Volvemos a los 90 con ‘Everything Sucks!’


Netflix ha estrenado muchas series y películas, pero hay una serie en concreto que casi no ha tenido publicidad. Encontré Everything Sucks! en mis recomendaciones de Netflix y decidí verla. La serie nos lleva de vuelta a los 90, para ser exactos, al año 1996. La serie tiene cada vez más seguidores por el boca a boca de sus fans y por sus buenas críticas.

A todo el que quiera ver la serie le recomiendo no ver el trailer, sino solo el avance que he puesto arriba. El trailer muestra todas las tramas de la serie y se pierde el factor sorpresa, que es lo más interesante.

¿De qué va Everything Sucks!?

Everything Sucks! se centra en un instituto, concretamente en dos grupos: el de audiovisuales y el de teatro. Los dos grupos son los pardillos del instituto y por motivos que no esperan, se ven obligados a unirse para salir adelante.

Es un poco complicado resumir todo lo que ocurre en la serie. A pesar de ser una serie corta de 10 episodios de unos 25 minutos, pasan muchas cosas en cada uno. Y lo mejor de todo, es que en todos los capítulos encontraréis una sorpresa, algo que realmente no te esperas.

Los protagonistas son Kate (Peyton Kennedy) y Luke (Jahi Winston). Ellos llevan las tramas del grupo de adolescentes, mientras que sus padres centran las tramas de los adultos. Aparte de Kate y Luke los otros niños protagonistas son: Tyler, McQuaid, Emaline y Oliver.

La banda sonora de Everything Sucks!

La banda sonora de esta serie merece una mención especial. Si hay algo que las series de Netflix sabe hacer es elegir muy bien la banda sonora; y esta no se queda atrás.

La banda sonora está compuesta por canciones de los 90, la mayoría estrenada en el año 96. Algunas de las joyas que suenan son: Wonderwall de Oasis, Beautiful Life de Ace of Base y Ordinary World de Duran Duran.

Es una de las grandes bazas de la serie, sin esa banda sonora, no tendría el mismo encanto.

Opinión personal sobre Everything Sucks!

Una de las cosas que más me ha gustado es que utilizan los 90 como un escenario y no tiene demasiado protagonismo, ni es la base de la serie. Pero ese escenario noventero le da un encanto que no puede conseguir en la época actual.

Por su formato se puede pensar que es una comedia pero no es así exactamente. Es una serie relajada, en la que te puedes reír en algunas escenas, pero no es una comedia. Toca temas serios, los soluciona de forma satisfactoria y no tienes la sensación de que sobre algo. Las tramas están muy bien desarrolladas y todo lo que pasa sirve para el desarrollo de los personajes y su evolución. Pero el buen desarrollo de las mismas no significa que te las esperes, hay muchos giros de la trama que me encantaron.

No es una de las mejores series de Netflix, hay que ser sincero, pero sí es una de las más entretenidas de las que ha estrenado recientemente. Resulta fácil de ver, es muy fresca y cuenta con buenas actuaciones y diálogos. El equilibrio entre las tramas de los niños y la de los adultos también es muy buena, son necesarias y no ralentiza demasiado el ritmo de la serie.

Todos los personajes principales evolucionan, pero la que más se desarrolla durante esta temporada es Emaline, miembro del grupo de teatro. La historia de Kate también está muy bien tratada y resuelta, además, tiene las mejores líneas de diálogo.

Conclusión

Everything Sucks! no es una serie brillante, ni marcará un antes y un después Pero es una serie entretenida y fácil de ver gracias a la corta duración de sus episodios. Si a eso le sumamos una gran banda sonora, personajes bien desarrollados y la nostalgia noventera, nos encontramos con la serie perfecta para hacer un maratón.

Anterior 'Strong Island', un plano de un rostro muy cercano
Siguiente Los personajes femeninos de series de TV que más nos inspiran

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *