Montserrat Carulla es la IAIA


Montserrat Carulla es un clásico de los clásicos en el mundo de teatro. Y de la Televisión, de las Series, del Cine, sobretodo en Cataluña. Todo el mundo la conoce, o por lo menos la mayoría. No sólo la gente mayor, sino también los jóvenes. Para los que aún no asociáis el nombre con la cara, Montserrat Carulla es

mc

Ha aparecido en series como “Laberint d’Ombres” o “El cor de la ciutat” de Televisió de Catalunya. Y por decir una película, en “El Orfanato” de Juan Antonio Bayona. Carulla es una actriz consagrada y reconocida. Pero en sus últimas entrevistas ha confirmado que desea retirarse, y lo hace por la puerta grande. Desde el pasado 26 de diciembre, en el Teatro Romea de Barcelona puede verse la obra “Iaia” (significa “Abuela” en catalán). Es su última actuación, y realmente es una obra hecha a medida para ella.

Iaia ha sido escrita y dirigida por su hijo Roger Peña. Uno de los actores secundarios es Aleix Peña Miralles, su nieto, junto con Vicky Luengo. El argumento se concentra en la vida de Josep, un chico veinteañero y universitario que vive con su abuela. Este chico, durante una noche de desenfreno con los amigos, conoce a una chica de 24 años, llamada Sílvia. Empieza de forma impactante la obra con escena subidita de tono pero que se ironiza en cuanto la abuela aparece en medio del acto íntimo para ir a beber horchata. Y a partir de esa escena se descubre una historia tierna entre los dos jóvenes, y también el papel que desempeña la iaia ayudando a su nieto a conseguir el amor que desea.

 iaia

Como os comentaba, es una obra hecha para ella. Las escenas envuelven siempre el personaje de la Carulla, aunque se incide también en las relaciones amorosas que los jóvenes de hoy en día viven. En este aspecto, hubo bastantes risas en las típicas discusiones de pareja… Y también las intervenciones de la “iaia”. No obstante, la obra deja mucho que desear no sólo en actuación si no también en el guión. Sin embargo, es la obra de teatro idónea para un domingo: familiar, agradable y risas. Eso sí, una recomendación: si queréis ir, compraros las entradas cerca del escenario. Los actores no tenían el don de hablar alto, y en las últimas filas costaba mucho entender parte de los diálogos (también hay que decir que la gente tiende a toser en las obras de teatro, y eso dificulta oír la obra). Así que teniendo en cuenta esta observación, espero que la disfrutéis y nos informéis de ello.

Ah… y Feliz Entrada al 2014, si es con una sonrisa, aún mejor ! 🙂

Anterior La Leyenda del Samurái, 47 Ronin
Siguiente Paranormal Activity: Los Señalados

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *