‘Making a Murderer’, una nueva serie documental de Netflix

making-a-murderer-banner

‘Making a murderer’ es un documental de 10 capítulos que ha hecho mucho ruido en Estados Unidos. Tanto, que muchos estadounidenses cuestionan el sistema judicial que tienen en su país. La serie trata sobre un tema que se ha tratado en muchas películas y se ha visto mucho en las noticias, pero a diferencia de los demás, esta serie ha conseguido indignar a muchos de sus espectadores.

La Historia

Making a Murderer se centra en la desgarradora historia de Steven Avery, un ciudadano «normal» de Estados Unidos que fue acusado y culpado por violar a una mujer. A pesar de la falta de pruebas y sus coartadas, fue condenado y estuvo en prisión durante 18 años. Solo consiguió salir porque su familia no se rindió y la tecnología avanzó para poder demostrar que el ADN que encontraron no era de él. Después de su liberación, presentó una demanda millonaria ($36m) al estado por haberlo tenido encerrado durante tantos años por un crimen que nunca cometió. Y lo peor, dejar en evidencia a su prima y los policías corruptos de Manitowoc (Winconsin) que hicieron todo lo que pudieron para encarcelarlo.

steven-avery-acusado

Pero la historia no acaba ahí. Poco después de haber salido fue acusado por haber cometido otro horrible crimen: asesinato de Teresa Halbach.


PUBLICIDAD


El documental intenta ser objetivo y los espectadores actuamos un poco como detectives al analizar todos los detalles que van saliendo a la luz del caso. Empieza la serie dando detalles sobre la primera acusación pero sobre todo se centra en la segunda investigación de Steven Avery hasta lo que ocurrió después del juicio. No hay escenas recreadas, pero nos ayudan recrearlas nosotros mismos con imágenes, recopilaciones de material de archivo, grabaciones telefónicas y entrevistas con personas más cercanas al caso. La serie nos hace reflexionar sobre el poder que tienen realmente los policías y lo «fácil» que es manipular pruebas y extorsionar a testigos.

La historia da tantas vueltas que si no fuera porque fue noticia en varios periódicos de Estados Unidos, pensarías que es una serie de ficción.

De dónde salió la idea

Laura Ricciardi y Moira Demos se enteraron sobre el caso de Steven Avery cuando apareció en la primera página del New York Times en Noviembre de 2005. Por aquel entonces estaban estudiando Cine en la Universidad de Columbia. El artículo hablaba sobre las consecuencias que estaba teniendo la asociación Wisconsin Innocence Project por haber ayudado a liberar a Steven. Pero si leías entre líneas, podías ver que el conflicto estaba entre el condado de Wisconsin y Steven.

Ricciardi llamó a la oficina del secretario del condado de Manitowoc y le dijeron que los periodistas tenían acceso a vídeos del juicio. Las dos se fueron a Wisconsin para asistir a la audiencia preliminar de Avery por el segundo caso al que estaba acusado (que se ve al principio del tercer capítulo de Making a Murderer). En Febrero de 2006,  estaban preparándose para volver a Nueva York porque les habían dicho que el juicio no se llevaría acabo hasta Septiembre pero poco después les dijeron que el departamento policial iba a hacer una rueda de prensa.

creadoras-making-a-murderer

No entendían por qué iban a hacer una rueda de prensa si no habían hecho una en tres meses y medio. Fue el día que anunciaron el nombre de Brandan Dassey, otro sospechoso al segundo caso que había sido acusado Steven Avery. Nadie se lo esperaba y en ese momento fue cuando las cineastas decidieron mudarse a Wisconsin y centrarse plenamente en la serie documental. Así, no solo podrían asistir a todos los juicios y documentarlos, sino que también podrían entrevistar a la gente cercana al caso e indagar en todos los archivos del caso.


PUBLICIDAD


WARNING: SPOILERS

La nueva condena

Es un documental duro y te hace perder la fe que tengas en la humanidad porque ves como el país más poderoso del mundo (y se supone que más libre) tiene un sistema judicial que puede aplastar a cualquiera sin tener suficientes pruebas. No es algo de las películas, sino que realmente ocurre en la vida real. Al salir de la prisión, Steven Avery denunció al Estado y contaba con apoyo social y mediático. El pobre hombre había estado encerrado durante 18 años en la cárcel porque su prima lo odiaba y consiguió convencer a su marido, que trabajaba en el departamento policial, de manipular las pruebas y culparlo de una violación que había ocurrido por la zona. Por fin iba a tener justicia. Además, durante la misma época, se divorció de su esposa y se vio separado de sus 5 hijos. Era un nuevo comienzo para Steven.

Pero no; pocos días después de las primeras audiencias de su demanda contra el Estado, Avery fue acusado del asesinato de Teresa Halbach, una joven fotógrafa. Fue el principal sospechoso en todo momento y el único investigado. A partir de ese momento, todo se volvió en su contra y la poca buena reputación que había recuperado se esfumó. Para más inri,unos meses después acusaron a su sobrino, Brendan Dassey, de haber sido cómplice del homicidio. En realidad era el principio del final de la familia Avery.

brandan-steven-avery

El documental nos cuenta detalles sobre la investigación policial y la familia Avery y nos enseña imágenes reales del juicio, la familia de los Halbach, los abogados de ambas partes y los «personajes» que formaron parte del primer caso y que estuvieron sospechosamente demasiado cerca a este caso.

La respuesta a ‘Making a Murderer’

Las creadoras han intentado exponer los dos lados de la historia, pero se les ha acusado de haber sido parcial y de mostrar una versión demasiado inocente de los Avery. Por ello, no es de extrañar que el documental haya revolucionado las redes sociales:

Recogida de firmas

Casi dos semanas después de estrenar la serie, los espectadores han creado una petición para recoger firmas para pedir al presidente de Estados Unidos la exoneración de Steven Avery y Brandan Dassey. Ya han conseguido 397.998 firmas pero desafortunadamente, Obama ya les ha contestado diciendo que no puede hacer nada sobre el tema porque no es un caso federal.

También se ha creado la página web Free Steven Avery para dar más detalles sobre el caso y explicar como la gente puede colaborar para ayudarlo.

Los medios y Anonymous

Cientos de medios han hablado de esta serie en sus páginas webs, blogs y periódicos. Han conseguido declaraciones de algunos de los implicados, escrito teorías sobre el caso y sobre todo, han llamado la atención de Anonymous, que ha declarado que tienen pruebas de los agentes que supuestamente plantaron las pruebas para manipular el caso y así, culpar a Steven Avery.

Los espectadores en Reddit

Los espectadores tampoco se han quedado tranquilos y también están intentando resolver el caso en varios foros, el más destacado es el subreddit /MakingaMurderer.

¿Vale la pena ver Making a Murderer?

Sí. Sobre todo si te gustan las películas o series de crímenes e investigación policial y las teorías conspirativas. Los críticos del cine han valorado muy positivamente la serie. De hecho, algunos dicen que es la mejor producción de Netflix hasta ahora.

steven-avery-garaje

A algunos les puede resultar lenta, pero a la mayoría ve con muy buenos ojos la serie por su naturaleza adictiva y todos los giros inesperados a pesar de ser una historia real.

Tráiler

Si os ha gustado, os recomendamos visitar:

Todo lo que tienes que saber sobre Making a Murderer

¡Vuelve Making a Murderer!

10 de Los Mejores Podcasts del Momento

Más artículos
Omar Sy: La sonrisa del cine francés