‘Sharp Objects’: Diferencias entre el libro y la serie


Por fin ha llegado este año una adaptación que ya hacía tiempo que esperábamos; la de la novela de Gillian FlynnSharp Objects’, a la que HBO quería dar forma de miniserie. Conocemos a Gillian Flynn por su extraordinaria obra ‘Gone Girl’, y nos flipan tanto sus personajes mentalmente perturbados como sus twists. Con ‘Sharp Objects’ vuelve a jugar con nosotros como si fuéramos unos niños, engañándonos y distrayéndonos de los detalles más importantes, que al final vuelven y nos abofetean la cara. Sabiendo que la HBO se encargaría de este proyecto, nuestra ansia por verlo no podía ser mayor.

La adaptación es magistral, y no decepciona ni a quienes la miran sin saber nada de la novela ni a quienes han leído el libro de Gillian Flynn. Es una buena serie, se mire por donde se mire. Ahora bien, estamos un poco enfadados por cómo se ha retratado Camille, siendo el personaje tan especial en el libro. Y, sí, creemos que, a pesar de todo, el libro es mucho mejor que la miniserie, aunque hemos disfrutado de ambos.

En la adaptación de la HBO Camille se nos presenta como una anti-heroína desde el principio, y a lo largo de los capítulos se nos van enseñando las diferentes capas que conforman su personalidad; fuerte y débil al mismo tiempo, extremadamente sensible, mentalmente inestable, melancólica, empática… y ¿por qué no extremadamente inteligente y buena investigadora y estratega? En la serie han cambiado ciertos detalles que le dan un sentido completamente distinto a la protagonista; en la novela, ella es capaz de hacerlo todo, y no necesita que dos personajes masculinos la ayuden ni la salven (que es lo que ocurre en la serie, y lo que vamos a comentar a continuación).

Dejadme que os enumere las principales diferencias entre el libro y la serie, tanto aquellas que cambian el personaje protagonista como las demás.

Cuidado: Esto está minado de spoilers

1. Curry nunca salva a Camille

Al final de la serie, cuando Camille se encuentra completamente drogada por Adora, su editor Curry va hasta Wind Gap y consigue llevar a la policía hasta donde se encuentra esta, para poder salvarla. Como por arte de magia, llegan en el momento justo y pueden inculpar a Adora de haber estado drogando a sus hijas toda su vida, pues los análisis de Camille resultan en un coctel molotov de pastillas y venenos.

En el libro, Curry nunca va a Wind Gap, aunque su relación con Camille es igualmente especial pues, una vez detienen a Amma después de descubrir que es ella la asesina, Camille va a vivir con Curry y su mujer. Sin embargo, el hecho de que la policía descubra a Camille totalmente drogada en casa de Adora es una estratagema que la propia Camille ha urdido, pues sabe que la policía va a ir a su casa y también aquella es la única manera de inculpar a Adora.

2. Camille descubre lo que le ocurrió a Marian, ella solita

En el séptimo capítulo de la serie, Richard es quien le dice a Camille que, después de ver el historial médico de Marian y hablar con la enfermera de esta, sabe que Adora sufre el Síndrome de Munchausen por poderes y que todo apunta a que mató a su hija envenenándola poco a poco. Esto hace que Camille se confronte con Jackie, la mejor amiga de Adora, que sabía que esto estaba ocurriendo y no hizo nada para evitarlo.

Nada más lejos de la realidad, en el libro es la propia Camille la que investiga hasta dar con el hospital, la enfermera y el historial médico de Marian. Luego descubre que Richard también había llegado a esa conclusión, pero en esta versión de la historia ella no consigue la información seduciendo a Richard.

3. Jackie no es un personaje tan recurrente

A pesar de que Jackie es importante para la investigación de Camille y sigue siendo la única persona de su pasado en Wind Gap con la que congenia, en la serie la vieja amiga de Adora tiene más escenas y más importancia que en el libro.

Para empezar, el libro no deja claro cuánto sabía Jackie de la enfermedad de Adora y de lo que esta le estaba haciendo a Marian, y la conversación en la se confronta con Camille es mucho menos violenta y personal. De hecho, Jackie no le pide a Camille que entienda por qué no evitó la muerte de Marian; le pide que huya de Wind Gap lo antes posible (cosa que nos pone los pelos aún más de punta).

4. Alan es más activo que en el libro

En la novela, Alan es más bien como una planta. Está ahí, y parece que lo vea todo, que se engañe al ver a Adora maltratar a sus hijas o que simplemente no le importe, pero nunca sabemos muy bien cómo se siente en cuanto a todo. Está siempre en sus cosas, y Adora es la que lo controla todo tanto en la casa como en el pueblo.

En la miniserie, vemos claramente cómo él sabe, y quiere ignorar. Cómo, al final, convence a Amma de que deje a Adora “cuidar” de Camille cuando esta está “enferma”, en un intento desesperado de salvar a su segunda hija del mismo destino de la primera. También se añade su obsesión con la música, que utiliza como modo de evasión. Además, cuando la policía llega a su casa, intenta no dejarles entrar para que no descubran a Adora drogando a Camille, con lo que sabemos su postura sobre el asunto.

Con esto también se enriquece la relación entre Alan y Adora y el estado de su matrimonio, que en el libro tiene más bien poco protagonismo.

5. Adora es mucho más espeluznante

¿Puede ser esto posible? Sí, desde luego. En la novela tenemos tiempo de descubrir el personaje de Adora con mucho más detalle, en parte por los recuerdos confusos de Camille pero también por como hablan de ella sus acciones.

Vale, que haya matado a su segunda hija y quiera matar a las otras dos ya es suficientemente terrorífico. También lo es que odie abiertamente a Camille y tenga esa obsesión de arrancarse las pestañas, pero en la miniserie han querido centrarse más en el poder que Adora tiene sobre el pueblo y hasta dónde llega la tela de araña que ha ido tejiendo toda su vida. Las insinuaciones, la química y la tensión sexual entre ella y el Sherif Vickery son una creación de la serie, igual que el día de Calhoun que incluye una obra de teatro en la que Amma participa.

No digo que esto no aporte riqueza al personaje de Adora y proporcione la excusa perfecta para ligar otras tramas, pero si yo pienso en Adora solo hay una escena del libro que no me puedo quitar de la cabeza: Cuando Camille era niña, Adora recibió a unas amigas en su casa, para tomar té y celebrar el nacimiento del hijo de una de ellas. Adora, cuando se queda a solas con el bebé, le muerde la cara.

6. Amma también es más espeluznante

En la novela, una de las escenas que mejor definen cuán de depravada es Amma sucede cuando esta va a la granja de cerdos de su familia y es seguida por Camille que, silenciosamente, quiere saber por qué se dirige hasta allí.

En la serie, Amma simplemente se lleva al cerdo que supuestamente van a sacrificar. En el libro, se sienta a ver cómo lo matan, como si de una grada de estadio se tratara, y Camille puede ver la diversión que irradian los ojos de su hermana.

Ah, y el tema de los patines sale directamente de la serie, y he de decir que es un genial detalle para recordarnos que Amma es, a pesar de su aspecto, una niña de trece años, y también para conectar con los flashbacks de Camille y Marian.

7. La historia del centro de rehabilitación de Camille no existe en el libro

En la novela, Camille se interna en un centro de rehabilitación voluntariamente. Sin embargo, nunca llega a estar tan unida a su compañera de habitación, que en la serie se llama Alice y es claramente una evocación de su hermana pequeña Marian.

En la serie, entonces, Camille tiene que lidiar con otra muerte en su vida, ya que Alice se suicida cuando ambas comparten habitación.

8. Las niñas asesinadas también tienen algo que decir

En la novela, Camille dedica parte de su investigación en saber quiénes eran las víctimas y, después de oír que eran angelitos por parte de la mayoría de los vecinos de Wind Gap, va descubriendo que ambas habían mordido a varias personas, entre las cuales estaba Adora. Teniendo en cuenta que el asesino les arranca los dientes una vez las ha matado, esto es de vital importancia para el desarrollo de los hechos y para ponernos la mosca en la nariz.

En la serie, hay un momento que se nos dice que una de ellas tuvo un episodio violento en el colegio (episodio que ya se describe en el libro), pero todo lo demás se queda en pequeñas insinuaciones que no llegan a nada.

9. Richard es un…hijo de fruta. Digámoslo así

En el libro, a pesar de tener encuentros sexuales con Camille y encontrarla interesante, Richard no muestra ni un ápice de empatía cuando, por ejemplo, sabe que Adora ha intentado envenenarla. Tampoco le dice a Camille que sospecha de que su madre mató a Marian. Es más, cuando Richard ve por fin, al final de la historia, el cuerpo lleno de cicatrices de Camille, su cara de asco es algo que ella describe. Después de aquello, desaparece sin decir ni pío.

En la miniserie, Richard es un tipo por el que sentimos y padecemos, porque hacen que empaticemos con él.

10. El final es mucho más macabro

En la serie, igual que en el libro, nos dan un falso final. La HBO decide que este nos deje un buen sabor de boca, en el que parece que todo lo malo ha terminado. Camille y Amma congenian viviendo juntas y esta última incluso visita a su madre a la cárcel. Además, la explicación de los acontecimientos una vez sabemos que es Amma es la verdadera asesina es inexistente, igual que la descripción del asesinato de la tercera chica (la amiga que Amma hace cuando vive con Camille).

En la novela, ese falso final sigue teniendo un regusto amargo. Después de la condena de Adora, Amma empieza a obsesionarse con asesinas en serie famosas y, una vez se muda con Camille, se vuelve extremadamente necesitada de cariño y atención, y es muy celosa con las demás relaciones de su hermana. Es por eso por lo que asesina a su nueva amiga Lily (así es como se llama en el libro, y no Mae, como en la serie). Camille sabe que la asesina es su hermana porque la muerte de Lily es exactamente como las de Wind Gap; es entonces cuando descubre todos los dientes en la casa de muñecas, junto con una alfombra hecha con los pelos de Lily.

Ah, y Amma le explica cómo y por qué lo hizo todo, en cuanto la internan en un centro.

¿Crees que hay más diferencias entre la obra y su adaptación televisiva que sean dignas de mención? ¡Escríbenoslo en los comentarios!

Anterior Festival de Sitges 2018: Crónica del primer fin de semana
Siguiente Crónica del quinto día en el Festival de Sitges 2018

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *