in

‘Proyecto Rampage’, The Rock vs Los Monstruos

El director Brad Peyton vuelve a contar con su musa particular, Dwayne Johnson, antes conocido como “The Rock”, para protagonizar su nueva película. Nada más y nada menos que la adaptación del clásico videojuego de la década de los ochenta con el mismo título, Rampage. Este es el tercer trabajo en común entre ambos, después de la divertida Viaje al Centro de la Tierra 2: La Isla Misteriosa (2012) y las catástrofes de San Andrés (2015), que a pesar de su nombre, nada tenía que ver con el también conocido videojuego de la saga GTA.

Publicidad

¿De qué va Proyecto Rampage?

En el videojuego original nos poníamos en la piel de George, un gigantesco gorila; Ralph, un enorme lobo; o Lizzie, un cocodrilo de lo más monstruoso, con el fin de arrasar todos los edificios de la ciudad, devorando y destruyendo todo lo que se encuentre en nuestro camino. Pero en la película, el primatólogo Davis Okoye, interpretado por Johnson, tendrá que convertirse en improvisado héroe para detener la catástrofe provocada por los tres monstruos a causa de un experimento genético de terribles consecuencias.

Como podéis ver las similitudes entre la obra de Midway y Warner Bros son varias, aunque, lógicamente, se han cambiado algunos factores para la adaptación cinematográfica.

Mientras que en la trama original, eran humanos los que se convertían en animales, esta vez son los mismos animales los que sufren las alteraciones genéticas, algo que suponemos facilita su desarrollo y evita la empatía que se pudiera despertar en el espectador. Ni tampoco veremos a los monstruos encoger ante la falta de “vitamina”, aunque si tendrá otras consecuencias para los mismos.

El reparto de Proyecto Rampage

En cuanto a sus protagonistas humanos poco podemos decir ya que no hayamos dicho antes de Dwayne Johnson. Nos encontramos ante un producto creado para el lucimiento personal del actor, con todos sus clichés y situaciones que ya hemos visto en papeles anteriores. Algo que se convertirá en bueno o malo dependiendo de cada espectador, aunque es innegable el carisma que destila el bueno de “The Rock”, creando una relación muy especial y de lo más humana con su inseparable George, al más puro estilo El Origen del Planeta de los Simios (Rupert Wyatt, 2011), y situándose en el centro de la lucha entre animales mastodónticos. Compro.

Publicidad

A su lado encontraremos a la actriz Naomie Harris en el rol femenino, antigua trabajadora de la empresa culpable del desastre, y compañera de viaje inesperada para nuestro protagonista, con un resultado bastante discreto.

Así mismo, Jeffrey Dean Morgan, al que la mayoría de vosotros conoceréis por su papel como Negan en la serie de televisión The Walking Dead, resulta bastante desaprovechado a pesar de su arco argumental que le permite cierta y recurrente transformación. No se le puede exigir demasiado más a los personajes de un producto de estas características, pero los villanos podrían haber estado mínimamente a la altura.

Equipo técnico

La dirección de Brad Peyton es de lo más convincente, sirviéndose de una buena dosis de CGI para representar en pantalla una orgia de grandes catástrofes, destrucción y, sobretodo, monstruos gigantes, para el disfrute del espectador y el consumo compulsivo de refrescos y palomitas.

Las escenas de acción cumplen a la perfección, y el desarrollo de la historia, con sus toques de comedia y aventura, dan el pego y funcionan de forma más que notable.

Eso sí, como es lógico, tendremos que esperar hasta el último acto para disfrutar de la verdadera razón que nos ha llevado a todos a ocupar nuestra butaca, con lo que puede que para los más exigentes el único interés de la película se demore demasiado hasta su aparición.

En conclusión…

Obviamente Proyecto Rampage no va a reinventar el género Monster Movies, pero os puedo asegurar que si disfrutáis de él, y especialmente, si sois fans de Dwayne Johnson, os lo vais a pasar en grande. Y si os he de ser sincero, esperaba bastante menos de la adaptación de un videojuego como el que nos ocupa, pero el resultado es una película honesta y divertida.

Que nadie espere mucho más, ni mucho menos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

‘Un lugar tranquilo’, una experiencia agónica

Incubus anuncia concierto en Madrid y Barcelona en agosto