El gran éxito de Orange Is The New Black


Desde que vi los Premios Emmy de este año (me refiero al 2013 ) que quería ver Orange Is the New Black. Todo el mundo habla de ella y ha tenido un boom enorme en Estados Unidos. Cuando llevaba dos o tres episodios tenia claro que era buena y que la terminaría, pero me preguntaba si realmente era una de esas series que arrastran masas. Pero cuando terminé la primera temporada, me levanté del sofá y grité ansiosa ¿CUANDO ME TRAÉIS LA SEGUNDA?

orange-is-the-new-black

Publicidad

Pues bien, vuelve en primavera de 2014 (larga y amarga espera). La serie es una creación de Netflix y Jenji Kohan, y el argumento trata de una chica, Piper (Taylor Schilling), que vive tan normal con su prometido, Larry (Jason Biggs), hasta que la detienen por hacer de mula de una traficante con la que estaba liada en el pasado, Alex (Laura Prepon), y la condenan a quince años de prisión. Una vez allí, se encontrará a elementos tales como Nicky (Natasha Lyonne), Red (Kate Mulgrew), Lorna (Yael Stone), Tiffany (Taryn Manning), Daya (Dascha Polanco) y Taystee (Danielle Brooks), entre otras. Y, a parte de las presas están, como no, los guardias de seguridad, como el asqueroso y traicionero «Pornstache» Mendez (Pablo Schreiber), o el tierno y buenísimo Bennett. (Matt McGorry). Todos estos juntos, y muchos otros personajes más, hacen que las tramas de cada capítulo se escriban solas. Trailer de esta primera temporada, aquí.

Quedamos, pues, en que Orange Is The New Black lo tiene todo; es una serie comedia, pero la situación no deja de ser cruda y dramática. Todos los personajes tienen una historia pasada turbulenta y apasionada; bueno, están en la cárcel, de eso se trata. Aún así en la serie todas las reclusas logran transmitirnos simpatía, y los guardias (la mayoría) suelen ser unos cerdos que abusan de su poder. Y, lo mejor de todo, las historias son genuinas, igual que sus protagonistas, ya que logran salirse del típico cliché que, en esencia está ahí, pero tiene esos matices que hacen a «la yoqui de turno» única, a la «rusa mafiosa» una de las mas interesantes, etc.
Un montón de mujeres totalmente diferentes, y de mundos realmente distintos, que se la juegan las unas a las otras, algunas de ellas tienen rollos, otras se alían y, la mayoría, se enfrenta con su peor enemigo; ellas mismas. A todo esto están por ahí los guardias haciéndoles la vida imposible o ayudándolas, dependiendo de con quien se metan.

Janae says she is not scared of Miss Claudette

orange-is-the-new-black-why-you-should-watch-it

Absolutamente excelente. ¿Mis personajes favoritos? Si me hacéis escoger diría Red, una madraza ex-mafias rusa o polaca, vete tu a saber, que en la cárcel ocupa el cargo de cocinera y traficante de varios artículos del exterior de la cárcel. O Tiffany, una ex-adicta a todo, que un día vio la luz y desde entonces cree que es una elegida de Dios, pero a la vez es ruin y mezquina e interpreta la Biblia como le va bien a ella. O bien Nicky, una ex-yoqui que odia a sus padres y siempre va a su rollo. Y también me gusta el grupo de latinas. Que no, que no puedo escoger sólo a una. Todos valen la pena y son muy complejos.
Vamos, que la miréis. Ya.

OITNB

Anterior El Niño de la Hipoteca
Siguiente "En Solitario", y mucha agua

1 Comentario

  1. Laura
    Laura
    8 enero, 2014
    Responder

    Es alucinante!!! Estas Navidades he estado enganchada! Menos mal que habláis de ella, porque es genial! Muy buena crítica 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *