The Hotelier, una propuesta de post-hardcore melódico

hotelier_2014_3

La trayectoria de The Hotelier es un excelente caso de éxito del caos del crecimiento creativo y la necesidad de un cambio positivo. Este grupo empezó como «The Hotel Year» en 2011 y ahora han lanzado un nuevo álbum «Home, Like Noplace Is There» con su nuevo nombre. Su nuevo disco es más «oscuro» e intenta concienciar a los jóvenes de la sociedad en qué vivimos. Han pasado de ser un grupo pop-punk a inclinarse más por el post-hardcore socio-político. Es un disco que representa una reinvención personal y creativa, muy poco frecuente en su género, y con solo escucharlo una vez (o dos) podrás entender porqué supera las fronteras del indie/punk del momento.

Podéis escuchar el primer álbum «It Never Goes Out» aquí:


PUBLICIDAD


El nuevo disco Home, Like Noplace Is There empieza con «An Introduction to the Record» que recuerda a la intro de Saves The Day (uno de los primeros grupos emo) «Stay What You Are» y sigue con una canción más popera y optimista «The Scope of all this Rebuilding«; como si nos quisieran introducir al cambio que han hecho. Sin embargo, algunos de los momentos más convincentes del disco aparecen cuando nos los imaginamos mostrando los dientes y siendo un poco más agresivos con la música. Por ejemplo, en «Life in Drag» nos tocan una canción más screamo con un ritmo frenético y una guitarra que recuerda al grupo de música Majority Rule.

the-hotelier

Aún así, casi todo el álbum contiene canciones que equilibran un pop accesible con un trasfondo más oscuro. Hay un tema recurrente en las letras de las canciones que trata sobre la lucha y tensión de la muerte y el renacimiento (de forma literal y metafórica) y la distancia que existe entre las expectativas y la realidad. El vocalista y bajista Christian Holden también trata temas sobre enfermedades mentales en «Discomfort Revisited», mortalidad en «Your Deep Rest» y cuestiona los roles de los géneros en «Life in Drag». En algunos momentos parece que esté escupiendo las letras porque quiere contarnos todo lo que está pensando y sintiendo en este mismo momento.

Lo bueno de Home, Like Noplace Is There, no es el hecho que estén todas las canciones ligadas o melódicamente pegadizas, sino la manera en qué captura perfectamente la desesperación incómoda de crecer en un ambiente y con circunstancias difíciles. Esto no lo vemos únicamente en las letras, sino también en como fuerzan los instrumentos. Cuando el vocalista canta «Tell me again it’s all in my head” al final de «Dendron» y oímos la batería golpear de esa manera, podemos nota todo el peso de su ansiedad.

Este último álbum de The Hotelier es todo un logro de un grupo que podría haber desaparecido con las exigencias de una discográfica. Pero han conseguido reinventarse y convertirse en algo mucho más interesante. ¡La discográfica independiente Tiny Engines hizo muy bien en fichar a estos chicos! Y vosotros también deberíais echarles un vistazo:


PUBLICIDAD


Más artículos
«El Efecto», ¿Cómo saber qué es real?