Sister Act en Barcelona, el musical con la gracia de Dios


sister act

Casualmente se me ocurre ir a ver Sister Act, el musical en plena entrada de Semana Santa, no por nada, sólo porque hablaban muy bien de él y hacía tiempo que tenía ganas de verlo. Seguro que muchos recordamos una película cómica de hace años en que Whoopi Goldberg interpretaba a  Deloris Van Cartier, una mujer que escapaba de su novio mafioso al que había visto cometer un asesinato. Tras esto, se refugiaba en un convento, un lugar muy distinto a su manera de ser, donde se encargaría de enseñar a cantar a las monjas para que pudiesen parar la venta de la parroquia.

Publicidad

Pues esta disparatada historia llegó como musical a nuestro país el pasado 24 de octubre al Teatro Tívoli de Barcelona y piensa quedarse hasta el próximo 26 de abril. No me voy a permitir el hacer más juegos de palabras fáciles con la religión a lo “un musical divino». Tienen razón, el show en líneas generales impresiona.

Siempre es una gran responsabilidad el gustar al público, pero es mucha más responsabilidad  el sorprender a un público que ya viene con la trama sabida. Y Sister Act lo consigue por sus detalles. Ya el primer momento, la aparición de Deloris Van Cartier cantando en un antro de Philadelphia al más puro estilo The Supremes, deslumbra con un glamur y una perfecta puesta en escena natural de los musicales de Broadway. Un golpe de colores brillantes, luces, movimientos llenos de fuerza que indican lo que serían las siguientes dos horas.

sister act el musical teatro tívoli barcelona
Algunos de los 28 actores de «Sister Act, el musical»

Múltiples e impecables vestuarios, decorados cuidados a pesar del espacio, un reparto de 28 actores, 8 músicos en vivo, un equipo de hasta 80 profesionales de gran prestigio, humor pícaro, coreografías perfectamente realizadas y mucha energía. Esas, brevemente, son las grandes cualidades de este show. No se podía esperar algo menos de una superproducción  apoyada directamente por Whoopi Goldberg, El Terrat y Stage Entertainment España, compañía encargada de otros indudables éxitos como El Rey León, Los miserables o Cats.

Los currículums de Sister Act

«Estás bien, te mueves bien y cantas bien» dice el delincuente de Curtis a su amante, Deloris, en un inicio. Una gran verdad, ya que sus canciones han sido compuestas por el 8 veces oscarizado Alan Menken, compositor de las bandas sonoras  de películas tan conocidas como «La bella y la bestia», «Aladín», «La sirenita», «Pocahontas» y «Rocky V», entre otras, e interpretadas por múltiples cantantes de gran talento vocal, dirigidos por Arnau Vilà, conocido productor musical que ha trabajado en televisión para talent shows como Tu Cara Me Suena, Operación Triunfo o Número 1.

Publicidad

Cuando salí del Tívoli no paré de tararear mentalmente algunas de estas canciones, alguna sigue volviendo mientras escribo y quizás la siga recordando en unos días. Un ejemplo de la música desenfadada, con toques de soul, góspel y disco de esta obra es el tema «Llévame al cielo». Por otra parte, las coreografías, perfectamente llevadas a cabo -y con el añadido de lo chocante y cómico que es ver a 15 monjas bailar con unos atuendos muy atípicos- son obra de otro reconocido profesional de la escena, Anthony Van Laast, responsable de los bailes de Mamma Mia!, Jesucristo Superstar o Harry Potter.

Pero no todo queda en el impacto visual y musical. Otro gran valor añadido es la interpretación y el libreto con el que cuenta Sister Act. Entre el elenco -en general bastante bueno- cabe destacar en primer lugar a la joven Mireia Mambo Bokele, en el papel protagonista de Deloris Van Cartier. Mis felicitaciones a esta chica, que interpreta a una diva de una manera formidable. Enérgica, divertida, ofrece mucho talento y buen rollo. Consideraciones especiales también a los consagrados actores Àngels Gonyalons Fermí Reixach, en los papeles  de madre superiora y monseñor, así como a Gara Roda, la jovencísima y dulce novícia María Roberta. Finalmente, la sorpresa con una irreconocible Silvia Abril en el papel de una divertida hermana María Lázaro.

En cuánto al libreto de Sister Act, que en su versión original ya contaba con destacables puntos cómicos, ha sido adaptado por Xavier Cassadó de la productora El Terrat, con lo que esto implica por ser un referente en el ámbito humorístico catalán.  Te ríes durante toda la obra con puntos, que, a pesar de que la acción se desarrolla en territorio yanki, no dejan de apuntar a actualidad o a cuestiones populares de nuestro país.

Sin embargo, como algunos apuntes negativos, aunque no muy graves, comentar que hubieron algunos casos muy puntuales de sobreactuación y que la segunda parte se alargó un poco y fue algo edulcorada al ahondar en el sentimentalismo entre Deloris y el jefe de policia, o entre la misma y su nueva «família», pero que irremediablemente se debía dar al ser una adaptación, así que nada.

En resumen, Sister Act es un espectáculo muy recomendable que cumple el objetivo de mantener la esencia de la película, pero con independencia para ganarse al público por sí mismo. Se crea o no se crea, se sea de la religión que se sea, este musical es digno de ver.

Anterior Podcast de Series: Girls vs. Broad City
Siguiente Focus, una estafa en todos los sentidos

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *