8 películas de Navidad que molan


¿Estás [email protected] de las típicas películas de Navidad? ¿Con las típicas familias felices que recobran su fe en Santa Claus? ¿Con la típica pareja que se besa bajo el muérdago? ¿Vas a arrancarte los ojos la próxima vez que echen ‘Love Actually‘ o ‘Solo en casa‘ por la tele? ¡No desesperes!

Sabemos que después de ponerte hasta el culo de comida en casa de tu tía Angustias lo único que apetece en tumbarse en el sofá y coger el mando de la tele. Por eso te traemos ocho películas de Navidad que, por suerte, no son infumables. Porque sí; ¡existen! Echemos un repaso (puede que tus primos pequeños tengan que taparse los ojos en alguna de ellas).

El grinch (2000)

Vale, sí, es típica. Pero es Jim Carrey con un traje de pelo verde, así que automáticamente se considera un peliculón.

Sinopsis: En Whoville todo el mundo está obsesionado con la Navidad (y saben cómo montar una buena fiesta). De hecho, toda su vida gira en torno a esas fechas y, en plena época de preparativos navideños, la pequeña Cindy Lou Who tiene una duda; ¿por qué el Grinch odia la Navidad? La niña, que es la única ciudadana con un poco de criterio e inquietud, se pregunta sobre el verdadero significado de la Navidad y decide visitar al “monstruo” de pelo verde y antisocial que se esconde en el monte Crumpit.

Gremlins (1984)

Esta comedia de terror no habla exclusivamente de la Navidad, pero sí sucede en esas fechas. De hecho, es la pesadilla de todos; recibir un regalo “chungo” (por decirlo de alguna manera).

Sinopsis: Billy recibe un regalo de Navidad adelantado por parte de sus padres; una especie de animalito monísimo llamado Gizmo. Eso sí, va con libro de instrucciones: Si al pequeñín le da la luz del sol, puede quemarse; si se moja se reproduce como la mala hierba; y si come a partir de la media noche…se convierte en un puñetero y sanguinario Gremlin. Obviamente, Billy no se tomará estas normas demasiado en serio.

El día de la bestia (1995)

Mención especial a este clásico del cine nacional; la primera película de Álex de la Iglesia.

Sinopsis: Un sacerdote cree haber unido las piezas del puzzle apocalíptico y, como resultado, descubre la fecha en la que el anticristo va a renacer; el 25 de diciembre de 1995. En pleno apogeo de compras y villancicos, el sacerdote une sus fuerzas con un heavyata para descubrir en qué parte de la ciudad de Madrid va a ocurrir semejante barbaridad.

Pesadilla antes de Navidad (1993)

Esta película es como un comodín; tanto sirve para Halloween como para Navidad, y es siempre rematadamente buena.

Sinopsis: Jack Skellington, la estrella del Halloween, decide retarse a sí mismo y organizar la Navidad este año. ¿Cómo quiere conseguirlo? Secuestrando a “Santa Clavos” y haciendo que todos sus secuaces preparen unos regalos un tanto siniestros. La cosa terminará como el rosario de la Aurora, pero qué os voy a contar que no sepáis ya.

La jungla de cristal (1988)

En todas las listas de películas navideñas (incluso en la que te propone Netflix) aparece ‘La jungla de cristal’, y yo siempre me he preguntado por qué. Luego, volví a mirarla y me di cuenta de que el film no es más que un intento de fiesta de Nochebuena que termina con terroristas y Bruce Willis moviéndose por los conductos de ventilación.

Sinopsis: En Los Ángeles, un grupo de terroristas (liderado por Alan Rickman) toma como rehenes a todos los que se encuentran en un edificio entero. Por suerte, John McClane, un policía de Nueva York, ha escapado de los ojos de los malos. Ahora, él es la única persona que puede rescatar a todos los demás.

Navidades negras (1974)

Navidad y terror no son conceptos contrarios; para nada. O si no piensa en todos aquellos villancicos que suenan como un mismísimo canto a Satanás, o aquellas figuritas del pesebre cuyas caras felices siempre te han dado repelús.

Sinopsis: Durante las vacaciones de Navidad, las chicas de una hermandad deciden dar una fiesta antes de volver a sus casas para reunirse con la familia. Durante esta, reciben llamadas extrañas de un acosador, llenas de frases obscenas y sonidos que les ponen la piel de gallina. Hasta ahí todo son risas, hasta que una de las chicas desaparece.

Los fantasmas atacan al jefe (1988)

¿Qué es una tradición sin Bill Murray? Pues eso.

SinopsisRichard Donner es un déspota director de una cadena televisiva, y por eso, en Navidad, le visitan tres espíritus; el de un taxista del pasado, un hada del presente y un mensajero del futuro. Donner tendrá que replantearse algunas cosillas.

Las crónicas de Navidad (2018)

Quietos, esta parece una película tonta de Navidad pero, de hecho, está bastante bien. Y Santa Claus es Kurt Russell, solo os digo eso.

Sinopsis: Kate es una niña que cree en Santa Claus, y Teddy un adolescente que cree que la Navidad no es más que una patraña. En esas están cuando descubren que Santa Claus no solo es real, sino que es un tío bastante chulo. Los tres casi arruinan las fiestas para todos los niños, así que tendrán que apañárselas para arreglar la situación antes de que sea demasiado tarde.

Esta última es una película original de Netflix, así que la podéis encontrar allí.

Anterior Regalos originales para Navidad: obras de teatro en Barcelona y Madrid
Siguiente Los 15 mejores capítulos de Navidad de nuestras series favoritas

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *