Agent Cooper y más cosas sobre Russian Red


No me dí cuenta hasta hace muy poco de que Russian Red lleva años sonando en mis oídos, y de que su música forma parte de las grandes épocas de mi vida. Hace poco sacó nuevo vídeo, John Michael, canción de su también nuevo álbum. Ella se llama Lourdes Hernández, es de Madrid y empezó en serio con esto de la música allá por el 2007. Esta es mi pequeña historia de cómo Russian puso (y pone) la banda sonora de mi vida, cada día.

Russian Black and White

La primera canción que escuché de Lourdes fue Loving Strangers, en la película de 2010 Habitación en Roma, de Julio Medem. Pausada y tierna historia, la de la película, que se hace mucho más especial con esta guitarra acústica, acariciada y acompañada por la voz dulce de Russian Red.

Me enamoré, e investigué. Descubrí su primer CD, I love your glasses. Tan personal…una personalidad que sentía muy mía. En esa época yo vivía sola, independizada en un pequeñísimo y antiguo piso de la calle París de Barcelona. Me pasaba los días de la universidad a las prácticas e iba de culo, pero cuando llegaba a casa me esperaba mi momento favorito; pitillo, terraza con vistas a Montjuïc y Cigarettes, No Past Land o Take me Home, mis más queridas. Las notas, los rasgueos de guitarra y la inocencia de la voz de Lourdes junto a las calles de l’Eixample Esquerra me hacían imaginar ese ambiente bohemio en el que siempre habría querido vivir. Todo paz y letras.

Cuando cumplí…no recuerdo qué edad, mis buenos amigos me regalaron su segundo álbum, Fuerteventura, que rallé de tanto poner. Y un par de años más tarde Russian Red me sorprendió viniendo a mi ciudad natal (ya no vivía en Barcelona), Granollers. Estaba en plena gira de su segundo álbum y no me lo pensé ni dos veces, compré entradas y fui. Su voz en directo era incluso mejor, más impresionante, e incluso más dulce. Ella, tímida a veces, bromista otras, pero en cualquiera de los casos, encantadora. Nos habló de sus músicos y de lo mucho que le gustaba una guitarra de purpurina que tenía. Ojos grandes, labios rojos y vestiditos retro, esa fue la Lourdes que vi en el escenario.

Después se mudó a Estados Unidos (informándonos por Instagram) y nos tuvo en ascuas hasta hace muy poco, que sacó su último álbum titulado Agent Cooper, que, no lo sé del cierto, pero me gusta pensar que es mi queridísimo Dale Cooper de la gran serie Twin Peaks. Me motivé, y compré el LP firmado por la cantante.

Mi LP

Y tengo que decir, su estilo ha cambiado. Ahora no es tan inocente, es más bien trágicamente sensual, con guitarras eléctricas en vez de acústicas. Aún así, puedes reconocer el estilo inconfundible de Russian Red, tanto por la letra como por esa voz que tanto la define. No sé si me gusta más la vieja o la nueva Lourdes, sólo sé que las dos me vuelven loca.

Russian Purpurina
Os dejo con los dos últimos vídeos que ha estrenado, ambos de Agent Cooper. Casper y John Michael El último es el más reciente. Qué estilazo que tiene.

Anterior Cronologic: un desafío del pasado
Siguiente Nashville

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *