La Noche de los Museos


Hay muchas posibilidades para disfrutar de la cultura cuando sale la luna. Siempre tendremos la posibilidad de ir al cine, al teatro, a escuchar buena música y a mover el esqueleto. Pero una oferta nocturna que se presenta muy poco durante el año es la de pasearse por los museos y contemplar una gran variedad de obras de arte.

Publicidad

Cada ciudad tiene un arte especial y atractivo que es digno de contemplar. El simple hecho de ver los cuadros y esculturas por la noche parece como si tuviéramos una sensación diferente que nos permite apreciar el arte a otro nivel. Hace unas semanas tuvimos la oportunidad de asistir a los museos por la noche y de forma gratuita, una iniciativa que, en mi opinión, se debería repetir al menos una vez al mes.

Algunos de los miembros de Silence fuimos a disfrutar del arte por la noche al MNAC (Museo Nacional de Arte de Cataluña) y resultó ser una gran experiencia. Os podríamos explicar muchas cosas, pero si algo tenemos en Silence es que nos gusta que nuestros lectores expongan sus opiniones. Os dejamos la valoración y experiencia de una de nuestras lectoras, CrisCosmik (Narda Rincón), de Barcelona muy fan del arte en general.

Noche de los museos.

La Noche de los Museos es una iniciativa del Consejo de Europa que según ellos es para sensibilizar al público acerca del papel de los museos en la transformación de la sociedad. Pero el objetivo real de esta convocatoria es el de permitir a los ciudadanos de las distintas ciudades europeas disfrutar de museos públicos y privados en medio del ambiente nocturno, lleno de magia y misterio.

Publicidad

Se escuchan reproches de mucha gente que se queja de la cola que hay esa noche para entrar a cualquier museo. Y es cierto, las colas han sido considerables y más si tenemos en cuenta de que podemos ir todos los domingos después de las 15h sin paga un duro. Lo que realmente sucede es que lo gratis es lo menos importante de la noche. Lo realmente especial y mágico es la democratización del arte.

Y es que esa noche, el pasado 18 de mayo, pudimos ver a la típica gente repelente del mundillo del arte junto a personas que no habían pisado uno antes, que no se habían percatado de la supuesta misoginia de Picasso ni habían sido antes absorbidas por la hierática mirada del Pantocrator de San Clemente de Tahull (foto).

La Fundació Miró, por ejemplo, exhibió una compleja muestra de los elementos del cine que en los años 70 renovaron los modelos de la narrativa cinematográfica. En el Museu Europeu d’Art Modern  aparte de la deliciosa exposición de ‘Un siglo de escultura catalana’ donde la figuración de la escultura era la protagonista, también nos pudimos deleitar con las el concierto de blues de la mano de Tandem.

Lo mejor de la noche, sin lugar a dudas, ha sido ver las salas de exposición llenas de gente con hambre de arte.

 

Anterior Weekend Music #WM @bernardamus
Siguiente Entrevista con Moments Till Fall

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *