nueva serie favorita

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *