Nueva sección: Musicology, para recomendaciones musicales


Somos Laüra y Kiithic y somos muy curiosas y nos gusta mucho buscar nuevas tendencias, aplicaciones, redes sociales y lo más importante aquí, música. Siempre nos puedes encontrar leyendo blogs y saltando de página en página buscando cosas nuevas. Difícilmente nos verás paradas, somos personas en movimiento. Reímos porqué sí, y como más absurdo mejor. ¿La cuestión? Ignorar el aburrimiento, no nos cae bien.

A todos nos llega ese momento en que a pesar de tener al menos 10 listas de Spotify, te sabes todas las canciones, ya no te gustan tanto y algunas hasta te cansan ya. ¿O no?

Publicidad

Somos diferentes y nos gustan distintos estilos de música, pero las dos compartimos la misma pasión por descubrir nuevos grupos. No cedemos con lo típico, votamos sin pensarlo por esa música escondida que pocos conocen. Por ello, hemos creado esta nueva sección para compartir con vosotros nuestra afición.

Al ser la primera entrada de Musicology, hemos querido hacer un post conjunto con 2 grupos diferentes. ¡Esperemos que os gusten! 😉

Kiithic – The Temperance Movement

Ayer, cuando tuve un momento libre, me puse a hacer lo de siempre: abrir el Spotify, mirar un poco el Facebook y Twitter, mirar si hay alguna novedad en mi Linkedin, rebloggear en Tumblr, hasta que me di cuenta que aún habiendo abierto el spoti, no estaba escuchando nada. Fue uno de esos momentos que piensas: ¿“WTF”? Sobre todo porque llevaba unos auriculares enormes puestos.
Empecé a mirar entre mis listas… que si “San Francisco”, “Philippine memoirs”, “Chichits”, que si… zZzZ. Nada, no me apetecía escuchar nada de lo que tengo guardado en mis listas. Así, abrí bandcamp (oh, bendito descubrimiento), le di a discover y me puse a escuchar a grupos de diferentes estilos. Muchos de ellos eran (y son) muy buenos pero en cuanto escuché las guitarricas de The Temperance Movement, supe que había encontrado la BSO de mi día y también, el grupo para el primer musicology.

¿Quiénes son?

Son 5 hombres de Londres y Glasgow que estaban hartos de ir en tour con sus otros proyectos y decidieron centrarse para hacer algo que les apasiona: el rock’n’roll.

¿De dónde viene el nombre?

No lo sé exactamente pero sí que sé que daba a nombre a un movimiento que defendía la prohibición de bebidas alcohólicas y el «teetalism» (abstinencia completa del alcohol).

¿Qué estilo tocan?

Rock and roll, Rock americano o como a mi me gusta definirlo: la música que escucharías mientras conduces una Harley Davidson por la carretera.

De momento, tienen un EP llamado “Pride” con 5 canciones que podéis encontrar en su bandcamp.

A mi la que más me ha llamado la atención es: Ain’t no telling. Aquí tenéis un video de la canción “en directo”:

 

También, os dejo con el playlist completo de su EP:

 

Laüra – The Free Fall Band

Me gusta que mis oídos se renueven día a día. Se aburren fácilmente, la verdad. Así que en cuanto puedo, les brindo la oportunidad de escuchar novedades. Melodías que destacan de lo monotonía comercial. Porque llega un momento en el que todo el mundo dice «¡yo también los conozco!». Pues, ¿sabéis qué? Me gusta cuando me responden: «Oh, no sabía quién eran, pero déjame que me pongo al Youtube y…» y a partir de ahí, es su decisión darles la oportunidad de formar parte de su track list. Así que, damas y caballeros, ahí va mi opción de hoy: The Free Fall Band.

¿Quiénes son?

Son un cuarteto musical originario de Mataró (catalans, clar que sí). Por el título te los imaginas británicos o irlandeses, y que por algún lado te aparecerá el banjo. Todo lo contrario, suenan a Folk, pero beben también del pop. Su lengua es el inglés, y sus canciones, una delícia musical para los oídos.

¿Qué estilo tocan?

No me gusta encasillar, pero se definen dentro del pop clásico (The Beatles es una de sus inspiraciones).

¿Qué más quiero decir?

Que me sorprende, pero aún no tienen ningún videoclip. ¡Eso sí que es destacar!

Por ahora ya tienen dos EP en la calle, uno terminadito de salir: «Elephants never forget», que podéis escuchar en su bandcamp.

No puede faltar un ejemplo, para que os hagáis a la idea que merecen la pena. Es una canción que le dedicaron a su productor, Miqui Puig (descubridor de otras joyitas catalanas, pero que por ahora no desvelaré). Tastarlo a ver que os parece:

Y aquí tenéis el playlist de su EP:

Anterior Unos Oscars equilibrados
Siguiente Hansel y Gretel: Más duros, menos interesantes

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *