Luis Pardo, “el psychomago”, entra en tu mente


Si soy sincera no he estado muy familiarizada con el ilusionismo, el espiritismo, el mentalismo y esas cosas más allá de haber visto algo por la tele. Este fin de semana me invitaron al show de “En tu mente” de Luis Pardo “El psychomago”, en la sala Muntaner y asistí porque tenía muy buena pinta.

¿Y quién es Luis Pardo? Luis Pardo es uno de los magos más prestigiosos de España -ha ganado el 1er Premio Nacional de Mentalismo, otorgado por Sociedad Española de Ilusionismo– y está considerado uno de los cinco mejores del mundo. Este amante de los tatuajes, del rock y de las Harley Davidson, empezó como muchos -incluso algunos de nosotros- trasteando con el Magia Borrás y hasta ahora no ha parado de hacer giras por teatros y eventos como la Tattoo Expo, y colaborar en programas de la talla de Buenafuente, Así nos va, La Marató o Els Matins.

Pero Luis Pardo no es el mago arquetípico, que va poco más allá de la cartomagia. Lo interesante de sus espectáculos son la mezcla de especialidades que trata, sobretodo centrándose en las habilidades psicológicas y mentales y no tanto en las físicas y visuales. Muy interesado en la comunicación no verbal, la sugestión, la programación neurolingüística, pero sobretodo, en la hipnosis -está certificado clínicamente para ejercerla y hacer terapia-, Luis Pardo quiere hacer pensar, sentir y contar sus experiencias de una forma sorprendente para que la magia siga siendo un tema actual.

Intentar doblar unos tenedores sin tocarlos ni verlos como el destacable Uri Geller, adivinar mediante telepatía, manipular relojes u otros objetos, son algunos de los trucos que Luis Pardo se sacó de la manga. Sin embargo, y con permiso, me gustaría destacar dos, uno por la cercanía e impresión que me provocó y el otro por la excelente puesta en escena. El primero se trató de una sesión de espiritismo. Luis Pardo preguntó si alguno queríamos contactar con alguna persona fallecida, y escogió a una amiga. Le hizo escribir en dos pizarras por un lado su firma y otra vez, escribir su firma en un sobre y también la pregunta que quisiera hacerle dentro, cerrarlo, ponerse el sobre cerca el corazón y volverse a sentar en el público, mientras seguía con otros trucos. Al rato, volvió a subir, quemó el sobre y le dijo que ella quería hablar con su abuela. La describió y relató un montón de cosas sobre ella, y le dijo que la pregunta era si la señora seguía enfadada con ella. Entonces, dio la vuelta a las pizarras y se leía “No cariño, no estoy enfadada”.  Cuando mi amiga se dispuso a bajar ya, Luis Pardo la paró y se desabrochó la camisa. Cogió la ceniza del sobre con la pregunta dentro y se la refregó sobre el torso y aparecieron unas letras, “María Luisa”.

Todo tiene su truco, pero os podéis imaginar la impresión y las sensaciones que da esto. Y un poco con esto tiene que ver el segundo truco,  que muestra mucho su estilo y su marca personal, con números con puestas en escena muy arriesgadas, que como él comenta, han tenido años de preparación, investigación, ensayo y práctica. En este caso,  Luis Pardo se propuso detener completamente su ritmo cardíaco mediante el control de la respiración y posteriormente, atravesarse, con la colaboración de Mistress Minerva -su fiel ayudante que grababa todo para que lo pudiésemos ver en detalle- la piel de la garganta con una aguja grande, sin sentir dolor ni sacar ni una gota de sangre.

Luis Pardo: Más allá del espectáculo

Luis Pardo, tiene de manera paralela otros espectáculos como Hypnos (2014)- espectáculo centrado totalmente en su especialidad predilecta, la hipnosis-, Paranoid -su espectáculo más arriesgado- o Cuando el Diablo piensa. Además, ha escrito el libro Iniciación al Mentalismo L-Mental, adquirible al final de sus shows, librerías especializadas en magia o en Internet, y realiza sesiones individuales de hipnosis para el tratamiento de fobias o bloqueos.

En definitiva, recomiendo mucho ver cualquiera de los espectáculos de Luis Pardo -a elegir dependiendo de lo aprensivo que sea cada uno- porque la calidad no se encuentra sólo en los trucos en sí. Se valora mucho la dedicación -un espectáculo de unas dos o tres horas- muy dinámico  y entretenido, variado y cercano, con mucha participación del público y con muy buen rollo por parte de Luis, haciendo bromas con él durante la función y dejando intercambiar opiniones y hacerse unas fotos a la salida. “En tu mente” presenta también con una ambientación escénica, de atrezzo y música muy buena, gas, muebles y ropas con ese rollo esotérico y luces tenues. Y sobretodo,  se ve claramente la pasión que se dejan en el espectáculo y que les gusta lo que hacen.

Espero volver a ver más cosas de Luis Pardo y su ayudante Minerva pronto, porque ha sido un descubrimiento muy interesante que hace que te vuelvas a plantear las cosas, buscarle la explicación científica, y sorprenderte como un  niño con algo que se tiene tan olvidado como es la magia.

 

Anterior La Pedrera rinde homenaje a Leopoldo Pomés
Siguiente Adiós a la cuarta temporada de New Girl

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *