RGB tiff image by MetisIP

‘Más allá de las montañas’: caída en picado de Jia Zhang Ke

Llega el guionista y director Jia Zhang Ke con su nueva película dramática: ‘Más allá de las montañas‘. Nos situamos en China, a finales de 1999. Tao, una joven de Fenyang, es cortejada por sus dos amigos de la infancia, Zang y Liangzhi. Zang, propietario de una estación de gasolina, está destinado a un futuro prometedor, mientras que Liang trabaja en una mina de carbón. Su corazón está dividido entre los dos hombres, y debe tomar una decisión que sellará su destino y el de su futuro hijo.

cartel

Una cinta que roza la telenovela colombiana (en cuanto a mal escrita y mal interpretada), con aires psicodélicos utilizados como cortinilla para separar la historia en tres actos (1999-2014-2026) y sobre actuada hasta hacer el ridículo. Con música de Yoshihiro Hanno, impecable y poética y fotografía de Yu Lik-wai, aspectos en el cine oriental que nunca fallan. Se salva lo de siempre, pero la trama y los guiones se quedan en un «quiero y no puedo».

Hay multitud de opiniones tras su visionado y hacia ambos extremos: unos la tintan de maravilla del cine y otros como una tomadura de pelo, tediosa y desconcertante. Aunque tampoco es muy difícil, el cine oriental es muy visual y técnico, pero con guiones y tramas ausentes de emoción. Ya me pasó con ‘2046‘ de Won Kar-wai. Una obra maestra visual, bien realizada, con una fotografía que roza la perfección poética, una música exquisita pero con un guión demasiado futurista e imaginativo, lleno de silencios y ausencia de diálogos.


PUBLICIDAD


Mas-alla-de-las-montanas

En la imagen de arriba, donde se puede ver a Tao (Tao Zhao), la protagonista con un jersey de colores y un abrigo rojo pasión, sonriente y más feliz que una perdiz. Nos marcan y señalan que su vida es maravillosa. Me recuerda a ‘Los paraguas de Cherburgo‘ del año 1964, donde los colores forman parte de la trama, señalando sus estados de ánimo continuamente. También se puede ver a su amigo Liangzhi, estirando la sonrisa hasta tal punto que le debe estar doliendo la cara, realmente no se quiere reír, pero ahí está sufriendo y se nota.

Tao no se quita el jersey de colores pasados 15 años, hasta el momento que decide casarse con uno de sus amigos tras estar entre la espada y la pared entre ambos. A partir de aquí, y cambiando de acto y línea temporal, empezamos a ver colores grises, más tristes y fríos, donde el dinero prevalece por encima del amor, la familia o la amistad, corrompiendo todo lo que acecha a su paso.

Mountains-1-bis

¿Notáis la diferencia? Tras un gran vuelco en su vida, ya sólo viste de negro, gris y tiene un rostro pálido que roza la enfermedad. Bien, nos hemos dado cuenta de los cambios internos que sufre la protagonista. (Que también he de decir, que es la única actriz que hace bien su trabajo en toda la película. Que justamente es la actriz fetiche y esposa del director Jia Zhang-ke).

¡SPOILERS!

Errores de guión que caen por su propio peso, nadie se cree que un niño de 7 años hablando perfecto chino, llegue a los 18 años tras mudarse a otro país extranjero, sin tener ni idea de chino y necesitando un traductor del inglés para poder hablar con su padre. Esto no se lo cree nadie.

Por otra parte, hay una falsa historia de amor entre este niño ya crecido, y su profesora de 60 años recién divorciada, que puede ser su abuela. Un adolescente que no sabemos por qué, pero quiere dejar los estudios. Los deja y se larga de casa porque queda muy bien en guión esa historia de rebeldía y ansia de libertad ante la autoridad de un padre borracho y desbordado de poder, pero que no nos explican en ningún momento cual es su otro objetivo en la vida, de hecho da hasta pena que el muchacho quiera dejar la universidad y no quiera hacer otra cosa en la vida. Simplemente no hacer nada.


PUBLICIDAD


Un chaval que quiero pensar que es el hijo de algún técnico de la película o miembro del rodaje, porque no tiene absolutamente ni idea de actuar. No te crees en ningún momento esta historia de amor forzada y falsa con la profesora divorciada, que no llega a ningún sitio porque durante 40 minutos te hacen creer un objetivo externo del protagonista que al final no sucede, ya que prefieren cerrar con una escena que roza el ridículo donde vemos a la protagonista bailando una canción de los Pet Shop Boys.

masalládelasmontañas

Las risas y suspiros continuos y las salidas de algunas personas de la sala, dejaron claro que no es la mejor película de este gran director, Jia Zhang Ke, atrás quedaron mejores obras como fue «Unknown Pleasures» o «Platform«.

Una película que va creciendo poco a poco, visualmente bella, bien realizada, con tintes poéticos muy comunes en el cine oriental, pero trístemente cae en picado y roza el absurdo en cuanto a guión e interpretaciones. Ya sabéis, humilde opinión. ¡Os dejamos con el tráiler oficial!

Más artículos
‘The End of the F***king World’, una serie para devorar y escuchar