Dallas Buyers Club


Dallas-Buyers-Club-Poster1

Se ha hecho esperar, pero por fin ha llegado el Dallas Buyers Club a España. Todavía con el subidón de los Óscar y con muchas ganas de comprobar las actuaciones del ganador al mejor actor y mejor actor secundario fui al cine para quitarme esta astilla que tenía clavada. El canadiense Jean-Marc Vallée nos ofrece una historia basada en hechos reales que refleja de una forma muy intensa y entretenida el caso de Ron Woodroof, un electricista y cowboy de Texas homófono enganchado a las drogas y todo un mujeriego. Con todo este historial era inevitable que le diagnosticaran SIDA, hecho que le cambia la vida del todo. Los que creía que eran sus amigos le dan la espalda por su enfermedad y Ron se encuentra solo para lidiar con sus problemas de salud, ya que los médicos americanos únicamente le dan 30 días de vida.

Publicidad

dallas-buyers-club-imagen-9

Con este panorama, Matthew McConaughey nos ofrece una excelente interpretación, merecedora de un Óscar, de un personaje que se niega a aceptar su muerte y que declara una guerra abierta a farmacéuticas y médicos americanos por no disponer de medicamentos que alargarían su vida y que son legales en otros países. Nunca podré entender cómo pueden ser ilegales unos medicamentos que pueden hacer que una persona viva más tiempo. Bueno sí lo entiendo, es cuestión de dinero.

Al principio Ron acepta el tratamiento que le ofrecen los médicos pero no resulta ser muy efectivo y la paciencia de nuestro personaje se acaba muy rápido. En ese momento conocerá a otro personaje clave en esta historia. Su compañero de habitación en el hospital es Rayon, un transexual enfermo de SIDA que en un primer impacto hará que Ron no quiera ni acercarse. Jared Leto, actor, director y fundador del grupo 30 Seconds To Mars, nos demuestra por qué es merecedor de un Óscar con una brillante interpretación como transexual enfermo de SIDA. Los gestos, la voz, las expresiones… todo esto junto con sus muchas otras cualidades hacen de Rayon un personaje real como la vida misma.

dbc2

Publicidad

Esta extraña pareja será la encargada de dar una oportunidad a miles de enfermos de SIDA de vivir unos meses o años más. La evolución del personaje de Ron es muy radical, ya que pasa de no importarle una mierda todo a sacrificarse por los demás y de paso conseguir algo de pasta.

Es una película MUY recomendable y que mucha gente debería ver para procurar que los medicamentos que pueden salvar vidas sean legales. Vale la pena por la variedad de personajes que aparecen en la película y para conocer la cruda realidad de los enfermos de SIDA. Con estos dos personajes reiremos, lloraremos, compartiremos su causa y seguramente aprenderemos más de una lección. No creo que se os haga larga ni mucho menos y no os penséis que vais a ver un dramón. Es una de esas películas que sencillamente hay que verlas. Y como ya os he dicho alguna vez, si podéis miradla en versión original para poder apreciar bien las interpretaciones de los dos protagonistas. En serio, cambia mucho.

27LETO1_SPAN-articleLarge-v2

Si queréis comentar cosas de la película ya sabéis, dejad vuestro comentario y hablamos ; )

Anterior Un poco de rock, para la vida y la memoria
Siguiente Doña Rosita, la soltera (TNC)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *