Girls; un final por todo lo alto


Girls, una de nuestras series favoritas, ha dado carpetazo hasta la siguiente temporada. Aunque si me dijeran que hasta aquí ha llegado, me lo creería, por la conclusión que ha tenido esta cuarta y última temporada. Hablemos de ello.

girls temporada 4Estuvimos de acuerdo en que el nivel había bajado en general, pero en esta última entrega de la serie avecinamos que las cosas se pondrían interesantes, puesto que los personajes no estaban en su mejor situación. Es decir, Lena Dunham puso a todos sus protagonistas fuera de su zona de confort para darle un poco de interés a la cosa, que hacía un par de temporadas nos resultaba un tanto repetitiva. En mi opinión, lo ha conseguido. Si no has visto nada de la serie puedes leer nuestro primer artículo sobre ella AQUÍ, y si lo que te queda por ver es la cuarta temporada, puedes clicar AQUÍ para repasar la tercera y leer nuestras impresiones sobre el inicio de esta recta final. Te dejamos el trailer de la cuarta temporada, que también queremos hablar de ello.

¡ALERTA SPOILER CUARTA TEMPORADA!

La primera impresión que me dio la cuarta temporada fue, como he dicho, buena y esperanzadora. Pero a medida que sucedían los capítulos me daba la impresión de que Lena Dunham se meaba en todos nosotros y nos estaba timando (no es una impresión mía, nuestra otra blogger KTCHIICH también lo cree así). La primera parte de la temporada fue una sucesión de hechos bastante poco interesantes que, de tanto en cuanto, nos recordaban a ese trailer que tantas expectativas había creado. Y ¿qué ocurre cuando esto pasa? Te sientes estafado. Podríamos pensar que esta primera parte era necesaria para los personajes, pues teníamos que ver que a Hannah (Lena Dunham) no le gustaba estar en Iowa y se rendía (está bien que nuestros personajes no sean unos triunfadores y se rindan como la gente normal, pero eso ya lo sabíamos). También teníamos que saber que a Shoshanna (Zosia Mamet) la vida le había dado la hostia que nos ha dado a todos; salir de la universidad preparado para comerte el mundo y verte sin nada a lo que agarrarte. Que Jessa (Jemima Kirke) sea una yonqui/follonera sin oficio ni beneficio es algo que me repatea, pues siempre me harto de decir que es un personaje con muchas posibilidades que siempre se queda reducido en esa trama simple y plana. Y por último la trama de Marnie (Allison Williams) era un patético engaño, como lleva siendo toda su vida desde que dejó de ser aquella tía perfecta (de puertas hacia fuera). Y por lo que se refiere a los personajes masculinos; Adam (Adam Driver) a penas ha salido en esta primera parte de la temporada, aunque fue importante su actitud con el tema de Iowa, y Ray (Alex Karpovsky) es un personaje que da mucho juego aunque al principio no lo parecía, así que ha sido, para mí, de los más trabajados últimamente.

girls jessa

Y aquí estaba la cosa hasta que llegó el punto de inflexión que hizo que la temporada ganara muchísimo más interés por fin. Un punto de giro que ha desencadenado muchas cosas; la vuelta a casa de Hannah. Ese gran personaje de Mimi-Rose (Gillian Jacobs, de Community), necesario para darle emoción a la cosa. Ella tiene mucho carisma pero no deja de ser una fría y despiadada persona individualista. No necesita a nadie y Adam está acostumbrado a cuidar de Hannah porque es un desastre. Además esto también hace que Jessa quiera acostarse con el ex de Mimi-Rose, Ace (Zachary Quinto), y que de todo ello salga una amistad interesante entre Jessa y Adam (por esto y por las reuniones de Alcohólicos Anónimos a las que asisten juntos).

girls temporada 4 mimi-rose

La amistad entre Ray y Shoshanna también ha sido un acierto esta temporada; porque estaba claro que sus personajes no funcionaban teniendo una relación pero son tan diferentes que dan mucho juego interactuando entre ellos ¿Solución? Una amistad sincera que sólo pueden tener dos personas que han estado juntas, pues se conocen extremadamente bien (y de paso solucionamos esa tensión que había entre ellos). Que Ray y Marnie tengan que acabar juntos (a largo plazo, aunque son suposiciones mías claro) es algo muy necesario para ella, pues Ray significa todo lo que ella quiere (irracionalmente) pero de lo que se avergüenza. Marnie vive de cara al público, tiene un miedo atroz de mostrarse tal y como es y no ser aquella tía perfecta y estirada en la que ha estado trabajando tantos años. Por eso Ray tenía que perseguirla, y por eso Desi tenía que ser una estafa de tío (si la hubiera hecho feliz ya no habría historia con Ray). Y está rematadamente bien que Hannah quiera ser profesora bajo la premisa de “quien no sabe, enseña. Y como yo no sé nada, eso es lo que voy a hacer“. De hecho, es en esa comida de todas las chicas (más Elijah) en la que ella decide eso cuando sentí que recuperaba esa serie que tanto había querido en sus primeras dos temporadas.

Todo esto que ha sucedido muy rápido y ha dado mucho juego, nos lleva a la conclusión de cada uno de los personajes que, para mí, es la mejor que han tenido jamás (no os asustéis, también tengo alguna que otra queja).

Marnie siendo abandonada por Desi en el escenario, cantando así en solitario por primera vez (y, por Dios, que lo haga siempre, pues con Desi las canciones eran ridículas y cursis. Sin él ella es más una cantautora melancólica y seria), y Ray, que ha sido el germen de este abandono, en silencio junto a ella. Ese silencio que dice tanto para la próxima temporada.

El parto de la hermana de Adam ha hecho confluir varias historias, además de haber sido muy cómico. Jessa se da cuenta de que sirve para algo (nosotros lo sabíamos, pero ella no); quiere ser terapeuta, pues a pesar de su juventud sabe de la vida y siente que puede ayudar a los demás. Adam y Hannah también ayudan al nacimiento de ese bebé, y Adam se redime ante Hannah, que obviamente no acepta la oferta de volver a estar juntos (un discurso un tanto apresurado por parte de Adam, que lo hace frío de un modo que no solía ser, pero bueno, estamos positivos y nos lo creemos).

Shoshanna estaba en una relación seria (¿?) con ese tipo “exitoso” y normalero, que para nada nos interesaba pero que era necesario para que se diera cuenta de que no quiere estar a la sombra de ningún tío, y finalmente se irá a Japón a trabajar (¿Será de verdad o será como el viaje a Iowa de Hannah?). Morí de amor cuando Jessa y Shoshanna se reencuentran en el apartamento de esta última, para contarse sus planes de futuro (de futuras temporadas).

grils temporada 4 shoshanna

Por desgracia hubo algo que me sacó fuera de esta inopia de felicidad; ese “seis meses después“, que simplemente se ha hecho para enseñarnos que Hannah está saliendo felizmente con el tipo de su trabajo (que es todo lo contrario a Adam). ¿Por qué este final? Ya nos lo imaginábamos que terminaba con él (de momento), no hacía falta que Lena Dunham nos lo diera tan masticado (es un error fatal pensar que el espectador es tonto y no va a llegar a esa conclusión él solito). Espero que la serie no continúe a partir de ese momento, sino que lo haga desde donde lo han dejado antes de ese edulcorado besito bajo la nieve de Nueva York. Ahora que consigues acabar por todo lo alto, Lena, no te comas esos seis meses que son los que me van a quitar el sueño hasta que estrenes nueva temporada. Por favor.

Anterior 'Secret Garden', el Libro para Colorear de Johanna Basford
Siguiente ¡Vuelve el Príncipe de Bel-Air en su 25 aniversario!

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *