la escena del crimen

¿Disfrutas con una buena historia de detectives con asesinatos, una trama que se complica a cada vuelta de página y la diversión añadida de crear tus propias teorías al respecto?

Entonces no puedes perderte la novela gráfica “La escena del crimen”. Ed Brubaker y Michael Lark , conocidos por sus aclamadas etapas en Gotham Central y Daredevil, se unen a Sean Phillips para recrear la historia del investigador privado Jack Herriman. Su familia tiene una tradición policial, su padre policía y su tío un aclamado fotógrafo de crímenes le han dejado el listón muy alto pero un gran reto llama a su puerta para demostrar de lo que es capaz como investigador.

Un compañero de su padre le pide un favor personal y le introduce en un caso que se tiene que desarrollar con la máxima discreción. Una hermana desesperada por encontrar a su hermana se convertirá en la chispa que detonará una historia que se remonta a las comunas hippies de San Francisco de los años 50: drogas, sexo y todo tipo de secretos.


Al mismo tiempo iremos conociendo al protagonista y entender todas sus decisiones hasta ir descubriendo poco a poco su oscuro pasado. Su tío es un personaje muy entretenido que tendrá sus momentos claves en esta historia, a nivel personal y profesional. En ocasiones ves cómo el protagonista, un tipo duro y calculador, se tiene que enfrentar a situaciones cotidianas típicas de un padre con su hijo adolescente.

Debes prestar atención a todos los detalles si pretendes resolver el caso antes que el protagonista. Son capítulos cortos que terminan dejándote un dato importante que te hará girar la página y continuar leyendo. Se trata de una historia, a mi parecer, muy auténtica que reúne todos los elementos necesarios para una buena historia de este género.


PUBLICIDAD - SEGUIR LEYENDO


El dibujo tiene muchas sombras que aportan la pizca de oscuridad que merece la historia, no se recrea en los detalles de los escenarios y de la fisonomía de los personajes, pero son detalles que pasan a un segundo plano porqué la historia se lo permite.

la escena del crimen

Que no os engañe el tomo de esta novela gráfica, parece fino pero es muy matón. Os enganchará y desearéis que sea mucho más largo y acompañar al protagonista en un nuevo caso. Por suerte, en esta ocasión encontraréis una breve historia más al final de la historia principal con una siniestra moraleja. ¡Leedlo y entrad de lleno en la escena del crimen!

Más artículos
Todo sobre el XXV Salón del Manga de Barcelona 2019