in

‘Hotel Transilvania 3: Unas Vacaciones Monstruosas’, el crucero del amor

El verano ya ha llegado y con él, las películas de animación para toda la familia que se hacen un hueco importante en las salas de cine, la taquilla y, por supuesto, las butacas, llena de niños (y no tanto) dispuestos a darlo todo a cambio de unas coloridas risas y un poco de acción.

Publicidad

Así llegamos a la tercera entrega de la saga Hotel Transilvania que arrancó en 2012 y que nuevamente llega firmada por Genndy Tartakovsky, todo un clásico dentro del mundo de la animación en títulos como Las Supernenas, El Laboratorio de Dexter, Samurai Jack o Star Wars: Las Guerras Clon. No está nada mal, ¿verdad?

Además al director ruso y la compañía Sony Pictures Animation se han adelantado a la todopoderosa Disney Pixar y su esperada secuela de Los Increíbles, aterrizando en nuestra cartelera unas semanas antes para ganarse el cariño de los más pequeños y, de paso, recoger un buen pellizco en taquilla antes de la llegada de su máxima competencia. Una estrategia tan lógica como inteligente que les da cierto margen de exclusividad.

¿De qué va?

Nuestra familia de monstruos favorita se embarca en un crucero de lujo para que por fin Drac pueda tomarse un descanso de proveer de vacaciones al resto en el hotel. Es una navegación tranquila para la pandilla de Drac, ya que los monstruos se entregan a toda la diversión a bordo que ofrece el crucero, desde el voleibol de monstruos y las excursiones exóticas, a ponerse al día con sus bronceados de luna.

Pero las vacaciones de ensueño se convierten en una pesadilla cuando Mavis se da cuenta de que Drac se ha enamorado de la misteriosa capitana de la nave, Ericka, quien esconde un peligroso secreto que podría destruir a todos los monstruos.

Publicidad

A diferencia de sus predecesoras, esta vez la acción se desarrolla lejos de la tenebrosa Transilvania, lo que le permite explorar nuevas aventuras y terrenos inexplorados hasta la fecha, proporcionándole un frescor revitalizante a una saga que en su segunda parte comenzaba a mostrar ciertos síntomas de fatiga. Y pocas ideas mejores se me ocurren que coger a una buena pandilla de monstruos de lo más variopintos y llevarlos a vivir un intenso, divertido y peculiar crucero que les llevará hasta la mítica ciudad perdida de la Atlántida.

Otra de las ideas que ha acertado de pleno en la diana es el encontrar un villano mucho más reconocible y tan temible como el archienemigo por antonomasia del Conde Dracula, Van Helsing. Un personaje de lo más peculiar, con un prólogo que recuerda fácilmente a la historia de El Coyote y el Correcaminos y que juega en todo momento con el humor slapstick, provocando la risa y la atención del respetable. Además, no estará solo y nos deparará más de una sorpresa. Sin duda el arranque más brillante de toda la franquicia en unos minutos brillantes con los que resulta imposible no disfrutar acompañado de la familia. O sin ella, eso ya os lo dejo a vosotros.

Un nuevo personaje se suma al reparto, la humana capitana del barco, Ericka, a la que pone voz la popular actriz Cristina Castaño, conocida especialmente por su papel como Judith en la serie de televisión La Que Se Avecina, de la que nuestro querido Drac se enamorará locamente. Y es que nada se puede hacer cuando a uno le llega el “chin”.

La relación entre ambos y todo lo que provocan a su alrededor, es una de las piezas fundamentales para que avance la trama, con sus risas, momentos entrañables, celos, miedos, y giros argumentarles que nos llevaran hacia su alocado desenlace.

Pero no todo es nuevo, y es que personajes como la hija de Drac, Mavis, y su marido, Johnny, además de su pequeñín, siguen con nosotros al lado de estas divertidas versiones de Frankenstein, la Momia, el Hombre Invisible o el Hombre Lobo, que tan buenos ratos nos han dado a lo largo de las anteriores películas.

En cuanto a las voces, ahí tenemos a los populares Santiago Segura, Macarena García (sustituyendo a Clara Lago), Dani Martinez, Mario Vaquerizo o Alaska, poniendo nuevamente sobre la mesa el debate sobre la elección para el doblaje de este tipo de producciones. Ah, y no me gustaría olvidarme del “perritoBob, al que ya conocimos en el anterior cortometraje y que es todo un amor.

¿La recomendamos?

Sin duda Hotel Transilvania 3: Unas Vacaciones Monstruosas es una gran opción para acercarnos al cine este caluroso verano, y seguirá haciendo las delicias de los que ya disfrutamos de sus anteriores aventuras, y es que estos curiosos y extraños personajillos se han ganado por méritos propios un hueco en nuestros corazoncitos.

La opción de ampliar su escenario es probablemente su mejor baza y a la vez su mejor excusa para seguir regalándonos nuevos episodios de Drac y compañía. ¡Y yo encantando oiga! ¡Bienvenidos al crucero del amor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Festival Cruïlla 2018: Cartel, entradas y todo lo que necesitáis saber

Descubre siete hoteles inspirados en libros