No pestañees, no te muevas y, sobre todo, «No respires».

no respires

Ya puedes encontrar una buena postura en tu butaca del cine porqué en lo que dura esta película no te atreverás a mover ni un músculo. Esto es lo que ha conseguido Fede Alvarez con su última película “No Respires”. Se trata de un thriller con una trama muy sencilla que con 4 frases y un escenario muy básico consigue acelerarte el pulso.

Comenzamos la película conociendo a un trio de ladrones que no roba más de lo necesario con un método muy estudiado. Tras ver cómo trabajan no esperamos demasiado para conocer el que puede ser su último golpe. Robar en una casa puede resultar muy fácil si tienes las llaves, pero si además resulta que la única persona que hay en el interior es  mayor y ciega resulta ser coser y cantar. En otras películas ya hemos visto cómo ladrones y asesinos se aprovechan de personas minusválidas para cometer una gran variedad de atrocidades. Ahora se han intercambiado los papeles y lo que en principio es una ventaja para los ladrones, se convertirá en su perdición. Este ciego anciano resulta ser un ex marine muy bien preparado para el combate y por si fuera poco juega en su terreno.

no respires

El grupo de ladrones deseará no haber puesto nunca el pie en una casa que resulta ser una trampa mortal e impedir que nadie salga de ella sin el permiso del dueño. Al principio os decía que os pusierais cómodos en el cine porqué sufriréis la misma tensión que los protagonistas. El título de la peli está muy bien escogido, ya que te describe la sensación que experimentarás viendo el film. No hagas ruido, ni te muevas y sobre todo no respires.


PUBLICIDAD


Mi devoción incondicional para Stephen Lang, a quién no había visto desde Avatar, por su papel de malo en esta historia. Con tan solo 4 frases contadas en el guion, este actor consigue crear una especie de versión maligna del mismísimo Daredevil. Rápidos movimientos, carreras imposibles y una frialdad que te hiela hasta los huesos. Pero no es solo de él de quién deben preocuparse los atracadores, sino de su compañero canino que lejos queda del típico labrador mono de los anuncios de la tele.

Stephen Lang

En ningún momento te sientes a salvo, aunque la escena parezca la más segura y tranquilizadora de todas. Siempre hay algún hueco, alguna puerta o algún ruido que podrá a los 3 intrusos en peligro. Esto fue lo que más me gustó de la película que pase lo que pase el malo tiene las de ganar. A veces encontramos escenas que son realmente surrealistas o inesperadas pero es parte del encanto de este film.

¿Queréis pasar una tarde divertida y distraída? Entonces ir a ver Los Cazafantasmas porqué esta película está hecha para que lo pases realmente mal. No vas a pestañear, no vas a pronunciar ni una sola palabra en voz alta. ¿Quieres sobrevivir a esta peli? Pues NO respires.

Más artículos
Phonetastic Sitges Mobile Film Festival