Wicked


wicked-london

La Navidad ya pasó y la siguiente parada es año nuevo. Seguro que muchos de vosotros pasáis estas fiestas acompañados de la familia y amigos alrededor de una mesa llena de comida. Otros aprovecháis estas fiestas para viajar y hacer un poco de turismo Navideño. Ese ha sido mi caso este año, y decidí viajar nada menos que a Londres para pasar parte de unas merecidas vacaciones. A pesar de que es un destino muy turístico y seguro que el 90% de vosotros lo ha visitado, yo todavía no había tenido ocasión para explorar la capital inglesa. Los que me conocen saben bien que no dejo escapar ni una oportunidad para disfrutar de la cultura, ya sea en museos, conciertos, exposiciones, teatros, etc. Pues ya puedo decir con orgullo y satisfacción que me he quitado una espina que tenía clavada desde hace mucho tiempo y he podido disfrutar de un musical en Londres. Nada más ni nada menos que Wicked, la historia del origen de las brujas de Oz.

Todo el mundo me hablaba genial de Wicked. Es una historia muy entretenida, la música es genial, la puesta en escena impresionante, los actores muy muy profesionales, etc. No tenía ni idea de qué trataba la historia y ya os digo que todos los adjetivos anteriores se quedan muy cortos. Nunca un musical me había dejado tan impresionado.

Espero y deseo que al menos os suene la historia del Mago de Oz. Pues bien, Wicked nos explica cómo se conocieron las brujas Elphaba y Glinda mucho antes de que se desarrollen los hechos de la historia del Mago de Oz. No quiero desvelar muchos detalles de la trama, pero en resumen diré que: Elphaba es la hija del Gobernador que nace de color verde por culpa de una bebida misteriosa que se bebió su madre cuando estaba embarazada. El color de su piel hace que la sociedad la rechace y la margine. Por otra parte, Glinda es una chica rubia un tanto pija que es la reina del baile de allá a donde va. Las dos coincidirán en una escuela de magia donde su relación será un poco complicada. A partir de aquí se crearán los cimientos de una relación un tanto extraña de la que dependerá el futuro de la tierra de Oz.

wicked

El primer impacto que te llevas nada más entrar en el teatro Apollo Victoria de Londres es el escenario. Un mapa gigantesco te muestra todo la tierra de Oz, destacando en el centro la deslumbrante Ciudad Esmeralda. En la parte superior una gigantesca criatura alada que está presente durante toda la función y a los lados unas estructuras metálicas en forma de torres que sirven de escaleras, balcones, etc.

escenario

Cuando se levanta el telón, el escenario es un baile de módulos que rápidamente preparan el contexto para la siguiente escena. Todo es muy fluido sin parecer extraño ni agresivo. Siempre al compas de la música.

A nivel musical, hay que decir que las partituras están muy bien escritas. Todas y cada una de las canciones se ajustan a los personajes dejando fluir la historia de una forma extraordinaria que sencillamente te hace formar parte de ella. Si el material es bueno, ya no os digo lo que pasa cuando los actores lo interpretan. Creo que es el musical donde he visto el nivel más alto de interpretación y voz. Quedaos con este nombre: Jennifer DiNoia, una bruja americana que vive en Londres y que hechiza a todos los espectadores de Wicked. Esta actriz sencillamente tiene una voz increíble que además controla a la perfección. Con cada canción conseguía poner en pié al público y hacerlo aplaudir hasta cansarse. No es magia, es una técnica perfecta. Escuchad el siguiente audio a partir del minuto 2:00.

Podría estar horas hablando de esta experiencia que seguro volveré a revivir, pero os recomiendo que la viváis vosotros por vuestra cuenta. En estos casos contra menos información tengáis antes de ver el espectáculo, mucho mejor. Os he dado unas pinceladas, pero la experiencia vale mucho la pena. Así que ya sabéis, si por casualidades de la vida visitáis Londres, dejaros hechizar por el encanto de las dos brujas de Oz.

Anterior Las mejores películas de terror del 2014
Siguiente Los 15 Artículos Más Leídos de Silenzine en 2014

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *