Hasta siempre Breaking Bad


Creada por Vince Gilligan y protagonizada por Bryan Cranston y Aaron Paul. Genuina, imprescindible y, porqué no decirlo, una obra maestra. Breaking Bad nos dejó para siempre el pasado veintinueve de septiembre, con un merecidísimo Emmy a mejor serie drama y con muchos seguidores que quedarán ahí para seguir hablando de ella hasta el final de los tiempos.

Breaking Bad Logo
Con cinco temporadas bajo el brazo, Breaking Bad se estrenó en el año 2008 en la AMC, y desde el primer capítulo empezó a ganar adeptos. Trata de Walter White (Bryan Cranston); un profesor de Química, introvertido y con una vida corriente, vive con su esposa embarazada Skyler White (Anna Gunn) y con su hijo de catorce años, Walter White Junior (RJ Mitte). Llevan una vida feliz y austera hasta que a Walter le diagnostican un cáncer de pulmón, diciéndole que creen que sólo vivirá dos años más. En un acto desesperado por dejar dinero a su familia, Walter no dice nada de su cáncer en casa y se dispone a cocinar metanfetamina para venderla y ganar ese dinero de un modo fácil y rápido. Para conseguirlo, contacta con uno de sus exalumnos del instituto, que está metido en el mundo de la droga; Jesse Pinkman (Aaron Paul). Juntos hacen un extravagante y raro equipo que, desde el minuto uno, es perseguido por la DEA y, en concreto, por Hank Schrader (Dean Norris), que es también cuñado de Walter.
Sí hay alguien que aún no la ha visto, que le eche un vistazo al tráiler de la primera temporada, y que se ponga las pilas.

ALERTA GRANDES SPOILERS

Realmente no puedo decir que una temporada fuese mejor que otra. Las primeras eran perfectas. Walter y Jesse juntos como un equipo, esos tiempos eran muy buenos. Miro atrás y realmente los echo de menos, pero todo era más interesante cuando el peligro iba aumentando, hasta que el propio Walter fue el peligro (tal y como dijo él mismo a Sky en una ocasión), dejándonos una quinta temporada que nos ha quitado el hipo.

Happy family

Podría estar toda la noche escribiendo sobre Breaking Bad, hay tanto por decir…pero al final todo se rige por dos elementos; Walter y Jesse, y es de lo que voy a hablar.

Walt
En la serie, poco a poco a Walter se le va todo de las manos, incluso él mismo. Al principio el negocio de la metanfetamina era una puerta hacia la felicidad de su familia, era un gesto honorable si se miran las intenciones, lo único que tenía era el amor de los suyos, y quería salvarlos para siempre. No obstante, al final no le quedó nada de eso, simplemente el imperio que él acabó creando. Walter cambia porque tiene el poder y el control que nunca ha tenido sobre él mismo y sobre los demás, y se convence a sí mismo de que lo que hace lo hace por su familia, pero ese sentimiento se va desvaneciendo poco a poco hasta desaparecer por completo cuando le dicen que su vida puede ser más larga de lo que los médicos creían. Siendo Heisenberg se siente tan bien que se olvida de ser Walter White. A mi parecer, el cáncer mató al verdadero Walter. Lo que hubo después no tubo nada que ver con ese hombre del principio. Llegó a tener tanto poder que todo le sobrepasó. Pero ¿no es eso lo que le pasa a la gente siempre? ¿En qué momento el poder sustituye a la moral? Piénsalo. No es tan difícil. Walter sólo era un tío normal con un don especial.

Jesse
Si hablamos de Pinkman, también hay un antes y un después. La gente suele decir que echaba de menos al viejo Jesse. Pues bien, si el Jesse del principio es como es, es porque tiene que convertirse en el Jesse del final. Todas sus decisiones, sus acciones y, porqué no decirlo, las desgracias que Walter desata en su vida, lo convierten en alguien ennegrecido por dentro. Si algo nos ha enseñado la serie es que las cosas pasan por alguna razón. Todos estamos definidos y somos fórmulas exactas, pero la mayor parte de nuestras vidas dependen del azar. Y el azar decide cómo va todo, mejor que la química. Eso es lo que pasa con Jesse. Siempre fue el títere de Walter, pero a medida que pasan las temporadas, ese títere es alguien sin vida que baila al son de un supuesto socio muy perverso.

Cocking time

La última temporada y, sobretodo, los últimos dos capítulos, han hecho que los hechos pasen deprisa, y que todas las piezas del puzzle encajen. Hank tenía que morir, y lo sabíamos desde el minuto uno de la serie. Esa bomba que está caliente durante toda la serie tenía que explotar; sólo hemos estado esperando, a ver cómo pasaba. Y ha pasado de una manera magistral. Heisenberg ha provocado la ira de todo lo que podía ser provocado, y lo ha hecho por ego, por él mismo (como le dice también a Skyler en el último capítulo; la única vez que es sincero con ella). Pinkman se convierte en un verdadero esclavo, aunque siempre lo fue pero no se dio cuenta hasta ese último momento. Y, sin embargo, en ese último capítulo parece que ambos se encuentran con su ser más profundo, el que realmente está latiendo en su interior; Jesse, imaginándose a él mismo montando, puliendo y barnizando aquella caja que hizo en el instituto, lo único por lo que realmente se sintió orgulloso; Walter, esperando a la muerte y a la policía, repasando con sus manos los artilugios del laboratorio, sonriendo por todo lo que ha sido, por el hombre en el que se había convertido y porque por una vez tubo el mundo en sus manos.

Hank
Formidable.
Dicen que el título del último episodio, Felina, está cuidadosamente elegido. Es físicamente perfecto y puede que dé sentido a toda la serie. Por otro lado, también dicen que Jesse iba a morir en el episodio nueve de la primera temporada, pero que la huelga de guionistas que hubo ese año obligó a Vince Gillian a terminar la temporada con sólo siete episodios. Lo que decía. Azar. Puede que esté así de filosófica porque hace escasos minutos que he terminado el último capítulo, pero sólo es porque todo esto me ha dejado pensando.

Felina

Gracias por todo, Breaking Bad.

PD: Dejo de ponerme seria un momento y os recomiendo que veáis las tomas falsas (Bloopers o Gag Reel) de todas las temporadas de la serie (están en Youtube). Daría un brazo por haber estado allí.

Jesse y Walter

Anterior Alex Graham and The Concords
Siguiente De Tapas por Barcelona a 2,40€

1 Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *