holi explosión de color

Holi. Barcelona de colores

Domingo 14 de abril, 10:45 de la mañana. Me dispongo a coger el metro en Sant Pau/Dos de maig, línea 5, donde había quedado con @Laüra. De pronto, aparece un vagón repleto de gente con ropa de un color blanco impoluto (no por mucho tiempo). Estaba a punto de vivir mi experiencia Holi.

holi explosión de color

El festival Holi es una fiesta de origen hindú con la que se celebran muchísimas cosas (motivos de religión, de fertilidad, etc), pero lo más común es que festeja la llegada de la primavera. El Holi ha sido siempre un gran atractivo turístico, por eso, desde hace unos años, se celebra por muchas ciudades de todo el mundo. La semana pasada le tocó a Barcelona.

El Holi del domingo 14, que se celebró en la Rambla del Carmel a las 11h de la mañana, fue organizado por Bollywood Sitare, un grupo de danza bollywood de Barcelona. En el evento hubo música hindú, bailes tradicionales y mucho, mucho color y buen rollo.


PUBLICIDAD


Laura y yo fuimos bien preparadas: tejanos de cuando teníamos 15 años, camiseta blanca, gafas de sol y muchas ganas de darlo todo. Cuando llegamos a la plaza ya estaba abarrotada de gente que empezaba a abrir sus bolsitas de polvos de colores y a tirárselos (y a tirárnoslos) por encima. Como llegamos justo a la hora de inicio del evento, llegamos tarde para comprar los polvos (oohh…), pero la gente que sí que los tenía solía compartir un montoncito con quien se lo pidiera, o bien te avisaban cuando iban a abrir una bolsa si estabas cerca. Todo el mundo estaba dispuesto a disfrutar muchísimo y a reírse los unos con los otros, se conocieran o no. Fue una experiencia muy bonita, sobretodo por ese espíritu alegre que invadía a todo el mundo. Además, el día de sol continuo acompañó a la celebración.

color rosa

cabeza

No obstante, creo que quien organizó el evento no llegó a imaginarse que acudiría tanta gente, porque llegando al final de la fiesta, y viendo que la aglomeración de personas empezaba a ser peligrosa, trasladaron la fiesta a otra plaza, anunciando algo así como “seguid a los tambores”. Nosotras no fuimos hasta allí, ya habíamos disfrutado mucho. Además, cuando la mitad de la gente se fue, aún siguió la fiesta de los que allí se quedaron, que tenían más polvos de colores y agua tintada (esta última se dio al final del evento, sobretodo).

Y, aunque parezca obvio, nadie había pensado en la vuelta a casa. Y ahí estaba yo, con toda la cara como un cuadro de Miró, sentadita en un asiento del tren, soportando unos larguísimos 40 minutos de miradas y risitas.

Para los que no hayáis podido asistir este pasado fin de semana, está previsto otro festival Holi (creo que este será incluso más grande) para el verano 2013. ¡Aquí os dejo la web! Yo si puedo, repetiré. www.holione.com

PD: ¡Gracias a Marta Jarpa por hacer estas increíbles fotografías del evento!


PUBLICIDAD


Más artículos
Mercadillos vintage y de segunda mano este marzo 2015