Un detective clásico en blanco y negro: la saga de Sherlock Holmes

Cuando Sir Arthur Conan Doyle dio vida a su más célebre personaje, Sherlock Holmes -en 1887- no pensó que el fanatismo que causaría este perspicaz investigador llevaría a que en el cine se recrearan casi una cincuentena de veces sus historias. Fue en 1939 cuando se desató la locura por este detective experto en química, literatura y anatomía; estrenándose en en cine la saga protagonizada por Basil Rathbone (mismo año en que empezó el programa radial ‘Las Nuevas Aventuras de Sherlock Holmes’).

Era una época dorada para el cine estadounidense: grandes presupuestos para realizar magníficas producciones. Ante este panorama resulta obvio que fueran catorce las cintas de Sherlock Holmes -entre 1939 y 1946-, sin embargo, su éxito no sólo se debe a que corrían buenos tiempos para la pantalla grande sino que a que cada historia posee un hilo que va amarrando una y otra película que da ganas de ver sin perder el aliento.

SH1

La Saga

Corrían tiempos violentos. Se daba inicio a la Segunda Guerra Mundial y Europa caía en el caos e incertidumbre sobre lo que el futuro deparaba para las grandes potencias. Una vía de escape ante el horror de los bombardeos y noticias incesantes sobre muerte y desolación era el cine. Quizá se deba a esto el enorme éxito que tuvo en su momento la primera de las cintas; «El Perro de los Baskerville», filme que muestra a la perfección los dotes de Holmes para demostrar que las leyendas pueden ser el mejor aliado de los asesinos.


PUBLICIDAD


SH2Cada cinta es protagonizada por Holmes y su ayudante el doctor Watson (Nigel Bruce) y a ellos se unen personajes acongojados por líos familiares, asesinos ambiciosos, ladrones de alta alcurnia o supersticiosos asustados; una amalgama de personajes que hacen de cada historia una narración dinámica, entretenida, que engancha por el suspense y no falsos efectismos y que -a pizcas- entregan detalles íntimos de los protagonistas.

Es tanta la influencia que tuvo el Holmes de Rathbone, que el film «La Voz del Terror» lo saca del siglo XIX y lo sitúa en Inglaterra, en plena II Guerra Mundial, tratando de frenar la avanzada Alemana. Cinta con marcados detalles propagandistas y discurso para alentar a las tropas Aliadas. Los detalles desconocidos de la producción señalan que una de las razones que justificó la recreación en tiempo real fue para ahorrar en presupuesto de producción.

Títulos

Catorce son las películas de la saga -más de la mitad de ellas fueron remasterizadas en color-. La primera es «El Perro de los Baskerville (1939)», seguida de «Las Aventuras de Sherlock Holmes», filmada el mismo año. Ambas fueron editadas por la 20th Century Fox. Por problemas con  la herencia de Sir Arthur Conan Doyle, la cinematográfica vendió los derechos a Universal Studios, quienes realizaron las doce cintas siguientes.

«La Voz del Terror» (1942), «Sherlock Holmes y el Arma Secreta» (1942), «Sherlock Holmes en Washington» (1943), «Sherlock Holmes Desafía a la Muerte» (1943), «La Mujer Araña» (1944), «La Garra Escarlata» (1944), «La Perla Maldita» (1944), «La Casa del Miedo» (1945), «El Caso de los Dedos Cortados» (1945), «Persecución en Argel» (1945), «Terror en la Noche» (1946) y «Vestida Para Matar» (1946).

Para muchos -puristas en el tema- Rathbone es la encarnación de Holmes, pues es notable su parecido con la ilustración que realizó Sidney Paget para las historietas publicadas en el Strand Magazine. Este fue uno de los detalles, entre muchos otros (como la fama que adquirió, la identificación que generó en el público y el fanatismo que desató su interpretación), que llevó al actor a encasillarse en el personaje, quien tras la saga del Holmes no volvió a participar en películas de calidad.


PUBLICIDAD


SH3

El Holmes «real»

Sobre la vida personal de  Basil Rathbone, a mediados de los ’40 poco o nada se sabía. Quizá era por lo estrictas que eran las «leyes» de  Hollywood, donde ningún escándalo debía traspasar la pantalla; pero lo cierto es que destacó por su trabajo y no por sus romances: estando casado con la actriz Ethel Marion Foreman, mantuvo un intenso y corto idilio, con Eva Le Galliene, a quien conoció en el plató y quién no dudaba en gritar su homosexualidad, siendo «Holmes» su única relación heterosexual. 

Rathbone fue un actor de teatro que comenzó su carrera en el Royal de Ipswich (Inglaterra) y que destacó por sus interpretaciones de roles escritos por William Shakespeare. Tuvo un paso por el cine mudo y saltó a la fama, como ya es de esperar, con el personaje de Holmes. Si bien alcanzó reconocimiento mundial gracias a la industria estadounidense, jamás renunció a su nacionalidad británica.

SH4

Más artículos
Explicación de la escena post créditos de Venom