¡Vuelven los Minions!


Sorprende que a partir de una “banana” naciera la idea de unos seres amarillo chillón que revolucionarían el mercado fílmico y de merchandising, pero así fue como Chris Meledandri, el productor creativo de los estudios Illumination se le encendió la bombilla. (Así como Newton descubrió la Teoría de la Gravedad con una manzana). Y en esta tercera entrega, en la que ellos son los auténticos protagonistas (Después de ver como en Gru mi villano favorito estos enanos amarillos le hacían sombra a cualquier otro personaje), la banana sería su arma secreta. “Dadles una banana y los Minions moverán el mundo”. (Y así fue).
IMG_5853

Quizá el potencial cómico de estos minions sea en mayor parte gracias al slapstick (trabajo de Pierre Coffin). El humor de slapstick se caracteriza por las bromas exageradas de humor físico, ese gag cómico tan utilizado en las películas de animación, como por ejemplo Popeye, The Looney Tunes o Agallas el perro cobarde. (Estos si que se pegaban buenos golpes) Traducido al inglés significa “golpe o porrazo”, y es básicamente lo que nos hace gracia de estos seres.¡Pero son tan graciosos! Que dan ganas de achucharles.

Esta tercera parte, nos cuenta de dónde vienen estos seres, como aparecieron en la tierra y qué vinieron a hacer aquí. A lo largo de la historia, los Minions han ido sirviendo a un sinfín de despreciables villanos, como por ejemplo un Tiranosaurio Rex o el mismísimo Napoleón. El problema es que ahora se encuentran sin un amo al que servir y están tristes no, lo siguiente.
Por tanto, Kevin, Stuart y Bob salen a la búsqueda de un nuevo villano malvado al que seguir, y topan con Scarlet Overkill, la primera supervillana mujer del mundo. (La voz original es de Sandra Bullock) Por tanto desde la Antártida hasta el Nueva York de 1960, los Minions acaban en el Londres actual donde van a hacer frente a uno de sus mayores retos: salvar a los Minions de la extinción.

650_1200
Quizá lo mejor de toda la cinta es ese prólogo de unos 20 minutos en los que recorren siglos de historia explicando la supervivencia de los Minions en la Tierra. Un guiño a todos los grandes personajes de la historia de la humanidad, que marcaron un antes y un después, y cómo no, allí estaban siempre los Minions para ser partícipes del gran momento. (Salen incluso los Beatles paseando por Abbey Road) Son estos guiños cómicos e irónicos lo que realmente le da calidad a la película, entre tanta peripecia que recorre el resto de metraje en la que los Minions tienen que resolver su reto, todo eso se queda quizá en un segundo plano.

650_1200 (1)
Si a todo esto le sumas la incapacidad de estos seres amarillos de vocalizar y pronunciar una frase completa con sentido, pues se hace aún más cómico, por el hecho de que parecen niños de 1 año intentando decir sus primeras palabras: pupete, banana, pedo. La verdad que se han tenido que ahorrar en guión con ellos, simplemente hay que darles golpazos, disfrazarlos, y lo demás por mímica se entiende.

¡Esto es todo amigos! Realmente merece la pena que veáis la película, ya sólo por el hecho de recordar e identificar cada personaje que aparece en el stop motion principal. Más bien diría que esta cinta sería para gente entre 20 y 40, que son los que reconocen a los Beatles o Napoléon, más que un niño de 7 años. Pero oye, cada uno disfruta la película a su manera, y eso es lo importante.

maxresdefault

Tráiler oficial:

Anterior Series Nuevas De la Temporada de Otoño-Invierno (2015-2016)
Siguiente Terminator Génesis

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *