Hasta siempre True Blood


Y desgraciadamente, ha llegado. Por mucho que nos pese, True Blood ha dicho adiós definitivamente, y ha clausurado las vidas de todos nuestros personajes favoritos. ¿Era el momento perfecto para matar la serie? ¿Tendría que haber terminado? ¿Echáis en falta otra temporada? Busquemos la respuesta estas preguntas aquí.

poster jessParece que fue ayer cuando en Silence dedicábamos un artículo al inicio de esta última temporada (que puedes leer AQUÍ), y ahora Internet está lleno de opiniones y comentarios sobre el final de True Blood. Repasemos los acontecimientos y la evolución de los personajes durante esta temporada y toda la serie.

Publicidad

¡ALERTA SPOILER DE FINAL DE SERIE!

 

Echemos un vistazo a cada una de las vidas más significantes del pueblo de Bon Temps.

Tara (Rutina Wesley). Muerta desde el principio, pero presente hablando con su madre desde el otro lado. Ver el pasado de Tara me ha gustado ya que, como dijimos, el personaje había ido perdiendo fuerza paulatinamente. Pero sus orígenes seguían siendo interesantes, y su madre era un personaje que nos había llegado a provocar urticaria y con el cual nos hemos reconciliado y hemos llegado a entender. O al menos perdonar. Fue muy triste que Tara muriese, pero el personaje había acabado siendo muy difícil, y no teníamos ningún tipo de empatía hacia ella.  

Alcide (Joe Mangallieno). Obviamente Alcide no pintaba nada ya en la serie. Tuvo su momento, pero su personaje se había mantenido demasiado. Además Sookie no podía terminar en una relación con un hombre que le transmitía tan poco. Que muriese ha sido otro palo para la pobre Sookie, que ya ha recibido muchos, pero era necesario.

Partida de Sam (Sam Trammell). Sam y Nicole (Jaumee Smollett-Bell), Nicole y Sam. Para mí han sido una pareja muy cansina, sobretodo porque Nicole no despertaba en mí ninguna simpatía. ¿Qué es eso de insultar al pueblo que llevamos queriendo tantas temporadas? Anda, vete y no vuelvas. Que se llevara a Sam con ella tampoco me pareció muy doloroso, puesto que Sam siempre ha sido un personaje cuyo interés variaba según la pareja que decidía tener en esa temporada. Cuando estaba enamorado de Sookie, cuando estuvo con Tara o incluso con Luna. Era el típico personaje que ofrecía una tensión sexual buenísima, pero que no era nada del otro mundo estando por su cuenta. Pues por eso lo mandarían fuera del pueblo.

sam car

Arlene (Carrie Preston). Que Arlene casi muera ha sido una cosa que no les voy a perdonar jamás. La viuda negra de la serie, la que más maridos ha perdido (bueno, Sookie casi la ha pillado en esta última temporada) y la que nos recibía siempre en el Merlotte’s con una sonrisa de oreja a oreja y con ese pelo rojo pasión. Una madraza llena de neuras, que poco a poco ha despertado nuestro cariño. Casi me ha dado más pena su «media muerte» que la muerte definitiva de Bill. Aunque he de decir que lloré en las dos… Ha sido una perfecta conclusión para ella su lío con el vampiro que le dio su sangre para salvarle la vida. Un yogurín con colmillos ¡Quién nos lo iba a decir! Arlene, con lo conservadora que era en ese aspecto. Nos alegramos por ella.

arlene
Andy (Chris Bauer) y su familia. El tema de las hijas-hada pasó de ser una situación cómica a ser de las peores cosas que sucedieron a varios de los personajes del pueblo. Jessica comiéndose a todas las hijas de Andy, menos a una. Y luego a Andy le secuestran a Holly (Lauren Bowles)…y a pesar de todo eso le sirvió para darse cuenta de que quería casarse con ella y compartir toda su vida con esa mujer. Ahora, su hija tela, metiéndose en líos hasta el último momento. Andy acabó perdonando a Jessica y eso esta genial para el happy-ending…pero deja que te diga, que no es para nada razonable, ni creíble, por parte del personaje de Andy.

Lafayette (Nelsan Ellis). Lafayette no me ha gustado demasiado esta última temporada, y mira que hace tiempo que es mi personaje favorito ¿Por qué no me ha gustado? Porque murió su prima Tara, que era como una hermana para él…y no pareció estar muy afectado. Seguía siendo el dealer resultón, con ese carácter tan atrevido, más mujer que todas las mujeres del pueblo. Ese Lafayette que nos gustaba tanto al principio, pero que no tenía ningún tipo de sentido ahora, al final de la serie, con todo lo que le ha ido pasando. Es una putada que todos tus personajes tengan que estar deprimidos por los sucesos que ocurren, pero hay que ser consecuente. Si tiene que pasarlo mal, tiene que pasarlo mal. Con la muerte de Jesús, Lafayette cambió radicalmente, y lo mismo le tendría que haber pasado ahora con la muerte de Tara. ¿Qué la sonrisa de Lafayette es todo fachada? Sí, la mayoría del tiempo. Pero este era el momento para darle una conclusión final al personaje. Que está genial que haya encontrado en James su compañero sentimental perfecto, porque Lafayette se merecía ser feliz…pero a mi parecer no han querido trabajarse demasiado su trama. Que la evolución de un personaje no sea consecuencia de los sucesos que vive queda muy mal, artificial, y hace que el personaje en cuestión parezca plano. Mal. Es de lo poco que no me ha gustado.

timthumb.php

Jason (Ryan Kwanted). Está bien que Jason termine con hijas y sentando la cabeza, aunque haya sido todo un poco precipitado, y lo hayan liado con la ex de Hoyt. Aunque a mi me hubiese gustado más como padre soltero, de hijas, claro (es la gracia, el miedo que él tenia a que su hija conociera a un tipo como él). La trama de Violet (Karolina Wydra) estuvo bien, porque realmente consiguieron engañarnos, haciéndonos pensar que terminaría con la insaciable que ha estado soñando toda su vida, ¡Y la verdad es que daba mucho juego! Pero parece que han querido apartarlo del mundo de los vampiros, para darle una familia. Hacerlo todo más hogareño. No ha estado mal. Violet ha sido un poco una excusa para hacer entrar a Hoyt en acción, pero ya era lo suyo. Y los acontecimientos entre Jason y la nueva chica han sido un poco rápidos (para nosotros, como espectadores), pero ha quedado un final bonito, en general. Lo que no ha tenido mucho que ver ha sido la escena de sexo entre Jason y Jess, cuando realmente ya habían terminado ese asunto, y sólo se querían como amigos (o incluso hermanos). Necesitaban esa excusa para hacer cabrear a Violet, vale…pero Violet ya estaba majara…¿No era eso suficiente excusa? ¿Los celos que Violet tenía de Jess por el simple hecho de ser la ex de Jason no eran bastante fuertes? Creo que esta parte nos ha confundido un poco, y no hemos llegado a entender muy bien qué era lo que sentía Jason. Hemos aceptado lo que ha pasado pero…yo lo he hecho un poco a regañadientes.

Jess (Deborah Ann Woll) y Hoyt (Jim Parrack). Me llena de orgullo y satisfacción haber visto como Hoyt y Jess volvían a estar juntos. Siempre he pensado que ambos habían formado parte de la historia más bonita de toda la serie, y cuando los recordaba juntos lo hacía con tristeza. Que Hoyt se fuera a Alaska fue de las cosas más tristes que pasaron en Bon Temps (para mí, totalmente subjetivo), y cuando éste volvió para enterrar a su madre, y él y Jess se miraron, sabía lo que iba a pasar. Lo sabía yo y lo sabíamos todos. Y es genial que su boda haya sido el acontecimiento final de la temporada. Al menos el acontecimiento feliz. Porque aunque todo fuese mal, el mundo de los vampiros pareciese irse a pique y la sociedad estuviera continuamente en peligro, la boda de Hoyt y Jess nos enseñaba que aún había esperanza para todo lo bueno, aunque el mundo más allá de ese momento fuese un verdadero apocalipsis. Lagrimita.

jess y hoyt

Eric (Alexander Skarsgard), Pam (Kristin Bauer), Sarah Newlin (Anna Camp) y la hepatitis V. El trajín que han llevado Eric y Pam esta temporada, con el tema de la enfermedad de Eric, el tema de la New Blood y Sarah Newlin, y la Yakuza utilizándolos continuamente, ha sido bastante entretenido. No obstante, ha separado bastante la trama de Eric de la de Sookie, y no olvidemos que ellos también han tenido su historia. Pero cierto, este hecho era necesario para desarrollar la historia de los vampiros infectados de hepatitis V. Algunas veces lo he leído, pero no estoy segura. El contenido de la serie es muy reivindicativo y, a pesar de ser fantástico (hablo del género), trata indirectamente de temas reales. Muchos dicen que la hepatitis V es una clara metáfora del SIDA, puesto que se contagiaba cuando los vampiros tenían relaciones o intercambiaban sangre con los humanos infectados o con otros vampiros con la misma enfermedad. Me gusta pensar que es así, ya que, a pesar de todo el tiempo que ha pasado desde que la enfermedad empezó a conocerse y a pesar de la aceptación social que ha ido ganando, el SIDA sigue siendo un tema tabú, relacionado con prejuicios y adjudicado a los homosexuales y a los drogadictos. Y si en True Blood hay algo para dar y tomar, son drogas, sexo y homosexualidad. Pero, cuidado, porque todos los humanos o los personajes principales que están contagiados de hepatitis V son heterosexuales. ¿Casualidad? No sé. Me gusta pensar que es un mensaje subliminal.
Ha sido también un acierto que nos mostraran los orígenes del mítico club nocturno Fangtasia. Cómo empezó siendo un videoclub (buenísimo), cómo Ginger (Tara Buck) les dio la idea del club y cómo fue cambiando todo aquello. Y Ginger por fin se acuesta con Eric. Ya era hora, además ha sido un momento muy cómico.

Eric y Pam

Muerte de Bill (Stephen Moyer) y Sookie (Anna Paquin). En realidad, ha sido un ciclo perfecto. La serie empezó cuando Bill llegó a la ciudad, y terminó con su muerte. Y eso convierte a True Blood en la historia entre Sookie y Bill. No sólo un capítulo, sino todo. Resulta perfecto y romántico, aunque la muerte de Bill no me pareció demasiado justificada. Se «suicida» porque no quiere que Sookie sufra y porque no puede darle hijos, ya…Pero la muerte resulta una decisión un tanto exagerada. O eso me parece a mí. Lo que ha sido un puntas ha sido que Sookie pudiera escuchar los pensamientos de Bill por primera vez, por el hecho de que la enfermedad lo estaba haciendo más humano. Lo que he encontrado rebuscado ha sido que Bill le pidiera a Sookie que lo matara. Por otro lado ha estado muy bien ver a Sookie haciéndolo, para su personaje. Sookie es la que más ha evolucionado, puesto que al principio era una pueblerina feliz e inocente, que había vivido muchas mierdas en el pasado, pero a pesar de eso no tenía una parte tan oscura dentro de ella. Ahora, una vez pasado todo, y estando ella llorando encima del ataúd de Bill, todo ha cambiado. En su vida hay más tristeza que felicidad, y se ha convertido en la persona más fuerte sobre la faz de la tierra. ¿Qué Sookie nos gusta más? Yo creo que me quedo con la Sookie del final; la que se conoce a ella misma y sabe todo lo que puede soportar. Ya no es una persona frágil (aunque frágil frágil nunca lo ha sido), pero a pesar de todo sigue tirando hacia delante. En la última escena, que representa que sucede durante la cena de Acción de gracias de tres años más tarde, vemos que Sookie está esperando un bebé ¿De quién? De un misterioso hombre del que no nos muestran la cara, sólo la espalda, cuando Sookie le da un beso y se sienta junto a él en la mesa ¿Por qué? Porque él no es importante, lo que nos quieren decir es que Sookie ha llegado a ser feliz como no lo ha sido con Bill, a pesar de ser el amor de su vida, pues él llenaba el mundo de ésta de oscuridad. Y no importa con quién ha terminado, sino el cómo. Me alegro por Sookie, y me alegro por el pueblo de Bon Temps, Louisiana.

sookie y bill
La serie pasó altos y bajos, ya los comentamos todos, y la penúltima temporada había llegado a subir ese listón que había ido bajando desde la tercera. Esta última ha sido simplemente genial, el final de la serie ha llegado en el momento justo, y han sabido darle una buena conclusión a todos los personajes. Y ¿Qué queréis que os diga? Con la vuelta de Hoyt y la boda entre éste y Jess me han ganado. Pero bien, soy una sentimental. ¿Ahora qué vamos a hacer? No sé vosotros, pero yo repasaré la primera temporada para regocijarme en mi propia tristeza.

Anterior Hipnotik Festival 2014
Siguiente Bare el musical

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *