Tortugas ninja: fuera de las sombras


 

Tortugas ninja: fuera de las sombras

Publicidad

Las hemos visto a o largo de los años en una gran variedad de versiones comenzando por la novela gráfica,  pasando por una serie animada hasta llegar a la era digital. Las tortugas ninja se han convertido en un icono popular de referencia en la cultura de ciencia ficción de los últimos años. Desde su primera en el cómic de Kevin Eastman y Peter Laird en 1984 han cambiado mucho y nunca antes las habíamos visto tan reales como en «Tortugas ninja: fuera de las sombras».

Ya hablamos de la primera entrega de esta nueva versión en 2014 y ahora queremos dar 4 pinceladas sobre esta segunda parte más mutante que nunca. Tras la derrota de Shredder nuestros héroes deben asegurarse de que el samurái desquiciado se quede en la cárcel. No les resulta fácil ya que tiene que lidiar con una nueva amenaza procedente de otra dimensión. Así es amigos, ¡Krang por fin aparece en la película! Quienes veíamos la serie de dibujos animados lo tenemos muy presente, ya que con su cuerpo robótico y su aspecto alienígena con tonos rosados que nos puede recordar a un chicle masticado, era quien subministraba la tecnología a Shredder.

Tortugas ninja: fuera de las sombras

Con la intención de aparcar el Tecnódromo, una máquina de guerra que a muchos recuerda a la estrella de la muerte, en pleno Central Park, Krang le entrega a Shredder una sustancia que hace lo mismito que con las tortugas pero con efectos secundarios muy interesantes. Gracias a ello se unen a la aventura dos personajes que, a pesar de ser malos, se ganaron un lugar en el corazoncito de los fans de esta serie. Hablamos de Rocksteady y Bebop, los matones más cortos de NY convertidos en un jabalí y un rinoceronte mutantes (muy bien hechos por cierto). Si a nuestros protagonistas ya les sobraba chulería imaginaros con una dosis extra en esta historia.

Tortugas ninja: fuera de las sombras

Publicidad

A pesar de tener unos villanos muy interesantes, debo decir que la primera película me resultó más divertida. En esta ocasión han reclutado a Arrow (Stephen Amell) para hacer el papel de Casey Jones, un joven que sueña con ser inspector de policía en una ciudad peligrosa pero sin ser muy fiel al manual policial. Tras su máscara de hockey será el objeto de muchas bromas de nuestros 4 mutantes protagonistas.  Con su pose seria resulta bastante gracioso ver como se vuelve loco al ver tortugas ninja, rinocerontes y jabalíes.

Stephen Amell

De quien no me gusta hablar es de la mancha en el expediente de esta nueva saga. Me refiero a Megan Fox, la actriz que todavía no sabemos cómo se coló en esta película. No sabe ni cómo se escribe interpretación y solo nos deleita con las típicas escenas de tía buena con minifalda y escote. A parte que como April O’Neil no pega ni con cola.

El 90% de la película es excelente, resulta muy entretenida y se te pasan las dos horas de película en un momento. Te quedas con ganas de más y eso es lo que esperamos los fans de estas tortugas: más películas de este estilo con más escenas de acción que son realmente una locura. En esta segunda parte se han centrado un poco más en lo sentimental y en la unión del grupo de ninjas por intentar encajar en una sociedad que los teme y desprecia.

Si todavía no habéis tenido la oportunidad de ir a verla al cine, no os lo penséis que le queda poco en cartelera y vienen más peliculones. ¡Cowabunga!

Anterior ¿Qué nos ha parecido el final de 'Penny Dreadful'?
Siguiente Alternativas a Juego de Tronos (Parte 1)

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *