Ben Harper & The Innocent Criminals en el Festival de Cap Roig


El guapo de Ben Harper en un momento de su actuación el pasado 11 de julio en el Festival de Cap Roig, en Calella de Palafurgell

Después de siete años separados, Ben Harper y su banda The Innocent Criminals han vuelto a juntarse en un sitio tan especial como es el escenario del Festival de Cap Roig en Calella de Palafurgell. Un concierto que podría definir como único, irrepetible, versátil y místico. Palabras abstractas para describir las sensaciones que me transportó la voz y música de Ben Harper y su banda.

El guapo de Ben Harper en un momento de su actuación el pasado 11 de julio en el Festival de Cap Roig, en Calella de Palafurgell
El guapo de Ben Harper en un momento de su actuación el pasado 11 de julio en el Festival de Cap Roig, en Calella de Palafurgell

Hace dos años actuó en el mismo escenario pero en solitario. Salió de ese concierto con el nombre de «Benito«, ya que aprendió algunas palabras es español. Ayer en cambio, vino acompañado de su magnífica banda The Innocent Criminals, compuesta por: el percusionista Leon Mobley (su alegría en los bongos), el bajista Juan Nelson (enamoró al público con su sonrisa y sus movimientos de cadera), el batería Oliver Charles, el teclista Jason Yates y el guitarrista Michael Ward. Todos ellos se ganaron al público desde la primera canción, ya que supimos que ese sería un gran concierto: estábamos delante de auténticos músicos. Durante un momento de la noche, todo el público del Cap Roig estábamos bailando, dando palmas al ritmo de la música y cantando la canción que nos hacía mover las caderas y la cabeza. Me sentía como en un bar pequeño y perdido de Estados Unidos, donde se encuentran los amantes de la música a partir de medianoche (como en una serie norte-americana, lo reconozco).

Publicidad

Ben Harper & The Innocent Criminals en el Festival de Cap Roig (Origen: ACN)
Ben Harper & The Innocent Criminals en el Festival de Cap Roig (Fuente de la fotografía: ACN)

De todas las canciones que tocaron destacaría ‘Welcome to the Cruel World’ (1994), ‘Gold to me’ (1995), ‘Homeless Child’ (1997), Born to shine’, ‘In the colors’, ‘Steal my kisses’ (en esta canción, Ben Harper nos animó a levantarnos con un «And now, let’s dance, right!?». ¿Qué deciros? ¡Increíble!). También interpretaron ‘Brown Eyed Blued’, ‘Burn one down’, y ‘Don’t take that attitude to the grave’, en un concierto de más de dos horas, donde Ben Harper & The Innocent Criminals hicieron un repaso a canciones míticas de álbumes anteriores que formaron parte de Harper cuando iba en solitario o conjuntamente con la banda. Os dejo a continuación dos de las canciones que pudimos escuchar:

«STEAL MY KISSES» (en ésta, ¡nos echamos a bailar un buen rato!)

«WALK AWAY»So hard to do, so easy to say, sometimes, you have to walk away…

(Esta canción le tengo especial cariño, por la letra y porque es una de las canciones que nos brindó en el bis que hizo antes de terminar el concierto. Os he buscado lo más parecido que pudimos vivir ayer, a través de éste directo en Marruecos)

«BURN ONE DOWN» – Es una de las canciones que le catapultaron a la fama, y que muchos nos alegramos de oír en directo:

Publicidad

Ben Harper no sólo es conocido por tener una voz única que nos recuerda al soul, al blues y con toques de rock, cuando es necesario. También es conocido por su arte con la guitarra. No os miento si durante el concierto hubo más de veinte cambios de guitarra. Cada canción, tenía una guitarra en especial. Pero hubo momentos en que Harper se sentó en su silla y se colocó la guitarra justo encima de sus piernas, para tocarla de forma totalmente diferente. Para describir como se me puso la piel de gallina al oír los diferentes tonos artísticos con los que podía llegar con la guitarra, transportándome siempre a diferentes momentos o en algún lugar perdido del desierto norte-americano, os dejo este vídeo con una de las canciones que oímos en el concierto: él sólo, su voz desgarradora contándonos una realidad como una casa (la muerte es lo que es, y no podemos escondernos de ello) y su guitarra con la que transmitir ese dolor triste con las diferentes cuerdas que la componen:

CALL IT WHAT IT IS (MURDER)

Fue un concierto increíble, del que guardaré para siempre un buen recuerdo. Me dí cuenta que a los conciertos que voy normalmente (excepto los de rap) son artistas que actúan e interpretan música. En el concierto de Ben Harper & the innocent criminals ví un concierto entero de MÚSICOS. En mayúsculas porque son palabras con fuerza y con sentido. Además, salí con esa sensación que siempre he tenido de Harper, que su música que difícil de clasificar.  Lo digo en el buen sentido, ya que Harper es reconocido por su estilo versátil, indefinible, con letras trascendentes, muy cargadas de emociones y que contemplan temas como la paz, la religión, el medio ambiente o la política. Todo junto, con un estilo entre el rock, el blues, el reggae y el soul, nace Ben Harper.

Te lo imaginas nacido en Tennesse con un rancho, pero realmente nació en octubre de 1969 en Pomona (Califòrnia), procedente de una família de músicos. Su madre cantava y tocava la guitarra, y su padre era percusionista. Desde pequeño (empezó con 3 años) ya tocava la guitarra clásica, y creció escuchando soul, folk, blues, jazz, reggae y hip hop. Por eso, actualmente el interpreta con su música, todos estos estilos, pero fusionado en sus canciones. Volviendo al tema de su madre, hace dos años sacó un disco con canciones que interpretava junto a ella. Os dejo un ejemplo, que os rizará la piel si tienes un sentimiento cercano a esta música melancólica del blues y los solos de guitarra durante un buen rato. Es decir, sólo viable para los buenos oídos:

BEN AND ELLEN HARPER«Learn It All Again Tomorrow»

Finalmente destacar que empezó con 15 minutos de retraso, pero no fue por culpa del artista. Seamos sinceros: a pesar de que el Festival es precioso, en un lugar increíble (no es la primera vez que voy), tengo que reconocer que hubo una desorganización en los establecimientos de comida del Festival. En este aspecto, me recordó al Canet Rock del 2014: puestos de compra de tickets enfrente de los de bebida y al lado de los de comida. ¿Qué supone eso? Que las colas de unos estands y de otros, se entrecruzaran, provocando confusiones entre colas. Además que las mesas para poder tomar algo de pie, estaban en medios de esas colas desestructuradas. Toda esa desorganización y falta de personal en el ámbito de la restauración, provocó que muchos espectadores llegaran con retraso en el patio de butacas, y se retrasara el concierto. Quería destacarlo ya que no me parece justo juzgar al artista, cuando no fue su culpa.

Anterior Terminator Génesis
Siguiente Trailers Comic Con 2015

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *