bikram yogi guru predator portada 1155x630 1

‘Bikram yoga’, el documental de Netflix sobre el depredador sexual

Durante los últimos años, cada vez más personas realizamos yoga para ejercitar cuerpo y mente. Esta práctica milenaria llegó a Occidente durante los años 60 dado el denso clima político y social por el que pasaba Estados Unidos durante la Guerra Fría.

La población necesitaba conectar de alguna manera con sí mismos y con la naturaleza, razón por la que aumentaron exponencialmente el uso de las drogas, la devoción de las sectas y el estudio de técnicas alternativas a lo establecido.

Bikram Choudhury emigró a Estados Unidos en 1971 para enseñar esta disciplina y posteriormente abrir centros de Bikram Yoga, técnica que, según él, había desarrollado.


PUBLICIDAD - SEGUIR LEYENDO


Esto lo convirtió en uno de los gurús vivos más importantes y su popularidad traspasó fronteras. Lamentablemente, como hemos visto en varios casos, esto se traduce en abuso de poder y megalomanía.

La directora australiana Eva Orner realizó en 2019 el documental Bikram, yogui, gurú, depredador que estrenó en el Festival internacional de cine de Toronto. Poco meses después, Netflix lo incluyó en su catálogo de streaming y la denuncia del documental se difundió a nivel internacional.

portada documental.

Podcast de Las Culturetas

En nuestro podcast de Las Culturetas comentamos el documental entero y aprovechamos para reírnos del impresentable de Bikram. Por supuesto, no nos reímos de las sobrevivientes del depredador ni del yoga.

¿Qué es el Bikram Yoga?

La técnica que popularizó Choudhury se conoce como Bikram Yoga. Esta es una práctica que sintetiza el Hatha yoga​ tradicional y la reduce a una serie de 26 posturas, incluyendo dos ejercicios de respiración. Además, el Bikram Yoga se practica idealmente en una habitación calentada a 40.6° C con una humedad del 40% para simular las condiciones atmosféricas de la India.

Todas las clases de Bikram son oficialmente impartidas por maestros certificados, que han completado nueve semanas de entrenamiento intensivo aprobado por el mismísimo Choudhury.

Bikram en una clase multitudinaria

Actualmente, cada vez son más las escuelas de yoga que  han cambiado el nombre de Bikram Yoga por el de Hot Yoga para desvincularse del personaje, que como veremos más adelante, además de depredador sexual, es un timador.

Bikram, el gurú

Tan pronto como llegó Bikram a Estados Unidos supo cómo triunfar en el país a base de mentiras. Podríamos decir que él es el típico vendehumos profesional y las celebridades hambrientas de espiritualidad, lo recibieron con los brazos abiertos en Hollywood.

A partir de ahí, le fue muy fácil hacerse cada vez más famoso y rico. Era entrevistado en varios programas de televisión en los que salía sin pudor alguno en un bañador negro ajustado que dejaba poco a la imaginación. En estos programas se dedicaba a soltar cuanta mentira se le ocurría para hacer creer a los incautos estadounidenses del poder sanatorio de su yoga. Aseguraba que consiguió la green card tras curarle la rodilla al expresidente Richard Nixon, hecho que se probó que era mentira ya que no hay ningún archivo que así lo demuestre. También aseguraba que en 1957 fue el gurú máximo de Ringo Starr, año en el que él tenía 13 años y la banda ni siquiera estaba conformada.

Bikram corrigiendo a una mujer en los años 70

Todo le fue muy bien durante las décadas siguientes. En los noventa, se subió al carro de las franquicias y empezó a certificar a instructores del método Bikram, quienes no solo le pagaban una mensualidad de sus beneficios, sino que también les mandaba nuevos alumnos para que fueran nuevos instructores. Básicamente montó el Herbalife del yoga y a partir de aquí catapultó su negocio.

Bikram, el depredador sexual

Los estudiantes pagaban la módica suma de 10 mil dólares para pasar nueve semanas en un hotel haciendo yoga a lo loco, comiendo poco, descansando menos y pidiendo permiso para ir al lavabo. En las noches, como él era un ser iluminado y dormía 30 horas al mes, invitaba a su suite presidencial a un selecto grupo de elegidos, en el que casualmente había hermosas chicas jóvenes, a ver películas de Bollywood durante toda la noche.

Si eras aún más “afortunada”, podías realizarle masajes desde la cabeza hasta sus genitales. Esta desgracia la tuvo Mandeep Kaur, una maestra de yoga de la India que viajó a Estados Unidos para estudiar con el gurú. Ella se negó a hacerle dicho masaje con el temor de perder todo el dinero y tiempo invertido.

Menos suerte tuvo Sarah Baughn, una chica amante del yoga y que respetaba mucho a Choudhury. Una noche, viendo una película, ella cayó rendida en el sofá. Sarah afirma que Bikram intentó abusar de ella, incluso explica cómo sintió su erección cuando la tenía aprisionada contra la puerta.

Victimas Bikram

El abuso de poder de Bikram era inmenso. Además, también es homófobo, gordófobo, racista y machista. Se burlaba de la gente porque no tenía una manicura bien hecha o porque no eran capaces de hacer una postura complicada. Todo estos comentarios los hacía sentado en una cómoda silla ubicada en una tarima, vestido únicamente con su bañador negro y un reloj Rolex con diamantes incrustados, y con el aire acondicionado dándole en el cogote mientras que sus alumnos sudaban la gota gorda a más de 40º de temperatura.

Bikram_aire_acondicionado

El yogui era idolatrado por muchos; no solo por su poder sanador, algo que es atribuible al yoga y no a este señor, sino porque tenía el poder financiero de sus estudiantes. Si él quería, te podía quitar la licencia y perdías todo lo que habías invertido para montar tu negocio y por consiguiente, quedabas en la bancarrota.

A sabiendas de esto fue como abusó de Larissa Anderson. Como todos los alumnos, ella era una amante del yoga que quería tener su propio estudio. Larissa se hizo muy amiga de la familia Choudhury, hasta el punto de que les ayudaba con sus dos hijos y algunas noches dormía en la casa familiar. Una noche y con la familia Bikram en las habitaciones de arriba, él la violó. Al finalizar, ella se despidió, le dió un beso de buenas noches en la frente y se fue a dormir sin saber muy bien qué había pasado. Unas semanas después, Bikram le dio la licencia de apertura del centro sin rechistar. 

Larissa_Anderson_Bikram

Abuso sexual en el yoga

Lamentablemente, el caso de Bikram no es el único en el mundo del yoga. Varios otros gurús han sido acusados y condenados por abuso sexual. En occidente se ha transfigurado el rol de gurú – discípulo que tradicionalmente tienen las disciplinas orientales. La fama que han adquirido los profesores de yoga y el contacto que tienen con innumerables extraños a lo largo y ancho del planeta facilita el abuso de poder. Por otra parte, el desconocimiento de los alumnos occidentales en el verdadero significado de ser gurú y el individualismo como religión principal hace que el maestro se convierta en un megalónamo hambriento de dinero, sexo y poder.

La lista de gurús que han abusado de sus alumnos es bastante larga. Uno de los más sonados es el caso de K. Pattabhi Jois creador del Ashtanga Yoga. Muchos estudiantes lo acusaron de tener la mano muy larga cuando hacía los ajustes de las asanas (posturas) a sus alumnos durante y después de la práctica. Muchos de los maestros corroboraron las denuncias e incluso hay evidencias en fotografías y vídeos.

K_Pattabhi_Jois_Ashtanga_Yoga_con una alumna

Otro caso es el de Amrit Desai, uno de los pioneros de traer a Occidente el yoga en los años 60. A pesar de estar casado y declararse célibe, se ha demostrado que fue infiel con numerosas personas de su congregación yóguica. Lo grave es que tres mujeres lo acusaron de forzarlas a mantener relaciones sexuales usando su posición de líder espiritual.

Amrit_Desai

Uno de los más difundidos es el caso del Maharishi Mahesh Yogi, conocido por ser el  gurú de Los Beatles. El “maestro” intentó abusar de Mia Farrow, por lo que la banda anunció públicamente que se desvincularon de Maharishi y Lennon escribió la canción “Sexy Sadie” para que no se olvidara el ataque hacia Farrow.

Maharishi_Mahesh_Yogi_beatles

El juicio de Bikram Choudhury

En el 2014, cinco mujeres denunciaron a Bikram Choudhury por acoso sexual, discriminación y violación. Una de las abogadas de la acusación describió la atmósfera de Bikram similar a la de una secta en la que su círculo cercano le ayudaba a abusar de mujeres. Otro letrado añadió que Choudhury reclutaba voluntarios extranjeros para poder chantajearlos con la Ley de Extranjería y que hicieran lo que él quisiera.

Bikram_juicio

Mientras tanto, Bikram hacía declaraciones en público del tipo:

Soy la persona más espiritual que hayas conocido en tu vida. Pero hoy no eres lo suficientemente viejo, culto, listo, sabio, inteligente no experimentado para entender quién soy yo”.

Podríamos diagnosticarlo fácilmente como un narcisista arrogante, un trastorno de la personalidad que se caracteriza por tener fantasías de grandiosidad y por tener desprecio por la sociedad. En muchas ocasiones puede estar implicado en conductas de abuso sexual y de poder.

Bikram_y_esposa_haciendo_yoga

Minakshi Jafa-Bodden, conocida como Miki en el documental, fue la abogada jefe de la compañía de Bikram. Ella se dio cuenta de que las acusaciones en contra de Bikram eran reales y tenía miedo de que él abusara de ella.

Jaffa-Bodden fue testigo de cómo era la actitud del gurú hacia las mujeres, los homosexuales, los afroamericanos y otras minorías étnicas. Bikram y su esposa, Rajashree Choudhury,  la amenazaron a ella y a su familia con técnicas mafiosas. Miki renunció a su cargo y quedó en la bancarrota y con una situación legal complicada ya que era una ciudadana india en Estados Unidos sin un trabajo estable. En 2016, Carla Minnard, una abogada creyó en su historia y la ayudó a llevar a Bikram a juicio.

Minnard luchó con uñas y dientes porque decía:

“Él es un payaso de muchas maneras, porque él es un idiota, pero es un payaso peligroso”.

Minakshi_Jafa-Bodden

En 2016, Choudhury fue juzgado y se declaró que tenía que pagar 6,5 millones de dólares por los cargos imputados. Antes del veredicto, Bikram y su esposa se divorciaron por problemas irreconciliables. Rajashree ganó el divorcio y pasó a su titularidad las casas de Beverly Hill, los coches de lujo y una gran suma de dinero a modo de compensación.

Bikram, prácticamente en la ruina e insolvente para pagar las compensaciones de las víctimas de sus abusos, se quedó con su apartamento de Hawái. Las indemnizaciones siguen aún hoy pendiente de ser pagadas.  

Bikram_Choudhury_hawai

En el 2017, la corte de justicia de Estados Unidos estableció que su antigua abogada, Miki Jafa-Boden, recibiría la suma de 7 millones de dólares al obtener el control de la empresa Bikram después de que Choudhury huyera a India.

¿Dónde está Bikram ahora?

En mayo de 2016, Bikram volvió a India para abrir nuevos estudios de yoga. Su equipo de abogados aseguró que su cliente no volverá a Estados Unidos y que no se defenderá personalmente por las causas pendientes.

En una entrevista posterior a los casos, Bikram respondió a las acusaciones:

“¿Por qué yo acosaría a una mujer? La gente gasta 1 millón de dólares por una gota de mi esperma. Esas personas son basura y psicópatas”.

Bikram en la nieve

En 2019, Choudhury continuó realizando entrenamientos para maestros de su técnica en varios países alrededor del mundo. Los últimos conocidos fueron en Murcia, España y en Acapulco, México.

bikram_españa

En enero de 2020, lanzó un retiro de 15 días desde Nueva Delhi hasta Mumbai pasando por Kolkata y Jodhpur que se llamó ‘Tour del legado indio de Bikram’.

bikram_tour_2020
Bikram, el inventor del yoga

Además de estas gravísimas acusaciones, Choudhury también quiso registrar con derechos de autor las 26 posturas de su técnica para que nadie las pudiera enseñar ni practicar sin su autorización.

La Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos estableció que las posturas de asanas y el yoga no se pueden registrar de hacerlo sería como si una persona se quisiera adjudicar la autoría de la Biblia. De esta manera se estableció que cualquier persona podría seguir enseñando la serie de Bikram.

Bishnu_Charan_Ghosh_Bikram

Además, tal y como sale en el documental, la sintetización del Hatha yoga que hoy conocemos como Bikram o Hot yoga, fue inventada por Bishnu Charan Ghosh, un fisicoculturista y yogui bengalí a quien se le considera el creador del yoga que practicamos en Occidente. Bikram fue su discípulo y aprovechó que Ghosh falleció para apropiarse de su técnica.

Bikram_riéndose

¿Conocías a este caradura? ¿Has practicado alguna vez el Hot yoga? ¿Te indignaste como nosotras con el documental? ¡Déjanos tus comentarios!


PUBLICIDAD - SEGUIR LEYENDO


Más artículos
peliculas de navidad
9 Películas navideñas fuera de lo normal