Hipócrates: La denuncia social hecha comedia.


Hipócrates, la nueva “comedia” de denuncia social y política, dirigida por Thomas Lilti y protagonizada por Vincent Lacoste (Astérix y Obélix: al servicio de su majestad), Reda Kateb (Lost River), y Jacques Gamblin (24 jours) entre otros. Se estrena en España el próximo 8 de mayo, habiendo triunfado en la taquilla francesa con más de 1 millón de espectadores y 7 nominaciones en los Premios César.

hipocrates_36014

Publicidad

Breve sinopsis

Benjamin es un joven que acaba de terminar sus estudios de medicina y comienza sus prácticas como residente en un Hospital público de París, en el cual su padre es el Director. Quiere convertirse en un médico talentoso y respetable, pero no será tan sencillo como él piensa. Descubrirá sus límites y sus miedos, tanto profesionales como éticos.

Juramento Hipocrático

Hipócrates (Siglo V. a. C) fue un médico griego considerado “el padre de la medicina” y el creador del juramento hipocrático. Para poder comprender el mensaje y la premisa de la película es importante conocer estos conceptos. La película se basa en el corpus hipocráticum, es decir, en el juramento público que hacen todos los licenciados que van a comenzar sus prácticas como médicos, psicólogos, odontólogos o cualquier otra rama de la salud. Su contenido es de carácter ético, para orientar la práctica de su oficio a partir de la responsabilidad que conlleva el estar en tus manos la vida de otras personas.

El director del film, Thomas Lilti ejerció durante 10 años como Doctor de medicina interna, y como bien recalca en la película “la medicina no es un trabajo, es una maldición”. Conociendo bien lo que ocurre en un hospital público, Lilti ha querido mostrar al mundo sus vivencias y en modo de denuncia social, política y dilemas éticos y profesionales ha creado esta historia en modo de comedia.

Publicidad

 hipocrates-vincent-lacoste

La ley del silencio

Thomas Lilti afirma que el juramento hipocrático se hizo para proteger al enfermo, pero hace que exista “una ley del silencio” entre los mismos médicos. Un silencio que utilizan para cubrirse entre ellos y esconder negligencias, como si fuera una mafia en la que todos son hermanos y todos se apoyan aun habiendo vidas inocentes de por medio. Es aquí donde Lilti está en total desacuerdo y lo muestra en el film descaradamente. Thomas Lilti también denuncia la gestión privada de los servicios públicos, afirma que en Francia tienen el mismo problema que en España en cuanto a la sanidad. Los hospitales públicos son gestionados por entes privados a los cuales sólo les interesa la rentabilidad y no la salud de los pacientes, y eso provoca que muchas de las negligencias médicas sean provocadas por falta de material médico o falta de personal.

“Hipócrates” es una película real que pocas veces se ve en cine o televisión. Lilti afirma que películas que muestren la realidad de un hospital hay muy pocas, en cambio series muchísimas, sobretodo americanas, pero son puro entretenimiento. Pocas veces se ve un hospital como un lugar de vida social, de drama humano. Para él lo más importante en este oficio es la empatía, hay que estar lo más cerca posible de los enfermos y adorar la profesión más que nada en el mundo.

En mi opinión, es una película muy recomendable, brillante en el tratamiento y el mundo interior de los personajes, pero no la catalogaría como una comedia (no me reí ni un poquito), la situaría en drama social, porque retrata la realidad tal cual es, sin “ley del silencio” ni secretos, donde los pacientes sufren y muchos de ellos mueren, y para mí la muerte no es un chiste. (Sólo en las películas de Woody Allen y en Padre de Familia).

Anterior Programa Completo del Sónar Festival 2015
Siguiente La Pedrera rinde homenaje a Leopoldo Pomés

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *