8 razones por las que ‘La chica del tren’ es una mala adaptación


Todos habréis oído hablar de este libro, el best seller británico de Paula Hawkins. Y sí, puede ser todo el best seller que tu quieras (para los que son reacios a leer otra cosa que no sea alta literatura), pero la autora se las apaña muy bien manejando la tensión y el suspense que nos dan los diferentes puntos de vista de los personajes, mostrándonos solo algunas piezas del puzzle, e introduciéndonos un narrador nada fiable: una mujer dada a la bebida. La historia tiene un estilo parecido al que ya vimos en ‘Perdida‘ de David Fincher, y la sinopsis es tal que así.

Rachel, una mujer con la vida hecha un lío, divorciada y alcohólica, siente debilidad por los viajes en tren desde donde vive ahora hasta el centro. Por el camino siempre ve la casa en la que fue feliz, ahora ocupada por su exmarido y su nueva esposa e hija. No obstante, lo que a Rachel más le gusta mirar desde el vagón es la casa ocupada por esa pareja a la que ella tanto envidia, que ella ha decidido llamar Jess y Jason. La vida de Rachel cambia una mañana en la que ve algo estremecedor por la ventana del tren.

No era una película fácil de adaptar, por el tema de los diferentes puntos de vista de los personajes…Pero no sería la primera vez que alguien consigue lidiar con eso (‘Juego de Tronos‘ es exactamente igual), y el suspense de la historia tenía muchísimo potencial para la pantalla. ¿Qué ha pasado, entonces? He aquí los 8 “detalles” que hacen que la adaptación cinematográfica de ‘La chica del tren’ sea más bien una porquería.

¡CUIDADO! ¡ESTE POST PUEDE CONTENER SPOILERS Y TRAZAS DE HUEVO!

1. No tienen ni puñetera idea de dónde está Bosnia

Un personaje llamado Kamal Abdic, que en el libro es de Bosnia, en la película es interpretado por un actor sudamericano que en un momento dado dice alguna frase en español.

Este punto lo he puesto el primero porque es el que me da más ganas de llorar. Además de ser así de ineptos (o despreocupados), al hacer esto le quitan todo tipo de profundidad al personaje, pues sus orígenes eran importantes incluso para el desarrollo de la trama.

Además, en el libro también se lo considera sospechoso de la desaparición de Megan, en la pantalla le quitan esa parte de tensión al asunto.

2. Todos los personajes están buenísimos

Rachel es Emily Blunt, y aunque le disimulen el maquillaje no es una tipa a la que no te querrías ligar. En el libro nos podemos imaginar que, cuando era feliz, era bastante atractiva, pero que con el alcoholismo y la depresión su aspecto dejaba ver el agujero negro que la estaba comiendo por dentro.

En mi opinión, si una película solo incluye personajes guapísimos, pierde mucho ya de entrada.

3. El tren se ve desde todas las localizaciones de la película

Es cierto, el tren es vital para esta historia, pero eso no quiere decir que todas las habitaciones que pisa Rachel tengan que tener una ventana con vistas a las vías.

¿Cómo está construido el pueblo? ¿Es una línea recta infinita o es que el tren da una vuelta de campana rodeando todas las casitas?

4. ¿Viajes de tren diarios en los Estados Unidos?

Hablando del tren otra vez, el libro tiene lugar en Inglaterra, y se ve normal que una persona coja el tren diariamente para ir a trabajar al centro. Pero ¿es en Estados Unidos tan normal? ¿Es lo común que tanta gente vaya en tren cada día?

Esto en Europa tiene mucho sentido, pues vivimos y casi respiramos gracias al tren, pero que alguien vaya a Nueva York cada día en un tren lleno de pasajeros nos saca un poco de la historia, pues ahí suelen recorrer distancias más largas.

5. Hay demasiados Deus ex machina

Que si Scott sospecha directamente de Kamal, que si la tarjeta de Kamal está casualmente en la nevera de Rachel y Scott la ve, que si Tom guarda el teléfono móvil de Megan en su maletín del día a día (es el teléfono de una tipa que ha asesinado, por Dios…), que si Scott sabe dónde vive Rachel sin que esta se lo haya dicho…en muchos detalles de la película han decidido tirar para delante “y si cuela, cuela”.

6. No ahondan en ningún personaje

El libro se centra, básicamente, en describir muy bien a los personajes, porque en una historia en el que todo el mundo es mínimamente sospechoso, es crucial saber de qué material están hechos los personajes y cómo han vivido sus vidas hasta el momento.

Ya sea por flashbacks o por las narraciones en voz en off, llegamos a conocer muchísimo a los personajes principales. Es así cómo la autora juega con nosotros, dándonos mucha información sobre ellos.

En la película no sabemos muy bien qué es lo que mueve a los personajes a hacer cosas (sobre todo los que no son Rachel).

7. El flashback de Megan en la bañera no aporta nada

En un mundo en el que importan tres pitos las historias y circunstancias que hacen que los personajes sean de una manera u de otra, la historia de cómo Megan mató accidentalmente a su bebé en el pasado es innecesaria.

En el libro era importante porque luego trabajaban el hecho de que Megan, aún siendo niñofóbica por el trauma de la bañera y su manera de ser en general, quisiera hacer las cosas bien esta vez y tener a ese niño que llevaba dentro.

En la película no trabajan ese trasfondo del personaje, así que ¿para qué queremos saber lo que le pasó si no va a estar relacionado con nada?

8. Lo que tendría que ser un maratón se convierte en un sprint.

La película tiene tantas ganas de mostrarnos todas las cosas que suceden en el libro que no se preocupa por explicarlas bien. Todas las escenas están metidas con prisa y explican lo que sucede solamente por encima.


¿A vosotros se os ocurren más metidas de pata? ¿O algo que os haya gustado de la película? Yo he de decir que, a pesar de ser guapísima y no tener la apariencia que debería de tener Rachel, Emily Blunt no lo hace nada mal, y Megan es físicamente tal como me la imaginaba.

Anterior Marzo Todo Almodóvar: una retrospectiva por el cine español más peculiar
Siguiente Trainspotting 2, un álbum de fotos antiguo

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *