Manel nos hace bailar en Peralada


El pasado sábado 17 de agosto tenía una cita con los famosísimos Manel. Nunca los había oído en directo y no sabía que me encontraría. Vale, sí, los conoce todo el mundo ¿y por eso ya ganan el mérito a ser los mejores? Lo siento, siempre tengo que dudar. Así que fui con la idea de un concierto intelectual y tranquilo. Un concierto donde podría valorar las letras y escuchar cada nota que saliera de sus guitarras. Algo tranquilo, sí. Además estaban en Peralada, donde el dinero se respira en cada esquina del lugar. Un sitio muy bonito y acogedor.

El Festival de Peralada se encuentra en el pueblo con el mismo nombre y se celebra en un antiguo castillo, que parece el paraíso en persona. En este castillo hay un casino donde la gente puede hacer lo que se hace en un casino (mi lógica es desbordante). Fue muy curioso ver el target de ese casino, ya que mayoritariamente eran personas de edad avanzada (para que me entendáis, la mayoría de mujeres y hombres de ese local, tenían nietos). Todos derrochaban su dinero y apostaban felizmente. No vi mucha gente joven, y en mi caso, me sorprendió. Por lo que hace al lugar, puedes cenar en el restaurante donde te clavan una sorpresa al oír el precio, o si no, comprarte un frankfurt de 5€. Por suerte, con mis padres investigamos, y descubrimos que el bar del casino era mucho más barato, además de elegante y acogedor. Después de comer un bocata exquisito, nos fuimos a ver qué nos ofrecía Manel.

Las gradas estaban a rebosar de gente. Como siempre, Manel había llenado las butacas. El público era muy diverso, tanto gente mayor como joven, aunque predominaba el target “treintañero”. Salieron al escenario Manel, puntuales y de repente. Tan normales que parecían unos chicos que pasaban por ahí a hacer “un simple concierto”. Pero en sus manos llevaban guitarras eléctricas y una bateria potente. El cantante, Guillem Gisbert, tiene una voz que enamora, es verdad. Tal cual lo oyes en el EP, ahí tienes esa voz delante tuyo. Lo que no sabía es que Guillem era el Ryan Gosling de las treintañeras. En la tercera canción oí un lejano “Guaaaaaaapo” que me hizo dar un salto en la silla. Más adelante, eran los “sexys” que se hacían escuchar. Todo eso me estaba descolocando… ¿A caso los Manel son los The Beatles de Catalunya?

Pues casi casi lo parecía. Su directo es muy bueno, y los conciertos no sólo tocan canciones de su disco nuevo, si no también del anterior. Igualmente me “decepcionó” una parte que esperaba y no llegó: los monólogos de Guillem. Me habían contado que el cantante en cada uno de sus conciertos explicaban historias o relatos, a través de los cuáles ligaba canción con canción. En este caso, fue un concierto muy mecánico, muy ordenado. Supongo que la gente alocada que bailaba a mi lado le parecía GENIAL pero por mi parte, en ningún momento me llegó el momento orgásmico de levantarme. A pesar de eso, suenan bien en directo, todo hay que decirlo.

Puede que os parezca una crítica, la verdad que no lo sé. Si hubiera el género para definir aquello que te sobresalta/no te esperas, sería ese el estilo con el que quiero escribir. Tengo orgullo de saber que son originarios de la ciudad de Barcelona. , sí, sí. Escriben con un catalán perfecto y con frases más de “poble”, pero son de CIUDAD. Por un día, darme el placer de restregarlo delante de todos. Ya tienen encima 3 discos: “Els millors professors europeus”, “10 milles per una bona armadura”, y finalmente “Atletes, baixin de l’escenari”. Títulos diferentes y con originalidad. Porqué por eso destacan Manel, por la originalidad de sus canciones. Son letras que podrías leerlas, y son pequeños relatos. Es por eso que hay este “amor” por ellos, porque cuentan cantando, situaciones cotidianas de todos. No es broma, pero un actor catalán creó una obra de teatro a partir de las canciones de Manel. Para que veáis hasta que punto llega todo, y al que han conseguido llegar ellos. Salieron del Festival Sona9, y ahora están el cima del mercado musical, y no sólo en el entorno catalán, si no también en el español. En eso tienen mucho mérito, y se lo agradezco.

Os dejo una canción de Manel, que fue el single de presentación de su último disco. Se llama “Teresa Rampell“. En el momento que sonó la canción, el cantante pidió a la gente que bailara raro. Si veis el videoclip, entenderéis porqué:

Anterior The Mowgli's con Waiting for the Dawn
Siguiente Weekend Music Las Chicas de la Oficina

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *