Finiquitada segunda temporada de Silicon Valley


Por segunda vez decimos adiós a los geeks de Silicon Valley, la sitcom de la HBO que nos acerca a la vida de los programadores y emprendedores que son, a la vez, unos losers que no veas. En Silence les dedicamos un artículo de presentación cuando terminaron su primera temporada, que puedes leer AQUÍ. Si ya has visto la segunda, adéntrate con nosotros en este artículo. Pero antes de lanzar spoilers como dagas voladoras, quiero deciros qué cosas buenas tiene la serie, sabiendo ahora cómo ha evolucionado en su segunda temporada:

1. Nos enseña cuán competitivo es su mundo, pero Silicon Valley deja de ser ese paraíso tecnológico que nos habíamos imaginado, ya que nos lo cuentan de un modo muy mundano.

2. Si en un capítulo entiendes todo lo que dicen cuando hablan de apps, servidores y interfaces, te sentirás muy inteligente. Si no lo entiendes, es normal.

silicon valley gilfoyle3. Vas a empatizar con los protagonistas e incluso puede que sientas lástima por ellos, pues son todos unos antihéroes que rompen con el estereotipo de “tiburón empresario”. Además todos los personajes aportan algo diferente, sin dejar de ser “esos gafotas de ciencias“.

4. Todo lo abarcan desde un humor muy bien trabajado e irónico, mezclando lo inteligente con lo tonto y absurdo.

Silicon Valley temporada 15. Tiene escenas rematadamente perfectas.

6. Supera con creces a otras series de “geeks” como The Big Bang Theory o Los Informáticos (no digo que éstas sean malas, digo que Silicon Valley va un pasó más allá).

7. Saben sacarle punta a lo políticamente incorrecto.

elrich silicon valley8. Tiene un guión muy bien parido que nos sorprende siempre y nos pilla desprevenidos.

9. Se ríen hasta de su madre.

dinesh silicon valley10. Es de la HBO. Y no tengo más que añadir en este punto.

Ahora sí, hablemos de esta segunda temporada.

¡ALERTA SPOILER!

¿Qué es más difícil; llegar a la cima o sobrevivir allí arriba? En la primera temporada Richard, Gilfoyle, Dinesh y, bueno va, también Erlich, trataron de ser escuchados, de darle a la idea germinal de Pied Piper una oportunidad en el mundo de los gigantes empresariales de Silicon Valley. Consiguen partir la pana en TechCrunch y tienen un acuerdo bastante bueno y prometedor con Peter Gregory, el multimillonario que les da dinero para que monten su propia empresa. Camino de rositas (casi) hasta que lo peor sucede; Peter Gregory fallece. Y eso deja al equipo Pied Piper en bragas y flotando en el espacio de la incertidumbre cuando, para más inri, Hooli les demanda por haberles robado la idea de Pied Piper a ellos (que tienen su producto llamado Nexus, que es competencia directa de Pied Piper). Con esta demanda ahora lo tienen muy jodido para que alguien se arriesgue a financiar su proyecto. Y aquí es donde empieza la fiesta en esta segunda temporada.

silicon valley gavin

Os quiero recordar un final de capítulo que fue para mí magistral y sencillo. Gavin Belson le propone a Richard unirse a Hooli y dejar de luchar contra la marea. Cuando el capítulo está a punto de terminar y Richard va a darle una respuesta a Gavin, un grupo de mejicanos del restaurante en el que están empiezan a tocar y cantar muy alto, sin dejar que éste pueda decir lo que ha decidido. Los guionistas se ríen de las estrategias de guión para crear expectativas, y es hilarante. Detallitos que hacen de una serie buena, una serie mejor. Pero sigamos.
En la primera temporada la mayor piedra en el camino de Pied Piper eran ellos mismos (los componentes) y Hooli, pero en esta segunda entrega muchos otros factores entran en el juego. Tenemos a Gavin y su Nexus, por su puesto, y tenemos también las disputas internas. Pero más allá de esto, ahora que Pied Piper tiene más potencial se le han presentado más complicaciones (un gran poder conlleva una gran responsabilidad ¿No?), que empiezan por el inepto e insoportable pero forrado de pasta Russ Hanneman y terminan por empresas que quieren robarle el logaritmo. Y no olvidemos otros posibles compañeros de negocios que no dudan en hacerles la púa en cuanto los de Pied Piper se dan la vuelta. Mi “mal acuerdo” favorito es el que los chicos hacen con Double-A, el dueño de la bebida energética que tiene como imagen a un tonto subido en una moto. Recordemos la escena en la que Dinesh y Gilfoyle no saben si decirle al tipo de la moto que se ha equivocado con los cálculos de su salto.
silicon valley

Pero cositas a parte, el gran enemigo de Pied Piper es Hooli, y por eso el último capítulo se centra en el juicio por la denuncia que éstos pusieron a los chicos de Pied Piper. Podría haber pasado cualquier cosa, porque Silicon Valley es eso, sorpresas en las tramas. Pero finalmente Gavin pierde el juicio y Pied Piper sigue en manos de sus creadores. Magnífica manera absurda y efectiva de mantener la tensión cuando Richard no puede contactar con los suyos para decirles que no borren todo el trabajo.

Y, cómo no, nos han dejado una zanahoria (en guión es algo que nos hace correr tras la trama, un punto de interés) para la siguiente temporada; Richard es expulsado de su propio proyecto después de que los “jefazos inversores” se reúnan. ¿Por qué? ¿Quedará así la cosa? No lo creo. Pasará algo, no os preocupéis. Pero bueno, es cierto que, de todos los personajes que componen el equipo, Richard es el que menos interés tiene. Nos hace empatizar con él por lo perdedor que es, y lo penoso que resulta la mayoría de las veces que tiene que interactuar con otros. Porque es al que más grande le va su propio triunfo, y el que más dudas tiene. Es muchas veces insoportable y lo único que nos da a cambio es haber tenido la gran idea de Pied Piper. Pero pensad en Dinesh, Gilfoyle o incluso Jared (que para mí a ganado mucho esta temporada); tienen más personalidad que él. Jared, como decía, se ha vuelto un loco excéntrico del que todos los demás se burlan. Pero es tan inocente y tan bueno, que le da lo mismo o lo que es peor, no se entera de la misa la mitad.

silicon valley personajes

Sea como sea, Pied Piper ha conseguido triunfar esta temporada con el vídeo del huevo en el nido, que se convirtió finalmente en un casi “muerte en directo” en el que un hombre se bebe su propia orina. Después de las toneladas de porno que eliminaron de Internet, esto no está nada mal. ¿Qué será lo próximo? La verdad, me espero cualquier cosa. Y seguramente lo que sea que vaya a pasar no me lo esperaré. Clásico Silicon Valley.

Anterior Jurassic World: esta vez sí han reparado en gastos
Siguiente Rayden, está en alma y hueso

1 Comentario

  1. Sara
    10 julio, 2015
    Responder

    Silicon Valley me ha fascinado, al fin voltean a ver nuevas series con temáticas super actuales, como siempre no me sorprende que sea HBO la que demuestre que todavía pueden hacerse buenas series, es genial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *