Crónica del día 9 y 10 del Festival de Sitges 2018


Recta final de la nueva edición del Festival de Sitges y con ella la inevitable tristeza de ver como esto se acaba más rápido de lo que uno desearía, teniendo que esperar un año entero para volver a disfrutar de una fiesta del cine como la que vivimos aquí.

La noche de Halloween (David Gordon Green)

Publicidad

Pero la mañana de este nuevo día comenzaba por todo lo alto con la que es sin duda una de las películas más esperadas de este Sitges 2018, La noche de Halloween, o lo que es lo mismo, el esperado regreso de Michael Myers y del personaje interpretado por Jamie Lee Curtis, Laurie Strode, para continuar cuatro décadas después los acontecimientos de la original.

Un equipo británico que realiza documentales viaja a los Estados Unidos para visitar a Michael Myers en prisión para tratar de entrevistarle para un programa que están rodando a modo de retrospectiva sobre los macabros crímenes que cometió en Haddonfield. Entonces Myers se escapará e irá de nuevo en busca de Laurie Strode para acabar de una vez por todas lo que comenzó cuatro décadas atrás. Sin embargo, Laurie se ha armado y se ha preparado para el día en que Michael Myers regresase y hará lo posible por salvar su vida, la de su hija Karen y la de su nieta Allyson.

Tras numerosas secuelas e intentos de revitalizar una de las sagas más célebres del género de terror slasher con uno de los iconos más importantes que éste ha dado, Michael Myers, llega esta secuela directa de la original con Jamie Lee Curtis recuperando su papel protagonista, John Carpenter encargándose de la producción y de la banda sonora (¿quién no reconoce esa melodía?) y con Blumhouse detrás del proyecto, como no podría ser de otra manera. ¿El resultado? Más satisfactorio de lo que cabría esperar pero con algunos peros, aunque por encima de lo que uno podría esperar de su director.

Es de agradecer que el rastro de sangre que va dejando Myers en su vuelta a la acción no escatime en violencia e imágenes explicitas, algo no tan habitual como nos gustaría en el cine comercial actual, así como ver a la Curtis más guerrera en plan Sarah Connor protegiendo a las distintas generaciones que le ha regalado su familia, pero no podemos obviar que el guión es demasiado flojo (y en ocasiones absurdo) incluso para un producto de estas características. Un fan service sin complejos, con multitud de guiños a la cinta original y de gran divertimiento para todos sus aficionados.

L’heure de la sortie (Sébastien Marnier)

Día festivo, algo que se notaba tanto en los espacios del festival como en la propia ciudad de Sitges con aglomeraciones de gente y público allá donde fueras, y con un Auditori prácticamente lleno para ver incluso un título tan desconocido como L’Heure de la Sortie.

Un profesor de instituto se arroja por la ventana de una clase bajo la mirada aterrorizada de sus estudiantes. A pesar de la tragedia, seis de ellos se mantienen fríos e inexpresivos. Pierre, el sustituto del profesor, se percata del carácter hostil de estos seis alumnos. Ellos parecen estar preparando algún plan tras la escuela, por lo que Pierre se obsesiona con ellos y es absorbido en un juego siniestro.

Publicidad

El trabajo de Marnier destaca por ser un thriller que no se ata a los cánones de ningún género a particular, jugando con las herramientas de muchos de ellos y con un ambiente extraño y psicológico que es capaz de mantener la tensión y la atención del espectador durante todo su desarrollo, a pesar de contar con un final que probablemente esté por debajo de sus propias expectativas. Una inquietante sorpresa que nos deja cierto sabor agridulce de lo que podría haber sido y finalmente no fue.

Upgrade (Leigh Whannel)

Sí que era muy esperada Upgrade, el segundo largometraje como director de Leigh Whannel tras el tercer capítulo de la saga Insidious, pero al que conocemos sobradamente por su faceta de guionista en títulos como las primeras entregas de Saw.

Tras quedar paralítico y viudo en un brutal atraco, Grey Trace recibe la visita de un inventor que le ofrece una cura experimental para actualizar su cuerpo. Este implante de inteligencia artificial le otorgará habilidades físicas fuera de lo de natural, y la posibilidad de vengarse de quienes arruinaron su vida.

Un excelente ejercicio de ciencia ficción de bajo presupuesto repleto de acción y tensión, aunque con una historia que peca de falta de originalidad a medio camino entre el Venom que nos hubiera gustado ver y un capítulo algo estirado de series como Black Mirror. Aún así funciona a la perfección, entretiene y sabe levantar el aplauso y entusiasmo del público (ahí queda su premio) con un humor muy cafre y ciertos momentos de lo más explicito.

Overlord (Julius Avery)

Y si la jornada comenzaba muy fuerte iba a terminarse por todo lo alto con Overlord, el nuevo trabajo bajo el amparo del Bad Robot de J.J. Abrams y que tanto se había especulado que podría formar parte del universo Cloverfield, aunque finalmente no es así, y que ya ha sido descaradamente imitada por, como no, Asylum.

Publicidad

II Guerra Mundial. Antes del Día D, un grupo de paracaidistas estadounidenses cae tras las líneas enemigas para realizar una misión crucial. Pero, a medida que se acercan a su objetivo, empiezan a darse cuenta de que algo más que una simple operación militar está sucediendo en esa aldea ocupada por los nazis.

Podríamos definirla como puro Rock’n’Roll. Lo que comienza siendo una película de género bélico con una espectacular y ruidosa secuencia inicial que habría firmado el mismísimo Nolan en su Dunquerque termina por convertirse en un homenaje a la serie b de terror y la figura del mad doctor más clásico. ¿Os imagináis un cruce entre Salvar al Soldado Ryan, Re-Animator y Zombis Nazis? Pues no hace falta que lo sigáis haciendo.

Lo mejor de todo es que estamos ante un trabajo que funciona en todos los géneros y registros que toca, logrando lo que muchas producciones de este tipo no consiguen, y es mostrar unos personajes interesantes que a pesar del poco desarrollo de algunos de ellos consigue que nos interesemos por todos. Salvaje, intensa, alocada y, sobretodo, enormemente disfrutable y es que, no en vano, fue aclamada por una sala que se lo pasó en grande. Qué alegría me da que una película así llegue a la cartelera de cine, ahora solo falta que el público general la sepa valorar como merece.

Y amigos, queridos lectores, llegamos a ese momento que, a pesar del lógico cansancio acumulado por estos días de trabajo y visionado de cine, tan tristes nos pone.

El último día en Sitges…

Este año no había una clausura como a la que estamos acostumbrados, ya que su lugar lo ocupaba la proyección de la mítica 2001: Una Odisea en el Espacio, leit motive de la presente edición. Pero para nosotros el verdadero cierre del festival lo pondría el concierto del maestro John Carpenter, un acontecimiento insólito y mágicamente especial que agradecemos no sabéis cuanto a la dirección del festival y lo seguiremos haciendo durante mucho tiempo.

Pero antes de hablar de eso, hablemos de algunas películas que pude ver durante el día.

An evening with Beverly Luff Linn (Jim Hosking)

Nuestro último día comenzaba de forma similar a la que lo hacía el primero de ellos, con un humor absurdo, extraño y particular. An Evening With Beverly Luff Linn es lo nuevo de Jim Hosking y a pesar de no ser tan escatológica y bizarra como The Greasy Strangler tiene su sello tan reconocible.

El insatisfactorio matrimonio de Lulu Danger va a peor cuando un misterioso hombre de su pasado llega al pueblo para llevar a cabo un evento llamado An Evening With Beverly Luff Linn; For One Magical Night Only.

Una comedia que quiere ser divertida pero que me sigo preguntando que extraña razón produce la risa en los espectadores ante un repertorio de ruidos, gritos y malos chistes. Posee cierto encanto, especialmente por el trabajo de Aubrey Plaza, pero ni su guión ni su sentido del humor consiguen su propósito. Eso sí, por lo visto tiene su público, entre el cual no me encuentro, y una entregada legión de seguidores que creen en su forma de entender el cine. Así que ya sabéis.

Ganadores del Festival de Sitges 2018

Al salir de la proyección nos hicimos eco de los ganadores de esta nueva edición y que, como viene siendo habitual, nos dejó mal sabor de boca, y es que nunca llueve a gustos de todos. Imposible. Personalmente no entendemos como Climax se hizo con el galardón a mejor película o Panos Cosmatos al de mejor director por Mandy, ya que no puedo negar que ambos premios me hubieran gustado que cayeran en Lars Von Trier o que, especialmente el primer de ellos hubiera estado más cerca del cine fantástico. Pero esto ya es algo personal.

Antes de la gran cita pudimos disfrutar de un pequeño avance de Glass, el nuevo trabajo del siempre interesante Shyamalan que viene a completar la trilogía que forma junto a El Protegido y Múltiple, aunque sin duda lo más disfrutable fue el poder ser testigos de una pequeña charla con el cineasta.

Actuación de John Carpenter

Y como ya hemos comentado anteriormente, el momento más climático, emocionante y especial de todo el festival llegaría con la actuación en directo de John Carpenter, que nos hizo vibrar con un concierto espectacular que puso en pie a un Auditori que hacía tiempo que había colgado el cartel de sold out para tal acontecimiento. No era para menos.

Al ritmo de las melodías que tanto amamos de un cine al que tanto amamos, sumándole algunas composiciones más allá del séptimo arte, las imágenes de películas como Halloween, La Niebla, o Están Vivos se fusionaban con su música para el deleite de todos nosotros. Una experiencia única que todo el aficionado al género debería vivir ni que fuera una vez en la vida.

Y ahora sí, toca despedir este Sitges 2018, nuestro primero como prensa, y al que estamos enormemente agradecidos por el trato recibido y el trabajo que nos han dejado realizar.

Poco a poco iremos publicando nuestro top ten, críticas más extensas y específicas de algunos de los títulos más interesantes que hemos visto en esta edición y alguna sorpresa más.

Diez días plagados de cine en su máxima expresión para los que ya estamos contando los que faltan para la próxima edición. ¡Hasta el año que viene!

¿Te ha gustado este artículo?
[Promedio: 0]

Anterior 'The Bold Type', una serie sobre mujeres que todos deberían ver
Siguiente Masaki Satô, la leyenda de la animación Dragon Ball, invitado al XXIV Salón del Manga

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *