Adiós a la era de Cómo Conocí a Vuestra Madre


Hace una semana que sucedió algo muy importante, y en Silence aún no lo habíamos comentado…¡EL FINAL DE CÓMO CONOCÍ A VUESTRA MADRE!
Estamos hablando de nueve temporadas que, para los de la generación de los 90, han calado hondo. Muchos fueron los que creyeron por primera vez en el amor, siguiendo las aventuras de Ted Mosby (Josh Radnor), muchos utilizaron las estrategias de Barney Stinson (Neil Patrick Harris) para llevarse a alguien a la cama, y todos nos hemos sentido identificados cuando hemos visto a esos cinco amigos reunirse en el mismo bar durante nueve largos años (se dice rápido, pero han sido nueve). Ninguna serie es comparable a Friends, porque Friends es “La serie”. Pero para los que no somos de los 80, Cómo conocí a vuestra madre es nuestro Friends. O podría haberlo sido, de no ser por el horrible final (y ya de paso, horrenda última temporada) que nos trae hoy aquí.

How I met old times

Sin palabras me quedé al ver esos últimos 30 minutos tan atropellados que tenían que dar clausura a una serie que podría decir tranquilamente que ha marcado mi vida. Muchos de los seguidores de la serie en sus primeras temporadas ni siquiera han visto este final, pues últimamente la serie estaba de bastante capa caída. Han ido bajando gradualmente el nivel de los episodios y de las tramas, hasta acabar en un pedo mal tirado. Bueno, es una manera de acabar. Muy lejos quedan ya los buenísimos episodios que podías mirar repetidas veces sin cansarte, y los innumerables gags y momentos de los personajes, que hemos utilizado y adaptado en nuestra vida real. Voy a poner mi ejemplo, y voy a decir que en mi grupo de amigos hemos sido muy fans de la jugada de “El hombre desnudo“, hemos utilizado la palabra “Legendario” en muchísimas veces y en ocasiones hemos sido “chicas woo“. Tenemos a Robin Sparkles en el iPod y queremos montar un bar que se llame Puzzles. Por todo esto, me pone triste y furiosa que los guionistas a los que tanto respetaba no se hayan trabajado un buen final que, dicen, ya estaba grabado desde el principio. Pues cámbialo, de verdad. La serie tenía un nivel que superaba ese final.

¡ALERTA SPOILER DE LA VIDA!

Para empezar, hay que tener en cuenta la gran masacre que han hecho con el factor tiempo. Nos pasamos una temporada entera en la boda de Robin y Barney. Los capítulos se hacen largos, y tenemos la sensación de que nunca van a salir de ese aborrecible hotel. Las historias que pasan allí ya no son las que nos gustan, no son las de bar. Las de calle. Y nos pasamos 22 capítulos caminando hacia ese final que nunca llega. Pero, de pronto, todo cambia, y en los últimos dos capítulos (que en total deben sumar 40 minutos) todos los personajes evolucionan de un modo brutal, sus vidas cambian cada dos minutos y algunos incluso retroceden de un modo que no es creíble. Y sí, hablo del personaje de Barney Stinson. Me parece muy acertado que termine siendo padre soltero…¡de una niña! Esa es la moraleja vital que le queda de miedo al personaje de Barney, pero no se puede hacer del modo en que lo han hecho. Barney era un caradura, pero pasó por Robin, evolucionó muchísimo y a veces ni lo creíamos capaz de ello. Pero así fue, y no se puede cambiar eso en los últimos 10 minutos de una serie que ha sumado tropecientos episodios. Robin sale de su vida y Barney vuelve a ser el personaje plano que era al principio. No lo compramos, porque no nos lo creemos.

barney stinson final

Robin (Cobie Smulders) da rabia. Pero bueno, tampoco veo mal que haya alguien del grupo que al final se despega. La amistad no es perfecta y siempre terminan pasando estas cosas por mucho que nos duela. Pero también podrían haber dejado la serie antes de que los momentos felices se terminasen. Ya sabéis, lo de la madre era una excusa como otra cualquiera, de lo que trata Cómo conocí a vuestra madre es de esa época en la que los colegas son tu familia, estás en el centro de todo y vives los momentos con más intensidad. Para mi gusto, se podría haber quedado aquí, pero eso ya es preferencia personal. Tampoco me parece descabellado que Ted termine con Robin, pues estaba claro que era la chica que él quería…pero era algo que ya no considerábamos. Como me dijo un amigo que es un poco Barney Stinson, la serie podría llamarse “Cómo conocí a la madre de mis hijos y, una vez muerta, volví con el amor de mi vida”. Llegados al punto en el que estábamos, este final ya no era posible. Era bonito, pero ya forzado. Si se quería que Robin fuera la madre, tendría que haberlo sido desde el principio, sin engañarnos con otras madres y patochadas.

Robin

Marshall (Jason Segel) y Lily (Alyson Hannigan)…sólo han resuelto una cosa durante toda esta temporada; Ser juez, irse a Italia. Nadie sabe cómo considerar el final de estos dos personajes y yo te digo porqué; se los han dejado olvidados. Lily se ha pasado llorando los dos últimos capítulos finales y Marshall…ya ni me acuerdo de lo que ha hecho.

Y la guinda que se lleva el pastel. La enfermedad que mata a la madre de los hijos de Ted Mosby, que por cierto se llama Tracy (Cristin Milioti). Se la cargan como quien tira un pañuelo usado a la papelera, y liquidan toda explicación posible con un sólo plano (no una escena, un plano) y con una frase de los hijos que nos dicen “Papá, ya hace cinco años que mamá se fue”. Horroroso. A la altura de Los Serrano o incluso Doraemon. Pero hay un final alternativo, lo ha dicho uno de los guionistas. Dice que no se arrepiente del final de la serie…¿entonces porqué anuncias otro final como si fuera agua de mayo, buen amigo?

Tweets guionista

…Bueno un poco de pelos de punta cuando Ted va a casa de Robin. Pero es sólo porque recuerda a tiempos mejores.

La temporada ya era bastante mala, pero si se hubieran ahorrado los dos últimos capítulos hubiéramos recordado la serie mucho mejor. A mi me parecía que la cosa iba remontando, ya lo dije en el artículo que hicimos sobre el capítulo “How Your Mother Met Me“, pero ha resultado que no. Iba mal encaminada. Siempre nos quedará El incidente de la piña o el capítulo en el que celebran fin de año en una limusina.

Anterior Remember The Weepies
Siguiente La ola

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *