The Imitation Game

The-Imitation-Game

Alan Turing, una de las mentes más brillantes de la Inglaterra de la segunda guerra mundial, padre de la informática y pionero de la inteligencia artificial, encontró un desafío a su altura entre tanto sufrimiento y muerte. La clave para derrotar a la Alemania nazi de Hitler se encuentra en Enigma, la máquina de cifrado más compleja que la humanidad ha conocido hasta la fecha. Su código cambia cada 24 horas y con cada cambio se pierden todos los esfuerzos para descifrar el patrón. Una palabra puede ser decisiva o una pérdida de tiempo absoluta. Es agobiante solo pensarlo ¿verdad?

Si ya parece una tarea imposible, imaginaros trabajar junto con una persona que te considera inferior, poco inteligente o directamente un estorbo. Ese es nuestro querido protagonista. Sherlock… digo Alan, es el típico personaje que no quiere oír más que sus propias complejas teorías, sin invertir un segundo en tratar de explicártelas. Es el clásico joven prometedor que se compara con las grandes figuras de la ciencia como Einstein. Pero al gobierno de su majestad no le queda otra que aguantarlo y autorizarle todo lo que necesite. Entre sus peticiones, se encuentra la que según él desvelará la clave de la máquina Enigma: una costosa y enorme máquina que nadie comprende y que no hace más que girar su engranajes.

cumberbatch-turing

Se trata de un biopic, y como ocurre en este género es inevitable entrar la cara más personal del protagonista. A lo largo de la historia que nos presentan viajaremos a diferentes épocas de la vida de Alan para tratar de comprender y empatizar con su forma de ser y pensar. La verdad es que si en algunas ocasiones la información que recibimos parece desordenada, cuando aparece Fin en la pantalla lo entendemos y lo vemos sin problemas desde el conjunto.


PUBLICIDAD


4

Benedict Cumberbatch nos entrega una interpretación de Óscar, como ya hemos visto anteriormente. En The Imitation Game creces con el personaje hasta llegarlo a querer y sentir lástima en algunos momentos de su vida. La carga más emocional de esta historia no tiene nada que ver con Enigma. La seguridad y la firmeza con que Cumberbatch defiende la inteligencia de Alan se derrumban cuando brotan sus inclinaciones sexuales. Podías ser muy inteligente y ayudar a ganar la guerra, pero si descubren que eres homosexual todo eso se olvida o desaparece. Por aquel entonces las relaciones entre personas del mismo sexo se castigaban con años de cárcel y la exclusión de la sociedad civilizada. Cuidado con los más sensibles porqué es una película donde sin daros cuenta pueden aparecer lágrimas en vuestros ojos.

Es un film excelente donde las escenas están muy bien seleccionadas y rodadas. Recibimos la información más importante de la vida de Alan Turing y reímos, lloramos y sufrimos con él. Considero que tiene muchos puntos para llevarse más de un Óscar. Os aconsejo que la veáis y así podréis conocer la vida del hombre que evitó 2 años más de una dura segunda guerra mundial.

Le doy un 8,5

Más artículos
BAUM Fest, el tatuaje y el arte urbano se reúnen en Barcelona