The Story So Far: La nueva ola de pop punk


Creo que no hará ni un año que escuché hablar de estos muchachuelos estadounidenses por primera vez. Debió ser mi amiga Eva, comentándome algo así como «¡eh, tío, estoy escuchando a The Story So Far y están guapísimos!» Y yo debí poner cara de «¿Qué?». Recuerdo pensar algo así como «¿Pero Story of the Year no eran un grupo más bien emo? ¿Desde cuándo le mola el emo a esta?». «No, no, The Story so Far, so empanao, son un grupo de pop punk de este modernete de Walnut Creek, California». Vale, ella no dijo Walnut Creek, coma, California, pero me pareció que presentar al grupo en este rollo dialogado quedaría molón.

The+Story+So+Far+TSSF+by+Dakota+Gordon

Publicidad

Por lo visto se formaron en 2007, pero no creo que nadie fuera de los 60 y pocos mil habitantes de su pueblo del noroeste norteamericano oyera hablar de ellos antes de que lanzaran su primer LP, Under Soil and Dirt, ahora hace tres años. Desde entonces, en cambio, han subido como la espuma, como esa puñetera espuma de la Cocacola demasiado agitada que se desparrama por los bordes del vaso haciéndote pegar una carrera al fregadero para rescatar el trapo antes de que el desastre salpique el suelo, que luego hay que ir a buscar la fregona y da más palo.

El caso es que con un sólo álbum en el mercado pasaron de tocar en garajes a aparecer en festivales. Vale, eso es algo que hemos visto mil veces, pero tal fue el hype que, cuando en pasado 2013 editaron su segundo larga duración, What You Don’t See, el disco aterrizó directamente en el 46 del Bilboard 200 de Estados Unidos (sí, eso también lo pone en la Wikipedia). El caso es que os da una idea del impacto de estos cuatro chavales californianos de veintipocos años, pues para un grupo de punk es sumamente difícil acceder a esos ránquings.

10738454886_644d06d367_b
www.flickr.com/keslerott

¿Y por qué? ¿Qué tiene de especial The Story So Far? Pues todo y nada, la verdad. Básicamente tocan un pop punk fresco -ese adjetivo tan peligroso e inconsistente- pero no especialmente nuevo. Nuevo fue el Dookie de Green Day. O ni eso. Nuevo fue el Milo Goes to College de los Descendents, qué narices. Y de eso han pasado más de treinta años. En fin, el caso es que aún tocando esencialmente lo mismo que tocaban punkis que podrían ser fácilmente sus padres, le han dado una vuelta de tuerca.

La vuelta bebe de la influencia de grupos como Set Your Goals, eliminando la parte más típica del easycore que han llevado a grandes escenarios grupos como A Day to Remember, esos breakdowns enfermizos y esos gritos guturales. The Story So Far se caracterizan por usar siempre un tono de voz muy alto, forzado al máximo, en algunos casos, recordando a la apuesta de grupos como Title Fight, pero jamás llegando al grito. Acompañado de unas guitarras siempre afinadas bien agudas, y ejecutando unos riffs contundentes que recuerdan a más de un grupo de metalcore, consiguen crear una atmósfera eufórica, acelerada, de puro concierto. Y lograr eso sin recurrir al clásico tupatutupa del punk rock es meritorio, sí, quiero decir que no, no tocan especialmente rápido.

Publicidad

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=jQg9pZal5_8[/youtube]

Personalmente me quedo con su primer álbum, que alcanza la maestría en temas como Quicksand o High Regard, con melodías tremendamente pegadizas, de esas que te llevan automáticamente a un escenario soleado de primavera tardía donde unos colegas comparten unas cervezas sentados en un banco mientras otros patinan, fallando una y otra vez un simple ollie. Sí, eso que en Barcelona sólo es legal cuando vienen los X-Games.

La historia, hasta este momento cuenta que su público cambió radicalmente de 2012 a 2013, pasando de aunar machos skaters, con gorras para atrás y camisas abiertas, a conjugar una base de fans femeninas y cada vez más jóvenes. De momento este año ya son uno de los cabezas de cartel del Warped Tour, el festival itinerante referencia del mundo del punk rock de Estados Unidos. Si sobreviven a su tercer disco -de momento ya lograron salvar el escollo del segundo- quizás veamos su nombres bien grande en los carteles de festivales alternativos como el Reading/Leeds en unos pocos años. Luego no digan que no avisé.

Artículo escrito por Marcel Sanromà.

Anterior Welcome to Bates Motel. Again
Siguiente Nuevo disco "Som Riu" de Txarango

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *