Explicación de los sucesos y el final de la serie ‘Russian Doll’


Russian Doll’ es una de las nuevas series de Netflix y lo está petando; te contamos por qué. También te traemos una explicación de su final, que ha confundido a muchos.

El argumento de ‘Russian Doll’ (o ‘Muñeca Rusa’) no es más que el clásico “el protagonista se muere y automáticamente vuelve a revivir su último día una y otra vez”. Sin embargo, a medida que vas adentrándote en la temporada, te das cuenta de que es mucho más profundo, mucho más metafórico, mucho más complicado, estudiado…e interesante. No, no es otro ‘El día de la marmota’, ni tampoco se mete en el mismo saco que la reciente película ‘Feliz día de tu muerte’.

Publicidad

Rebobinemos, entonces. Nadia (interpretada por la carismática Natasha Lyonne) empieza viviendo lo que sería el día en el que cumple 36 años. Y ahí se queda, porque en él muere y vuelve a reaparecer en el cuarto de baño del sitio en el que se celebra su fiesta…varias veces (algunas de ellas consigue mantenerse con vida un par de días más). ¿Qué narices está pasando? Nadia empieza a indagar en qué puede ser lo que la tiene atrapada en esta especie de infierno infinito. ¿Es algo que se ha fumado? ¿Es brujería?

Si no habéis visto la serie, solo tenéis que darle al botón de reproducir y a los diez minutos ya estaréis pegados a la pantalla. En todo caso, este artículo es para aquellos que sí que la han visto y quieren saber qué significa exactamente su ambiguo y confuso final, qué supone para los personajes y qué quiere decir, metafóricamente hablando, todo lo que viven (y mueren).

¡ALERTA SPOILER DEL BUENO!

Para ponernos en situación, recordemos los pasos que siguen nuestros protagonistas, así como la estructura de la serie.

  1. Nadia revive su cumpleaños una y otra vez, experimentando todas sus muertes. Dolorosa soledad: ser la única persona a la que le sucede esto la está volviendo loca.
  2. Nadia encuentra a Alan y juntos se dan cuenta de que están conectados de alguna manera. Nadia ya no está sola, y Alan tampoco.
  3. Después de mucho indagar sobre el tema y morir unas cuantas veces más, Nadia y Alan comprenden que lo que les pasa está relacionado con la aceptación de sus roles y sus traumas. Complicación: las cosas empiezan a cambiar, y la gente va desapareciendo poco a poco. Tienen que actuar rápido.
  4. Encuentran la solución: tienen que ayudarse mutuamente a no morir, eliminando lo tóxico de sus vidas. Están obligados a confrontarse a ellos mismos si quieren salvar a los demás.
  5. Después de la última muerte, la versión nueva de Alan se encuentra con la Nadia original, y la versión nueva de Nadia se encuentra con el Alan original. Han ido a líneas temporales distintas, y podrán salvarse pero no podrán tenerse el uno al otro. BOOM.

Cuando Nadia y Alan se dan cuenta de que están en dimensiones paralelas pero distintas, se nos rompe el corazón. Y, aunque ganan la partida a la muerte, nosotros (y ellos) nos quedamos con un regusto amargo en la boca. Se han salvado, pero no lo han hecho juntos. Y este final es el que más ha confundido a los espectadores, y por eso estamos hoy aquí.

¿De qué va, realmente , ‘Russia Doll’?

‘Russian Doll’ es más realismo mágico que ciencia ficción, y por eso no todo lo que sucede tiene una explicación razonable (no intentéis encontrársela). A medida que nos adentramos en la temporada todo coge un aura con mucho más simbolismo que ahonda tanto en Nadia como en Alan, su “compañero de viaje”.

Publicidad

Si hay alguna explicación a todo lo que tiene lugar en la loca aventura de estos dos es que todo es, en realidad, una metáfora que hace referencia a la terapia, un proceso que utiliza el análisis de la persona y su estado mental para llegar al trauma que no le deja vivir bien. Y, en realidad, es lo que ambos necesitan. Nadia cree que mató a su madre cuando eligió vivir con Ruth de pequeña, y tiene que aceptarlo. Por otro lado, Alan tiene que asumir que su novia no es feliz en su relación, y vivir en paz con su ruptura.

Como bien dijo la protagonista, creadora y directora de la serie, Natasha Lyonne, “Nadia y Alan son dos personajes muy autodestructivos de maneras distintas, pero el hecho de que los dos estén metidos en este lío les da una razón por la que seguir intentándolo, aunque no sea por ellos mismos, sino por el otro”.

Publicidad

También podríamos decir que el “desafío” con el que se encuentran los personajes es muy parecido al de un videojuego. Y, de hecho, Nadia dice en un momento determinado que tienen que eliminar un “error” en el sistema, como si se tratara de un virus informático, o como lo dice ella, un “bug”. Una vez eliminado, todo volverá a la normalidad. ¿Qué es este “bug”? No lo saben, de momento. Cada vez que mueren es una pantalla que no han podido superar…pero no del todo. Nadia se da cuenta de que la explicación de lo que les sucede no es tan sencilla; no todo se resetea con sus muertes. La gente empieza a desaparecer y la fruta se pudre (aunque solo por fuera). Aquí ya se pone sobre la mesa la posibilidad de la existencia de dimensiones paralelas, tiempos paralelos en los que otras Nadias y otros Alans viven su vida de un modo distinto. Y nuestros cerebros explotan un poco. Sigamos.

¿Qué significa el final de la serie?

El último episodio de ‘Russian Doll’ se titula “Ariadne”, y no por cualquier razón. En la mitología griega, Ariadne vigila un laberinto complicadísimo con un monstruo en el centro (sí, en todas las historias el monstruo suele ser una metáfora de uno mismo, como pasa en Westworld). Cuando Ariadne tiene que salvar al hombre del que está enamorada, le proporciona una espada para que luche con el monstruo y lo venza. Además, le da un ovillo de hilo para que pueda salir, más tarde, del laberinto. En el último capítulo, Nadia y Alan necesitan precisamente eso; ayudarse el uno al otro a salir del laberinto, pues ya han sabido cómo derrotar al monstruo que es la muerte (o al menos tienen las herramientas para escapar de ella). Nadia tiene que demostrar a Alan que todo irá bien, y que no está solo. Alan tiene que hacer lo mismo con Nadia, ayudándola a encontrar a su gato (que en realidad representa todo lo que Nadia ha perdido, incluyendo el control sobre su vida).

Aunque Nadia es un hueso más difícil de roer para el Alan de la otra dimensión (la verdad es que sus problemas han sido siempre más complicados que los de él), finalmente apuesta por confiar en este desconocido que asegura tener que ayudarla, saber lo que le conviene y lo que tiene que evitar para sobrevivir. Cuando Alan aparta a Nadia de la carretera, salvándola de ser atropellada por el taxi, ella entiende que, por alguna razón que desconoce, tiene que irse con él y no con Mike, el tipo con el que pretendía pasar la noche que es, también, el hombre con el que Beatrice está engañando a Alan.

El desfile de máscaras en el túnel

Llegamos a la parte más confusa del final del capítulo, aquella detrás de la cual la temporada (¿o la serie?) termina con un fundido a negro. Los dos Alans y las dos Nadias, por parejas, según la dimensión paralela en la que estén, cruzan por el mismo túnel, en el que hay una especie de desfile sin sentido, con gente que lleva máscaras, cabezas de caballo y farolillos. Las dos Nadias y los dos Alans se unen al éxtasis del desfile, y gritan y sonríen, pasando a formar parte de la fiesta con la que se han topado.

¿Es un lío? Sí, pero bien hecho. Si os fijáis, en todo momento hay algo con lo que podemos diferenciar a la Nadia que lo sabe todo de la Nadia que no sabe nada, y lo mismo pasa con Alan: es la camisa de ella, diferente en una dimensión y en otra, y la bufanda que él lleva en una de ellas. Estas pequeñas banderitas nos ayudan a diferenciar a las dos Nadias y los dos Alans a lo largo del episodio.

La escena del desfile, tan irreal como pueda parecer, también tiene su explicación. Cuando los dos tiempos paralelos se unen en el momento en el que los personajes entran en el túnel, podemos ver que los personajes se encuentran de nuevo; la Nadia con la camisa blanca y el Alan con la bufanda roja; ¡los dos que los saben todo!

Además, en medio de todo el caos, si nos fijamos, podemos ver a varias Nadias pasando la original (o al menos, la que nosotros conocemos); ese pelo es inconfundible.

Estas son las otras Nadias de las otras dimensiones de las que habla la propia protagonista en un momento de la serie, cuando se refiere a la vida como una “caja de líneas temporales” al ver que la fruta está podrida por fuera pero no por dentro.

¿Te ha gustado la explicación del final de la serie, o tu habías llegado a otra conclusión? Los creadores lo han dejado abierto para interpretación de los espectadores, ¡así que déjanos en los comentarios lo que tú crees que les ha pasado a Nadia y Alan!

¿Te ha gustado este artículo?
[Promedio: 0]

Anterior Las 19 mejores series chorra para desconectar
Siguiente 19 Películas de terror basadas en hechos reales

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *