in

La Historia detrás de Los Coros de la Barceloneta

coros ok

Amigos de Silenzine, hoy os traemos un post muy especial. Cada año os ofrecemos un post sobre una de las fiestas más antiguas de Barcelona y situada en el barrio pesquero de la Barceloneta. La fiesta de Los Coros reúne cada año a un buen número de personas que disfrutan con sus ritmos y su puesta en escena.

Publicidad

Entrevista a los Coros de la Barceloneta

Hace unos meses se puso en contacto con nosotros Eduard Isaac, miembro del coro El Rebaix (fundado en 1978) manifestando que esta fiesta no era exactamente como la estábamos explicando y se ofreció a darnos su versión. Fue muy amable y accedió a contarnos el origen de esta fiesta junto con Martita Andreu, miembro del coro femenino La Sirena (fundado en 1991), y Martín Miralles, miembro del coro La Perla (fundado en 1863 y uno de los más antiguos).

Marina y yo nos reunimos con ellos en la coordinadora de los coros donde nos mostraron imágenes de esta fiesta de hace mucho años y nos explicaron muchas anécdotas interesantes. Prestad atención al siguiente reportaje que seguro lo encontraréis muy interesante.

La historia detrás de los Coros de la Barceloneta

¿Os ha gustado? No queríamos dejar pasar esta oportunidad para añadir un texto muy curioso de Eduard donde nos explica el origen de esta fiesta y la situación en que se encuentra. Es un texto muy personal pero que expresa realmente lo que viven cada año los coros de la Barceloneta.

Desde Silenzine les damos las gracias por su atención y esperamos que puedan disfrutar cada año de esta fiesta.

Publicidad

La fundación del barrio de la Barceloneta

La Barceloneta se fundó el 3 de febrero de 1753 y dos años más tarde levantaron el templo de San Miguel del Port donde se construyó el mercado de abastecimiento. A partir de ahí, creció rápidamente el barrio y en 1759 ya habían 329 casas levantadas. Así es como nació un barrio de obreros, mayoritariamente pescadores y portuarios.

El origen de los Coros de la Barceloneta

Hará alrededor de 200 años, que se dice pronto, mi barrio quedaba fuera de las murallas de Barcelona y era semejante a un pueblo dentro de la ciudad. Por aquel entonces, una vez al año, se agrupaban por amistades e iban al interior de Catalunya a intercambiar pescado (algo que tenían muy a mano, pues siempre ha sido cuna de pescadores) por embutidos, carne y animales vivos, que lógicamente eran más difíciles de conseguir. Iban armados con horcas, hachas, cuchillos y herramientas varias a modo de defensa.

También iban cantando para hacer más liviano el camino. Obviamente esto fue dejando de ser una “necesidad” y pasó al folclore popular. De manera que se hacía un pasacalles por las distintas sedes, con canciones populares y de protesta. Se mantuvo la tradición de traer embutidos, carne y animales vivos, los cuales se lucían en el pasacalles de vuelta, el lunes festivo de la segunda pascua.

En 1845, Josep Anselm creó la primera entidad llamada L’Aurora y 5 años más tarde se creó La Fraternidad compuesta por 200 miembros.

Con el tiempo se añadieron las orquestas que acompañaban a cada uno de los coros que tenían bastantes socios como para sufragar ese gasto. Los pasodobles era la música actual durante esta transición y eso fue lo que se “llevaba” y lo que quedó después como parte de la tradición.

Así pues todos los coros dejaron de cantar ellos, se procuraron una banda y ellos sólo bailaban por el barrio, saludaban a las sedes de otros coros e iban 2 noches a algún pueblo escogido por la masa social. El lunes volvían y lucían todo lo que habían comprado en el pueblo. Hasta que se prohibieron también los animales vivos (por las protectoras de animales), pero yo he salido con gallinas y conejos colgando. Ahora sólo se lucen embutidos y regalos.

La evolución de los Coros de la Barceloneta

Con la Guerra Civil, se prohibieron muchas fiestas, muchos coros antiguos desaparecieron, pero algunos consiguieron seguir la tradición. La Perla, por ejemplo cumplió hace dos años su 150 aniversario y El Ganxo fue una de las primeras corales que se atrevió a salir después de la Guerra Civil.

Con el tiempo los pasodobles se han ido quedando anticuados para los jóvenes de ayer y aún más para los de hoy, con lo cual han ido evolucionando con los tiempos actuales y si bien hay coros estrictamente tradicionales (como Els Tranquils que también tiene más de 100 años) que sólo llevan orquesta de pasodobles, las nuevas generaciones se han decantado por las txarangas valencianas primero (aún hay alguna que toca en los coros) y fundamentalmente las batucadas después.

Bandas creadas en el barrio han hecho crecer también la fiesta, como La Barné (seguramente la primera en unir batucada y vientos), La Sambé (es el batería de “La Pegatina” quien la lleva y también del barrio) o la nuestra ‘El Rebaix’ y para mi la mejor, claro está que no soy imparcial… Samba do Barna.

Los problemas a los que se enfrentan los corales

Esto conlleva que música actual, con ritmos mega bailables, con melodías super conocidas más una gran fiesta detrás, atraigan cada vez a más gente. Y si bien no debería ser un problema, ¡lo es! Nadie se preocupa por saber de donde viene, quien lo financia, cual es la tradición y si lo que hacen molesta a propios o extraños. Además añadimos alcohol, aglomeración, nocturnidad… se hace complicado sortear, año tras año las peleas.

Si bien es cierto que los que repiten cada año, saben que no hay que meterse en medio, incluso algunos (muy pocos) saben la tradición y lo demuestran. Pero la inmensa mayoría creen que es una rúa que paga el ayuntamiento y que tiene derecho a estar donde le venga en gana. Obvian el recorrido, pasan del peligro que conlleva estar en medio de 30 o 40 tíos con hachas de 2 metros y que también han bebido o han fumado lo mismo que tú.

Yo personalmente me paso todo el pasacalles del lunes (el sábado no tenemos estos problemas porque no hay tanta gente) explicando 1 millón de veces que no se pongan en medio. Y todo el mundo tiene un límite.

Las bandas las pagamos nosotros, los permisos los pagamos nosotros, el seguro lo pagamos nosotros y no recibimos, ni queremos un duro del ayuntamiento.

Lo que paga cada coro es decisión suya. Pero puedo hablar por el mío y pagamos anualmente 700 euros. Y pago ese dinero para tener una banda que me toque, una ropa que me vista y poder bailar en mi fiesta centenaria. Aún así, los lunes los vivo dando explicaciones, evitando peleas y sin poder bailar.

Si además 2 de cada 5 a los que pido y explico porque no han de ponerse en medio, me exigen hacer lo que quieran cuando quieran, alegando que pagan sus impuestos, o que sin ellos no hay fiesta, como comprenderás tarde o temprano, pierdes el control. Pero tampoco me puedo permitir perderlo. En fin cada año es más difícil seguir con ella sin problemas.

Mi padre me sacó a los coros con 5 años por primera vez. He hecho 38 este año y nunca, nunca he dejado de salir. Es la única fecha que señalo en el calendario y no me apetece, ni quiero pasarla dando explicaciones o peleando.

Me gusta que haya gente disfrutando con las bandas, la música y los pasacalles. Pero si no hubiera nadie, tendría exactamente la misma fiesta, más tranquila y aún la disfrutaría más si cabe. Y reitero, las bandas las pagamos nosotros, no pedimos entradas ni ayudas, lo hacemos por y para nosotros. Cualquiera que respete y disfrute el pasacalles desde su sitio, es más que bien recibido. Pero me temo que esta es una batalla perdida, que seguramente, a larga o la corta, acabará matando algo que tiene 200 años de vida.

¡Hay que conservar los Coros!

Espero que todo este rollo que te he soltado, haya conseguido hacerte apreciar un poquito más nuestra fiesta. La próxima vez que vengas y veas a alguien cargado de embutidos recuerdes aquellos que, seguramente se jugaron la vida con los bandidos, aquellos que protestaban cantando y alguno que ejecutó franco por decir lo que no debía, y finalmente aquellos que ahora pagamos y no podemos acabar de disfrutar de algo nuestro para el bien de todos.

Usa tus palabras y lo que has vivido cuando has estado en los coros, para explicar a quien venga de donde venimos, quienes somos y porque la segunda pascua es tan especial en mi barrio. Que el alcohol no emborrone el esfuerzo y podamos disfrutar todos de una de las fiestas más antiguas de Barcelona, si no la que más.

Si os ha gustado, os recomendamos visitar:

Los Coros de la Barceloneta: Una tradición con mucho ritmo
Las Corales de los Coros de la Barceloneta

Quim

Written by Quim

Periodista, creativo, estratega 2.0, futuro actor en Broadway, fanático del cine, enamorado de la música y apasionado del teatro. ¡Viva la cultura!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Alien covenant

‘ALIEN, Covenant’ o “Cómo conocí a vuestro Alien”

‘Dark Angel’: una miniserie sobre la primera asesina en serie de Gran Bretaña