Salón del Manga de Barcelona 2016: Impresiones de un novato


Aunque todos seamos distintos y seamos de diferente raza y procedencia, tenemos la suerte de habernos encontrado en este vasto mar. -Shirohige (One Piece)-

El Salón del Manga de Barcelona es una de las ferias más importantes a nivel europeo que tratan este género. Es, sin duda, un evento cuando menos importante, que cada año reúne a miles de «Otakus» (fans del anime y del manga) y que, a medida que va pasando el tiempo, coge de cada vez más fuerza y congrega a mucha más gente.

Publicidad

El pasado día 29 de octubre, tuve el placer de ir por primera vez a este acto junto con Carla y Quim, compañeros de Silenzine, y por eso, hoy, en este artículo, os voy a contar las impresiones que tuve sobre este evento al verlo por primera vez en mi vida.

Mi experiencia personal en el Salón del Manga de Barcelona

Tenemos que empezar por la base de que, siendo sinceros, el Manga no es un tema que me haya llamado mucho la atención. No obstante, este año, ya que se me presentó la oportunidad, decidí ir para ver lo que realmente es este acto.

He de decir, que en, a pesar de no ser un fan de este género de animación, no me sentí desplazado en ningún momento, pues en todos lados siempre hay series que, en algún momento de nuestras vidas hemos visto u oído hablar de ellas. Para ser franco, de las pocas series que conocí, se encontraban entre ellas, Star Wars, Pokémon, Dragon Ball, One Piece, The Walking Dead, superhéroes de franquicias como Marvel (Capitán América) o DC Comics (Batman), bien personajes de videojuegos de Nintendo, como son el caso de Mario Bros o Donkey Kong o personajes de videojuegos que han salido hace escasos años, como Inazuma Eleven.

Si uno está al día, sabrá, más o menos, de qué series estoy hablando, pues en algún momento de nuestras vidas habremos escuchado frases míticas como el «KameHameHa!» «Que la fuerza te acompañe«,  frases, que en algún momento han formado parte de nuestro entretenimiento, y que aún recordamos.

Hablando claro, esto es de lo poco que me enteré, pues, si uno es muy especialista en este tema, habría reconocido muchísimos más elementos de los que reconocí yo, pues había muchísimos stands para ver con un abanico impresionante de series.

Lo que más me gustó del Salón del Manga

Tengo que reconocer cuando el trabajo está bien hecho. El salón del Manga de Barcelona de este año era inmenso, con muchísima variedad para entretenerse: desde puestos de comida, hasta concursos de disfraces, pasando por los cientos de stands con merchandising de anime así como también de las exposiciones de arte que se celebraron. Ya dicen que en la variedad está el gusto, y en esta feria, esto se tuvo muy presente.

Puestos de comida

Food Trucks, restaurantes japoneses con comida tradicional, repostería, cafés, etc. Había absolutamente de todo en uno de los primeros pavellones en los que estuve. La comida, además de ser barata, ¡estaba muy rica! Estando allí, probé dos platos típicos japoneses: los «Takoyaki«, unas albóndigas rellenas de bechamel con un trozo de pulpo y los «Mochi» una bola dulce de pasta de arroz rellena, en mi caso, de fresa. Creedme, que aunque en un primer momento parezca poca comida, te llenas enseguida.

Concurso de Cosplays

En el centro del recinto, se encontraba un escenario inmenso, cubierto por una carpa y acomapañado con pantallas gigantes, focos enormes y altavoces mosntruosos. Allí se celebró una pasarela de disfraces, con varios concursantes candidatos a llevarse el premio, y con un montón de gente alrededor. Los bailes, las recreaciones de escenas de películas y series y los disfraces, fueron, sin duda, los protagonistas de esta gala.

img_0359

Además, a medida que ibas caminando, te encontrabas a mucha gente disfrazada de sus personajes favoritos, y aunque no reconociera ni a la mitad de los personajes, muchos de los disfraces estuvieron muy bien hechos.

Publicidad

img_0367

img_0355

img_0383

Stands con Merchandising

Lo que más abundaba en el Salón del Manga de Barcelona fueron los puestos con merchandising: tazas, llaveros, gorros, camisetas, figuras, cómics, libros, películas y videojuegos formaban parte de un inmensa variedad a poder disfrutar. Esta zona fue una de las más concurridas de todas: no cabía ni una aguja, y no es para menos, pues todo lo inimaginable para poder comprar se encontraba concentrado en un espacio inmenso.

img_0361

img_0364

img_0379

 

Exposiciones de arte

Otra cosa que me gustó del Salón del Manga de Barcelona fue la exposición de arte que se hizo.

En ella, se explicaban los orígenes de este género de animación y se exponían portadas y dibujos clásicos que se hicieron en los orígenes del Manga y el Anime.

nino

Conclusiones del Salón del Manga de Barcelona

A pesar de no ser un fan del Manga, de no conocer muchos de los contenidos que se expusieron y de no haber asistido nunca a un acto de este tipo, tengo que decir que me gustó, pues el hecho de ver cosas nuevas, diferentes, conocer un poco más sobre una cultura de que choca con la nuestra y también de poder probar nuevos platos de comida, han hecho que me decida para repetir el año que viene a esta feria.

Anterior Festival Choreoscope convierte Barcelona en la capital de cine de danza
Siguiente Lianne La Havas, la voz que fusiona el folk y el soul

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *