‘The Good Fight’, la vida sin Alicia Florrick


The Good Fight‘ es uno de los mejores dramas legales que se emiten actualmente. Y, como no podía ser de otra forma, poco después de que acabase la primera temporada, la serie fue renovada para una segunda entrega. ¡Pero tranquilos! En este artículo evitaré todo tipo de spoiler y hablaré solo sobre la primera temporada.

La segunda entrega del show televisivo estará formada por 13 episodios, a diferencia de la primera que solo fueron 10. Ah, y en España se puede ver a través de Movistar+, en estreno simultáneo con Estados Unidos.

¿De qué va la serie?

‘The Good Fight’ es un spin off de la serie ‘The Good Wife‘ (2009-2016), y aunque comparta a varios personajes de la original, esta no es indispensable verla.

La trama se sitúa un año después del final de ‘The Good Wife’, y gira en torno a la abogada Diane Lockart y a su joven aprendiz, Maia. Ambas se ven envueltas en una enorme estafa financiera que acaba destrozando su reputación y dejándolas en bancarrota, por lo que se ven obligadas a abandonar Lockart&Lee, el bufete de abogados en el que trabajaban. Diane Lockart se ve sola y sin trabajo, pero en lugar de hundirse decide unirse a Luca Quinn para empezar un nuevo negocio que, con el tiempo, se convierte en uno de los bufetes de abogados más prestigiosos de Chicago.

La serie tiene como protagonistas a tres mujeres: Diane Lockhart (Christine Baranski), Lucca Quinn (Cush Jumbo), ambas salidas de la serie original, y Maia Rindell (Rose Leslie). Las tres son abogadas, pero cada una se encuentra en una fase profesional distinta; Diane está a punto de retirarse, Lucca lleva ya unos años diplomada y ejerciendo y, finalmente, Maia acaba de aprobar el examen de abogacía.

Y, para los fans de ‘The Good Wife’, es también de los creadores de su predecesora; Michelle King, Robert King y Phil Alden Ronbinson.

Mejor que ‘The Good Wife’

Los títulos de crédito de la serie, en mi opinión, son maravillosos. Me encanta la música y las imágenes, que van muy acorde con la trama principal de la serie. De hecho, me gusta tanto el opening, que os lo voy a poner antes de profundizar en la serie en sí.

‘The Good Fight’ fue una de mis serie favoritas del año 2017, la que más rápido vi y la que más disfruté. Se trata de una serie de abogados y, aunque no es como el resto de shows de este tipo, sí hay que resolver casos (pero lo llevan de forma distinta). Trata temas como la violencia policial, las estafas y el racismo, pero con un toque y tono distintos y originales. Puede que te sumerja en la situación más seria posible y que a la vez te saque una sonrisa o carcajada, y eso es una de las cosas que más me gusta; saben tratar ciertos temas con tacto, pero también pueden poner el toque justo de humor (negro) con buen gusto.

Desde el minuto uno, se deja clara la postura de los creadores y personajes respecto a la sociedad actual, y lo primero que vemos es a Trump jurando su cargo como Presidente de Estados Unidos. En esa primera escena, después de ver esas imágenes, Diane apaga la televisión atónita y se marcha. Esta secuencia, que no dura más de dos minutos, es toda una declaración de intenciones, que repiten a lo largo de toda la serie, siendo más evidente en alguna que otra ocasión.

Los personajes que más me gustan son los secundarios o episódicos, sobre todo los jueces, que la mayoría son un show en sí mismos (parece que en el Chicago de ‘The Good Fight’ no hay ningún juez que sea muy normal). Pero, si hay un personaje que roba el protagonismo las pocas veces que aparece, es Eslbeth Tascioni. Tascioni ya salió en la serie original, y en esta tiene un papel que saca una sonrisa a cualquiera. Cuesta tomártela en serio, pero es de las mejores abogadas que hay. Marissa Gold, la ayudante de Diane, también es un gran personaje que afortunadamente sale bastante a lo largo de la temporada.

Por otro lado, si hay unos personajes que no aguanto son a los padres de Maia. En parte es comprensible, ya que son los “antagonistas” de la serie (especialmente el padre), aunque eso no quiere decir que no tengan que gustar a los espectadores. Se limitan a manipular al personaje de Maia en todo momento para que les ayude a no ser acusados.

Aparte de los casos aislados que se desarrollan en cada episodio, está la trama principal que se centra en una estafa. Realmente, es esta el desencadenante de toda la historia. La estafa la lleva a cabo el padre de Maia, provocando que todo el mundo sospeche de ella, y que la acosen y la interroguen. Además, también hace que Diane tenga que volver a trabajar después de haber dimitido, y tenga que ir a otro despacho de abogados. Es así como comienza a trabajar en un despacho de abogados de color junto a Maia, que es despedida. Esta parte de la historia es la más dramática, pero también la más interesante. Además, es la que vertebra toda la acción y la que le da cierto ritmo. Otra cosa que me gusta es que nunca se deja de lado esta trama más importante, sean cuales sean los casos episódicos, haciendo que siempre avance (a veces más rápido y otras menos).

Después de terminar ‘The Good Fight’, decidí dar una oportunidad a ‘The Good Wife’ y debo decir que no me gustó tanto. Las temporadas son mucho más largas (22 episodios), y eso hace que la velocidad de la serie sea menor. Lo mejor de ‘The Good Fight’ es que es una serie rápida, en todos los episodios pasa algo y se avanza con las tramas principales.

En definitiva, es una serie indispensable

Creo que a lo largo del artículo he demostrado lo mucho que me ha gustado la serie, así que es lógico que la recomiende encarecidamente, tanto por sus historias como por los personajes, el tono que tiene y lo bien hecha y producida que está. Ha sido considerada una de las mejores series del 2017 según la crítica, así que merece una oportunidad.

Anterior EnigmatiumRoom, el primer restaurante con room escape
Siguiente Las 12 Mejores Películas de Imagen Real Basadas en Mangas

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *