El Consejero, lo último de Ridley Scott

«La mejor película de Ridley Scott» anunciaba algún póster promocional de lo último del director: El Consejero. No suelo tener prejuicios cinematográficos, ni soy de aquellas personas que juzgan una película antes de verla, pero al leer esta afirmación tan rotunda no pude hacer otra cosa que reírme a carcajada limpia.

Que podría haber sido verdad, porqué no, pero hay que estar muy seguro para afirmar que la mejor película de Ridley Scott es El Consejero, teniendo en cuenta que el director es el padre de clásicos de la ciencia-ficción como Alien, el octavo pasajero, Blade Runner y otros como Thelma y Louise o Legend. He asistido a conferencias sobre Blade RunnerThelma y Louise ha aparecido en mis clases de guión, igual que Alien en las de producción, y Legend ha sido una de mis películas favoritas desde que tengo uso de razón. Y ahora viene la gran pregunta ¿En qué narices estaba pensando la persona que etiquetó El Consejero como la mejor película de Ridley Scott? ¿Sabe si quiera quién es Ridley Scott? ¿O simplemente ya no hay ningún tipo de regla o decoro a la hora de vender una película? Porque, amigos, que El Consejero sea simplemente una buena película es ser demasiado generoso. Todos los que conocen la filmografía del director saben que tiene grandísimas películas, como por ejemplo las comentadas anteriormente, y otras muy prescindibles, porque todo el mundo pasa por diferentes épocas en su vida profesional, y es así. Ridley Scott fue un director imprescindible en los años 80, quizá 90, pero lo que vino después ya es otra cosa (puede que esto sea un poco subjetivo). No estoy diciendo que no tenga ni puñetera idea de lo que hace, ni mucho menos, porque Ridley Scott es un grande, y yo le admiro, pero no puedo decir que El Consejero sea un film que pagaría por ver.

El Consejero Póster

El argumento
Un abogado/consejero, interpretado por Michael Fassbender, decide hacer negocios con gente relacionada con la droga para ganar más dinero del que gana siendo un tío legal. De este modo, Reiner (Javier Bardem) pasa a ser uno de sus clientes, del mismo modo que Westray (Brad Pitt), ambos gente con asuntos sucios entre manos. En medio de todo esto está Malkina (Cameron Diaz), una mujer excéntrica y misteriosa que tiene una relación extraña con Reiner. Bueno, todo el mundo se supone que es misterioso en la película. Ah sí, y Laura (Penélope Cruz) es la queridísima mujer del consejero.


PUBLICIDAD


Manifestación

Cameron y Pe

El elenco de actores no está mal, de hecho Michael Fassbender y Cameron Diaz se meten completamente en el papel y nos dan unos muy buenos personajes. Y Brad Pitt está genial, en su línea. Pero vergüenza me dan los dos «talentos nacionales» de la película. Bardem, que cada vez se parece más a Nicolas Cage, tanto en apariencia como en su gran talento interpretativo (sí, estoy siendo sarcástica). Y Penélope Cruz, que en total aparece unos diez minutos, cinco de los cuales son los primeros de la película, escena de cama, en la que te ves obligado a preguntarte ¿Porqué Penélope Cruz tiene tanto nombre? Eso sí, me dio una gran alegría ver aparecer esporádicamente a Dean Norris (mi queridísimo Hank, de Breaking Bad) y a Natalie Dormer (Margaery Tyrell de Juego de Tronos).

Brad Pitt

Bardem

En definitiva, El Consejero pretende crear una trama tan confusa que por momentos ella misma se hace la picha un lío, y en medio de todo eso incluye; violencia explícita en algún que otro momento, sexo no explícito (teniendo en cuenta a lo que están acostumbrados nuestros ojos de espectador), buenas interpretaciones con otras que dejan mucho que desear, algún que otro diálogo con trasfondo filosófico y una moraleja de las de siempre; la avaricia rompe el saco.

Más artículos
Mr. Robot: rebelión y paranoia