Cegados por el sol


cegados por el sol

Seguramente no sea un título muy conocido y ni mucho menos esperado por todos vosotros, pero estos no son motivos suficientes para disfrutar de Cegados por el sol, el drama que se ha convertido en el tiro de salida del Festival Internacional de Cine de Autor de Barcelona. Conseguimos un par de invitaciones para asistir a la presentación del festival gracias a Movistar, patrocinador del evento, y pudimos descubrir esta cinta tan especial del director italiano Luca Guadagnino.

Cegados por el sol es un remake de La piscina, el filme que Jacques Deray rodó en 1969, pero en esta ocasión pasamos de Francia a Italia para situar esta historia. Nos trasladamos concretamente a la isla italiana de Pantelleria, entre Sicilia y Turquía, donde residen nuestros protagonistas Marianne Lane (Tilda Swinton) y Paul De Smedt (Matthias Schoenaerts). Ella es una estrella del rock con una puesta en escena que nos recuerda  la de David Bowie y él se encarga de crear documentales. Ambos pasan por un mal momento en en sus carreras pero el apoyo que se profesan es incondicional. Marianne apenas puede pronunciar dos palabras a causa de problemas con su garganta y Paul no consigue involucrarse en ningún proyecto y continuar con su profesión.

cegados por el sol

Su rutina se concentra en básicamente en comer, tomar el sol, hacer el amor e ir a la playa. Parece que disfrutan con este tipo de vida hasta que un día reciben la inesperada visita de Harry (Ralph Fiennes), productor musical y un viejo amigo de la pareja. Harry es un personaje muy extrovertido que no puede cerrar la boca ni debajo del agua, abusando siempre de la confianza de sus amigos para ser totalmente directo en temas sensibles y delicados. A todo esto hay que sumarle que no se ha presentado solo en la isla, sino que se ha traído a su atractiva hija Penélope (Dakota Johnson), que nadie sabía que existía, para provocar más tensiones en el grupo.

cegados por el sol

El dramatismo que encierra esta historia se encuentra en pequeñas dosis que recibimos a lo largo de la película sobre el pasado de los protagonistas. Todos ellos se pondrán a prueba al límite para ver quién es el primero en perder las formalidades y el buen rollo para decir las cosas directamente a la cara sin dibujar una sonrisa. La verdad es que parece que todos ellos están jugando con fuego muy cerca de una caja de explosivos.

Es una película entretenida gracias a la interpretación de Ralph Fiennes, a quién nunca había visto en un papel semejante, y que creo que disfrutaréis en el cine. Ya la podéis encontrar en algunas salas donde el contenido que proyectan no es tan comercial, sobre todo en cines en versión original. ¡Dadle una oportunidad y disfrutad del cine independiente!

 

Anterior Blindspot
Siguiente Cultura troll: la ironía para pensar (Parte 2)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *