L’art de la comèdia de Lluis Homar en el TNC


En el TNC de Barcelona, desde el 12 de febrero hasta el 12 de abril, se representó la obra de teatro de Eduardo de Filippo, L’art de la comèdia (El arte de la comedia). Está dirigida y interpretada por Lluís Homar, y es una obra que quiere homenajear eso mismo: el arte del teatro. Asistí el penúltimo día de representación, y me da mucha pena no poder animaros a ir a verla. Pero eso no quita que os explique qué pienso de ella 🙂

L’art de la comèdia empieza con un monólogo de Lluís Homar. Entra a escena con una luz tenue en su espalda, y se dirige directamente al espectador. a través de sus palabras, intenta contarnos qué significa la palabra teatro y qué universo se mueve alrededor. Es un texto elaborado que necesita entrenamiento mental por parte del espectador. Quiero decir, que necesitas haber visto muchísimo teatro (y amarlo) para entender lo que Homar intentaba explicarnos. La síntesis de su monólogo era la simple idea que el teatro es el arte de representar ficción, siendo el teatro en si, pura ficción. En definitiva, no necesitas una gran escenografia para crear ficción, si no que con un buen texto, unos buenos actores y un buen director, puedes hacer viajar al espectador a un mundo de ficción, mientras los que lo interpretan, van vestidos de calle.

Publicidad

art-de-la-comedia-monologo-homar

Seguido de un intenso aplauso, empieza a desarrollarse la historia. Se sitúa en una ciudad de Italia, donde el prefecto (nuevo en su posición) recibirá en su primer día de trabajo, a los diferentes lugareños. Entre los visitantes, está la figura de un director de teatro (interpretado por Lluís Homar), cuya presencia inquieta al prefecto y decide recibirlo el primero de todos. El directo le explica que su teatro fue incendiado, pero está a punto de estrenar un espectáculo, al que quiere que asista el prefecto. Considera que con su presencia en la obra, dará valor al teatro delante de toda la ciudad. Después de ensalzarse en una discusión acalorada, el político decide terminar con esa controversia, haciendo patentes sus desavenencias, e invitándole a salir de su despacho para así recibir nuevas visitas ya organizadas. El humorista se va del despacho, no sin antes amenazarle amablemente con la premisa de que puede hacer venir a sus compañeros de teatro, y que se camuflen por alguno de los visitantes que deberá pasar durante el día por esa sala de audiencias. El prefecto entra en pánico cuando descubre que el humorista se ha ido por error con la lista de los visitantes. A partir de este momento, empieza la comedia y las escenas más hilarantes que más me hicieron reír.

lart-de-la-comedia-silenzine

Eduardo De Filippo escribió esta magnífica comedia en el año 1964. Ya en ese momento, supo describir el declive que poco a poco va viviendo el teatro. No es porque se hagan malas obras, si no porque el nuevo público joven que van surgiendo, ya no sabe valorar la magia del teatro. Sólo van a obras que les hagan reír, con lo que son de argumento fácil. O básicamente que las historias se las cuenten a través de una pantalla. Todo eso conlleva que el teatro cada vez sea más difícil de mantenerse, ya que también el Estado está reduciendo las subvenciones (y curiosamente eso también lo habla el humorista con el prefecto). Tal y como se describe en la misma web del TNC: «se está empezando a articular una nueva cultura de masas que se esforzará por convertir a las artes audiovisuales en un poderoso instrumento de distracción colectiva al servicio del Poder, en un pasatiempo capaz de sobreestimular a la ciudadanía con el afán de instalarla en actitudes acomodaticias que sean cada vez menos críticas con los nuevos regímenes. L’art de la comèdia es uno de los homenajes más brillantes que se hayan hecho nunca al arte del teatro y plantea un debate que aún resulta perfectamente vigente sobre la función de las artes escénicas en nuestra sociedad».

Publicidad

lart-de-la-comedia-silenzine

Si vuelve a estar en cartel la temporada que viene, os la recomiendo. Con una comedia sencilla, se explica la situación crítica en la que vive el teatro. Cada vez es más complicado mantenerlo, pero por suerte están surgiendo nuevas compañías más jóvenes que reinventan la forma de vivirlo. Pero grandes teatros como el TNC, deben tener más obras como L’art de la comèdia donde se cuente de forma diferente, qué es vivir el teatro. Finalmente, felicitar a Lluís Homar por su excelente interpretación. Y en segundo lugar, a Joan Carreras, que interpreta al Prefecto. Sin su papel, parte de las risas que se suceden durante la historia, no existirían.

Para terminar, os dejo un vídeo donde vemos como se crea la obra, y a continuación, el trailer de la misma 🙂

Anterior The Big Van Theory: Ciencia hecha humor
Siguiente Libros Recomendados para San Jordi y el Día del Libro (2015)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *