Impresiones del ‘Ghost in the shell’ de carne y hueso


Ya ha llegado ‘Ghost in the shell – El alma de la máquina’, la nueva adaptación de el gran clásico de anime de 1995 dirigido por Mamoru Oshii. Y la gran pregunta es: ¿Ha resultado ser una buena adaptación? Aquí le pegamos un repaso a las cosas buenas y malas de esta nueva entrega que le pone carne y hueso a la historia.

Para empezar, veamos los dos trailers (el de la nueva película y el de la original), para entrar en temario:

Como habréis visto, la historia se sitúa en un futuro lleno de máquinas, en el que los humanos pueden mejorarse a ellos mismos implantándose prótesis o partes electrónicas. En este contexto, la protagonista de la película es un androide que cuenta…con una parte muy humana.

¡ALERTA! ESTE ARTÍCULO PUEDE CONTENER SPOILERS DE AMBAS PELÍCULAS

No sabría decir si la nueva ‘Ghost in the shell’ es una película de acción que lleva el maquillaje de la película original, o si es una versión del anime, pero para espectadores que solo pueden entender los blockbusters. ¿Está bien y es entretenida? Sí. ¿Tiene el mismo discurso que la original? Te diría que no. Pero entremos en más detalles, empezando por las cosas malas para poder sacarme esto del pecho.

Se dirige a un publico más amplio

Esto estaba claro desde el principio; no todo el mundo puede o sabe digerir una película anime. Tienen otras reglas, otras maneras de narrar. Esta nueva versión de ‘Ghost in the shell’ no está dirigida a los amantes del anime del 95, sino a cualquiera que quiera ir al cine a ver algo entretenido. Es para espectadores que lo quieren todo masticadito: te lo explican todo desde el principio (no te verás en la situación de decir “llevo diez minutos y aún no he descifrado muy bien de qué va la película”), te dan a un villano al que odiar y sí, contiene escenas calcaditas a la original, pero no le hacen ni un buen guiño para que los fans del anime se sientan satisfechos.

Vaya, que esta adaptación no supone ningún reto para nuestros cerebros de espectador.

Eso sí, la escena en la que crean la androide que conducirá la historia es igual de impresionante, con la misma banda sonora que nos erizó la piel años atrás.

Desordenada al antojo de la nueva subtrama y discurso

Han convertido el anime en un puzzle, y a este puzzle le han quitado piezas, le han añadido otras tantas y lo han encajado con el orden que les ha parecido conveniente para el nuevo sentido que ha adquirido la trama.

Ahora la cosa ya no se centra en la humanidad de las máquinas (aunque trata el tema, eso está claro), sino que pone más atención en el pasado de ese cerebro humano con el que cuenta la protagonista, en los villanos que la convirtieron en lo que es y en su venganza.

Por todo esto, la película es mucho menos metafórica (como ya hemos señalado anteriormente) y mucho más dramón. Ah, y también le han añadido frasecitas sentenciosas como las de Horatio en ‘C.S.I.’.

El cambio del discurso es, para mí, el mayor de los errores de esta adaptación. El tema de los androides siempre nos ha fascinado, pero con la llegada de ‘Westworld’ la inteligencia artificial se ha convertido en el tema del momento. Este acercamiento hacia un futuro distópico tiene tantas posibilidades, que da pena que, adaptando una de las películas que mejor lo retrata, lo hayan dejado a un lado.

Scarlett Johansson no es Motoko, pero es una buena antihéroe

Al contar con un enfoque diferente, está claro que la protagonista no puede ser igual que en el anime original. La Mira que encarna Scarlett Johanson no es tan contemplativa, aunque tiene otros atributos. Es antisocial, fría y buenísima en su trabajo. Tiene algo que la hace un buen personaje, no se si es su manera de andar o su inexpresividad a la vez tan expresiva.

Su personaje es una de las cosas que mas me han gustado aunque, repito, no se puede comparar con Motoko.

Y sí, hablemos del hecho que todos hemos estado obviando: Se supone que estamos en Japón y de todos los personajes que vemos solo los secundarios y uno de los principales (el menos importante) son asiáticos…Y esto me da que pensar.

La película es una crítica del abuso de poder por parte de los humanos que juegan con la humanidad de las máquinas…y han decidido que Mira (que se llama así, no Motoko) sea una chica caucásica, igual que los cuatro gatos que tienen el poder de estas empresas. ¿Es un enfoque irónico sobre la “supremacía blanca”? ¿O me estoy haciendo una paja mental y simplemente es una manera de hacer muy de Hollywood?

La distopía asiática está muy bien retratada

El Japón futurístico (creo que no se dice explícitamente, pero todo apunta a que la trama sucede ahí, o en algun sitio futurista) está muy bien retratado. No es tan oscuro como en historias como la de ‘Blade Runner’, pero es gris e impersonal, con muchos estímulos visuales y carteles publicitarios en modo holograma. Así que la atmósfera la consiguen crear muy bien en varios momentos.

¿Veredicto?

Es una película entretenida, un buen blockbuster, pero no tiene nada que ver con la original, y si vas al cine pensando que vas a ver algo que esté a ese nivel te aseguro que saldrás decepcionado. Pero, siendo honestos, era muy complicado superar o ponerse al nivel de la gran obra maestra del anime.

Anterior 'Enemigo público' pone a Bélgica en el punto de mira
Siguiente Las 3 Claves que Definen las Películas de Almodóvar

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *