Offsidefest. Que (se) ruede el balón

El fútbol es el opio del pueblo. O eso dicen. ¿Cuántas blasfemias habremos oído los amantes de este deporte? ¿Cuántas veces hemos tolerado que nuestro juego favorito desvíe la atención de los verdaderos problemas? No lo sé, nunca he llevado la cuenta de ese marcador.

Pero guste o no, el fútbol es parte de nuestra cultura y, como tal, también ha servido para explicar cuestiones políticas, denunciar injusticias sociales o situar en el mapa conflictos que el mundo no habría conocido de otra forma.

Aquí es donde calienta, se quita el chándal y entra en juego Offsidefest, el Festival Internacional de Cine Documental de Fútbol de Barcelona. Del 12 al 15 de marzo, la Antigua Fábrica Estrella Damm acoge una muestra de relatos que van más allá del terreno de juego. Historias que hablan sobre…


PUBLICIDAD


Democracia em preto e branco (Pedro Asbeg)

Cambios de orientación. En este caso el cambio social que vivió Brasil en la década de los 70 y que el Corinthians de Sócrates decidió abanderar. Una implicación que es prácticamente imposible de ver en el fútbol actual, a excepción de iniciativas aisladas que practican algunos equipos como el Rayo Vallecano.

Eighteam (Juan Rodriguez-Briso)

Remontar las situaciones más adversas. Allá por 1988, la selección de Zambia destinaba todos sus esfuerzos a clasificarse para los Juegos Olímpicos, cuando un trágico accidente de avión acabó con la vida de 18 de sus jugadores. El caprichoso destino y la voluntad sobrehumana de un equipo hicieron que, 18 años después, Zambia se convirtiera en campeón de África por primera vez en su historia.

Mundial. The Highest Stakes (Michal Bielawski)

Cómo driblar a la realidad. A principios de la década de los ochenta, la situación de social y política de Polonia estaba teñida de gris, sin embargo, con la llegada del Mundial ´82, los habitantes del país encontraron una reconfortante forma de evasión en sus televisores de color.

Sons of Ben (Jeffrey C. Bell)

Crear un equipo en volandas. Si la desaparición de un club es todo un drama para los aficionados que la viven, no me imagino el subidón que debe suponer animar a un equipo que no existe y verlo nacer después. ¿Que lo normal es que una entidad se forme antes que su afición? Efectivamente. Por eso es tan especial la historia del Philadelphia Union.

Vi är bäst andå (Andreas Bjunér)

Jugar fuera o en casa. Hace tiempo que el Hammarby, un equipo humilde de la segunda división sueca, está sumido en una dinámica negativa. No me refiero a una simple racha de resultados, sino a algo tan profundo y difícil de paliar como lo es una crisis de identidad. Y más cuando estás a poco de abandonar tu estadio y compartir feudo con tu eterno rival.


PUBLICIDAD


We must go (Dave LaMattina & Chad N. Waker)

Juntar las líneas y formar un solo bloque. Desde que naciera el movimiento que conocemos como la Primavera Árabe, Egipto es un país que vive momentos muy delicados. Resulta curioso que “el opio del pueblo” sea uno de los pocos elementos capaces de poner de acuerdo a una nación tan dividida.

El partido no acaba aquí. Offsidefest juega la prórroga con la sección “Fora de joc” y la tanda de penaltis con “Passada en Curt” (vale ya de analogías futbolísticas). Además, el domingo, día del fútbol por excelencia, se proyectará una selección de piezas del programa Informe Robinson.

Si eres de aquellos a los que les gusta combinar deporte y cultura como si fueran kikos y cerveza, este festival reúne todo los requisitos para que devores cuatro días del mejor cine documental.

¡Ah! Aquí no tendrás que colar alcohol como en los estadios. Te recordamos, por si con el tema del fútbol se te había olvidado, que Offsidefest se celebra en la Antigua Fábrica Estrella Damm. ¡Que (se) ruede el balón!

 

Artículo escrito por Aitor Ormaetxea.

Más artículos
Quiniela de Los Premios Oscar 2018