Canet Rock 014


La primera vez que oí hablar del Canet Rock fue de boca de mi madre. En sus años de juventud (y hippie, aunque me lo niegue) asistió a dos ediciones de este festival. En esos años 70 podríamos decir que era el «Woodstock Catalán», no con los mismos principios y objetivos, pero con una filosofía parecida. Todos los jóvenes con sus vestimentas, estaban sentados en el suelo escuchando a distintos artistas, uno detrás de otro: Lluís Llach, Serrat, Maria del Mar Bonet, Sisa… Pero no sé porque motivo, se dejó de hacer. Hasta este año 2014, que ha reaparecido. Supongo que el auge de los distintos festivales de música que se celebran, han motivado la reaparición de este, más en contexto de música catalana, de diferentes estilos (la mayoría no son de rock).

Canet Rock, el origen de todo

Pude asistir el sábado, y me encantó. Había muchísima gente, eso sí. Toda la explanada estaba llena de personas, y poco espacio había para moverse (aunque no te agobiabas). Llegué cuando acababa Joan Dausà + Blaumut. Y aparecieron Els Pets. Es un gusto siempre oírlos, porque tienen muy buen directo. Todo hay que decirlo, que los escuché desde la barra mientras esperaba que me sirvieran un ticket, y después hacer una laaarga cola para comprar comida. Sí, es real todos esos titulares en que contaban que hubo quejas. A mi parecer, había muy pocos bares para tanta gente. Creo que si tienes claro el nivel de gente que te vendrá, más provisiones hubiera estado bien. Pero todo hay que decirlo: desde el Canet Rock se disculparon, y me pareció genial el escrito. Se agradece que hagan pública una disculpa, ya que la mayoría no la esperábamos. Es por eso, que merece mucho la pena que vuelva a haber un Canet Rock, por favor, en 2015.

Publicidad

Después de Els Pets, actuaron Elèctrica dharma. Y mis queridos Amics de les Arts, cuyo directo aún no había disfrutado. Es uno de los mejores conciertos que hubo esa noche. Sobre todo, cuando dijeron al público que encendieran las luces de los móbiles e iluminamos todos al escenario. Una imagen preciosa que os dejo a continuación:

Els amics de les arts, iluminados por el público

 

Después de ellos, vino Gerard Quintana i Xarim Aresté. Para mí Gerard sólo tiene sentido si va debajo del nombre de Sopa de Cabra. Pero estubo bien. Sisa no lo pude ver, però sía  Manel. Por suerte, hicieron un mix de canciones de todos sus discos (el primero, es el mejor y único de todos). Vimos a Love of Lesbian (buen directo, muy divertidos y juerguistas que animaron la noche), Gossos (muy corto, ¿qué pasó?) y Mishima (no son lo mío, lo siento, pero tienen unos fieles seguidores que hicieron ver a los demás que valen la pena). Y cuando ya salía el sol y las piernas no las notaba… Vino la salvación y lo que llevaba esperando toda la noche: TXARANGO!!!!

Publicidad

Qué subidón. En serio. Son lo mejor del panorama musical ahora mismo. Vi salir el sol a su lado, canté a gritos «Esperança» y bailé con todas mis fuerzas. Fue el mejor concierto con diferencia, y lo demuestra el hecho que tooodo el terreno estaba lleno. Tanto por los seguidores de los otros grupos, como por los que puede que no los conocieran. Y a nadie, nadie, les disgusto. Fijo que muchos de ellos, volviendo a casa, cantaban sus canciones. En este concierto me quedé y me fui para casa. Derrotada, pero muy satisfecha. Qué gusto da que en Cataluña, vuelva este festival.

 

Txarango, el mejor concierto

 

Os dejo un vídeo con un resumen de como fue:

Anterior Tammy, un fiasco de película
Siguiente El Amanecer Del Planeta De Los Simios

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *